Posteado por: mvmspanish | diciembre 21, 2014

JESUS EL REGALO MÁS PRECIOSO Y MARAVILLOSO DE TODOS – Lucas 2:1-18

3 Shepherds and the anouncement of Jesus' birth

La Navidad nos recuerda una vez más, que la tierra ha sido tocado por el cielo de una manera preciosa y maravillosa. Y que los hombres y mujeres sabios todavía Lo buscan, aman y Lo adoran. Que todo el amor y la alegría de la primera Navidad sea tuya en este momento especial del año. 

No sabemos la fecha exacta del nacimiento de Jesús, pero una noche en Belén, nuestro Señor nació. Y Dios reveló Su buena noticia a los pastores, porque Dios siempre ha tenido un lugar especial en su corazón para los pastores. Abraham, Isaac y Jacob eran pastores. El Rey David fue llamado de apacentar las ovejas a pastorear al pueblo de Dios. 

¿Quién hubiera pensado que el Mesías nacería como un bebé, y en tales circunstancias humildes? Dios trajo la maravillosa noticia del nacimiento de Jesús en primer lugar a los humildes pastores en el campo: “Hoy les ha nacido en la ciudad de David un Salvador, que es Cristo el Señor” (Lucas 2:11). El profeta Miqueas (5:2) había profetizado unos 700 años antes, de que el Mesías nacería en Belén, la ciudad de David. Este bebé cumplió esa profecía, además de cientos de otros. Él era el Cristo. ¡El bebé en el pesebre de Belén no es otro que el Señor Dios en carne humana! 

Dios trajo la salvación a la raza caída de Adán, tomando forma humana, pero sin pecado. Entonces, como nuestro sustituto sin pecado, Él llevó nuestros pecados para satisfacer la justicia justa de Dios, para que Dios pueda ser a “la vez justo y el que justifica al que tiene fe en Jesús” (Romanos 3:26). ¡Qué simple! Los niños pueden comprender la simplicidad del evangelio, ¡y teólogos todavía no pueden entender sus profundidades! 

Debemos responder al mensaje de Navidad al igual que los pastores respondieron. Ellos creían en la palabra de Dios a través del ángel, como se muestra por dejar sus rebaños y de ir a Belén. Después de haber creído los pastores fueron a decir a los demás.“Cuando vieron al niño, contaron lo que les habían dicho acerca de él” (Lucas 2:17). Y ellos regresaron a sus ovejas, glorificando y alabando a Dios. Sus vidas nunca volvieron a ser el mismo. 

La creencia verdadera siempre resulta en una respuesta obediente. Cuando Dios revela a Cristo a nuestra alma, debemos acreditar en Su palabra. Debemos creer personalmente en la revelación que Dios ha dado acerca de Su Hijo. Cuando una persona realmente cree en el Hijo de Dios, ellos no van a seguir en la vida tal y como estaban antes. Habrá cambios notables en la forma en que viven. 

Cuando usted cree en el Hijo de Dios, no se puede quedar silencioso. ¡No fue una “noche silenciosa” una vez que los pastores visitaron el pesebre! Ellos les dijeron a otros lo que ellos vieron, difundieran la buena nueva y así debemos hacerlo nosotros. 

No todo el mundo va a responder positivamente al evangelio. Pero si creemos en la revelación de Dios acerca de su Hijo, ¿cómo podemos continuar silenciosos? ¡Jesús es el Salvador! ¡Él es la sencilla solución de Dios para cada necesidad de cada corazón humano! ¡Si realmente creemos, tenemos que compartir! 

Siendo el Buen Pastor, el Señor Jesús dijo: “Yo soy el buen pastor; el buen pastor da su vida por las ovejas” (Juan 10:11). Y él tiene cuidado de nosotros como ningún otro puede. Él cuida de nosotros con más cuidado que cualquier pastor terrenal podría cuidar de sus ovejas. Él conoce nuestras necesidades más profundas. Él nos protegerá de los lobos y ladrones que destruirían nuestra alma (Salmo 23:4; Juan 10:10-13). 

Ahora, si el Buen Pastor nos ha llamado a Sí mismo, entonces también quiere que pastoreemos a los demás. Talvez no somos llamados como pastor en la iglesia, pero al igual que estos pastores de Belén, la gente común que Dios llama al Salvador son enviados de vuelta a pastorear a las ovejas. Puede ser una clase bíblica, compartir con nuestra familia o enseñar a una persona que Dios trae a nosotros. A medida que crecemos a ser más como el Buen Pastor, Él nos va empoderar a ser buenos pastores, porque nuestro enfoque esta firme en Él. Como Jesús dijo a sus discípulos: “vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes.” (Mateo 28:19-20) 

Deseamos para usted un feliz y alegre Navidad celebrando el regalo más precioso y maravilloso de todos,

baby

Jesucristo nuestro Señor y Salvador

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: