Posteado por: mvmspanish | agosto 24, 2016

PIENSE ANTES DE HABLAR – Santiago 1:19-20

Santiago 1 vs 19-20

“Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír; tardo para hablar, tardo para airarse; 20 porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios.” (Santiago 1:19-20)

Nuestras palabras son muy poderosas, y tienen el poder para edificar y para derribar, el poder de inspirar y para intimidar, el poder para alentar o desalentar. Si usted es un padre, un miembro de la familia, un maestro, un ministro, o un amigo aquí hay cinco cosas sencillas a tener en cuenta. 

La próxima vez antes de decir algo que usted podría lamentar, hágase estas cinco preguntas. Si la respuesta es “NO” a cualquiera de ellas, usted no va a querer decirlas. ¡Piense antes de hablar! 

  1. ¿ES VERDADERO? 
  • “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.” (Filipenses 4:8)
  • “El labio veraz permanece para siempre; la lengua mentirosa, sólo por un momento.” (Proverbios 12:19) 
  1. ¿ES ÚTIL? 
  • “No deje que ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.” (Efesios 4:29) 
  1. ¿ES INSPIRADOR? 
  • “Antes bien, exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: “Hoy”, para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.” (Hebreos 3:13)
  • “Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. 24 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras.” (Hebreos 10:23-24) 
  1. ¿ES NECESARIO? 
  • “Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno.” (Colosenses 4:6)
  • “Pero yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.” (Mateo 12:36) 
  1. ¿ES AMABLE? 
  • “Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería, maledicencia y toda malicia.” (Efesios 4:31)
  • “El que ama la pureza del corazón, con la gracia de sus labios se ganará la amistad del rey.” (Proverbios 22:11)
  • “Sino que hablando la verdad en amor, crezcamos en todos los aspectos en aquel que es la cabeza, es decir, Cristo.” (Efesios 4:15)

Una otra manera de echar un vistazo en pensar antes de hablar es considerar cómo reformular lo que usted tiene que decir para que siga lo que la Biblia nos enseña:

Porque, “no es lo que entra en la boca lo que contamina al hombre; sino lo que sale de la boca, eso es lo que contamina al hombre.” (Mateo 15:11)

Si nos llamamos de cristianos, “pero no controlamos nuestra lengua, nos engañamos a nosotros mismos. Y nuestra religión no sirve para nada.” (Santiago 1:26)

Por lo tanto, “el que quiere amar la vida y ver días buenos, refrene su lengua de mal y sus labios no hablen engaño.” (1 Pedro 3:10)

Recordando que, “la boca del justo habla sabiduría y su lengua habla justicia.” (Salmo 37:30)

Posteado por: mvmspanish | agosto 17, 2016

¿QUÉ ES LA VERDADERA AMISTAD SEGÚN LA BIBLIA? – Juan 15:13

La Amistad Verdadera - Juan 15 vs 13

La Biblia dice que el amor más grande es el que da su vida por sus amigos (Juan 15:13). Jesús nos llama amigos y nos ama, incluso con todos nuestros defectos. Jesús es el ejemplo perfecto de la amistad revelada en la Biblia, porque dio Su vida para reconciliar con Dios a todos los que creen en Su sacrificio. Él murió en nuestro lugar, porque es un verdadero amigo. 

Debido al sacrificio de Jesús, podemos ser amigos de Dios. El pecado ya no separa quien es salvo, de la amistad con Dios. Esto significa que podemos tener una relación de intimidad, unidad y amor verdadero con nuestro Creador. 

La amistad con Dios afecta nuestras amistades con otros. El creyente que conoce la verdadera amistad de la Biblia tratará de ser un amigo verdadero porque: “En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos. 17 Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? 18 Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.” (1 Juan 3:16-18) 

Por lo tanto, la verdadera amistad se basa en el amor de Cristo y Jesús es nuestro gran ejemplo de la más valiosa amistad de todas. 

Hay que elegir a los amigos que aman al Señor y que tienen el corazón puro. La Biblia dice: “Huye de las malas pasiones de la juventud, y esmérate en seguir la justicia, la fe, el amor y la paz, junto con los que invocan al Señor con un corazón limpio.” (2 Timoteo 2:22) 

Los amigos son personas que tienen cosas en común, como estudiar la Biblia, y que disfrutan de la compañía uno del otro. Podemos tener muchos conocidos con quienes nos llevamos bien, pero un verdadero amigo es una persona más unido que un hermano (Proverbios 18:24). 

Un verdadero amigo nos da consejos bíblicos y nos disuade de ir en contra de la palabra de Dios. Nos alientan a “confiar en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas.” (Proverbios 3:5-6) 

Un amigo cristiano debe respetar nuestras decisiones, incluso si no están de acuerdo con ellos; sabiendo que cualquier decisiones que tomamos, nosotros somos los que en última instancia seremos responsable de los mismos: “Porque es necesario que todos (los creyentes) comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo” (2 Corintios 5:10). Jesús no sólo es nuestro mejor Amigo, sino también nuestro único Juez. 

Una relación de amistad exige lealtad y fidelidad, y por lo tanto Dios desaprueba cualquier tipo de traición. El chisme puede destruir amistades y la Biblia dice en Proverbios 16:28: “El perverso provoca contiendas, y el chismoso divide a los buenos amigos.” 

Vale la pena tener amigos de confianza como la Biblia dice: “El perfume y el incienso alegran el corazón; la dulzura de la amistad fortalece el ánimo.” (Proverbios 27:9)

Un verdadero amigo se preocupa por su bienestar, y por lo tanto es honesto y sincero con usted, de una manera sensible y suave, aunque as veces “duele”. La Biblia dice: “Más vale ser reprendido con franqueza que ser amado en secreto. Más confiable es el amigo que hiere que el enemigo que besa.” (Proverbios 27:5-6)

¿Qué características hay que tener para ser un buen amigo? La Biblia dice en Filipenses 2:3-4: “No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás.” 

Estas son algunas de las características adicionales de la verdadera amistad según la Biblia: 

El amor es la clave de cualquier relación genuina; la verdadera amistad es un símbolo de amor fraternal. “En todo tiempo ama el amigo; para ayudar en la adversidad nació el hermano.” (Proverbios 17:17) 

Uno de los casos más conocidos de la amistad genuina en la Biblia es entre David y Jonatán, como se puede leer en 1 Samuel 20 y 2 Samuel 9. Su amistad era tan fuerte que  Jonatán corría el riesgo de la ira de su padre para salvar la vida de David, y David se ocupó del hijo de Jonatán, Mefiboset cuando Jonatán murió. 

Amigos gustan de estar juntos y defender el uno al otro. “Uno solo puede ser vencido, pero dos pueden resistir. ¡La cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente!” (Eclesiastés 4:12) 

La verdadera amistad respeta el valor de la persona y requiere lo mejor posible. “Ámense los unos a los otros con amor fraternal, respetándose y honrándose mutuamente.”  (Romanos 12:10) 

Un verdadero amigo ayuda a su compañero cuando saben que él está experimentando dificultades o problemas. “No abandones a tu amigo ni al amigo de tu padre. No vayas a la casa de tu hermano cuando tengas un problema. Más vale vecino cercano que hermano distante.” (Proverbios 27:10) 

La Biblia nos dice que el hipócrita con la boca daña a su prójimo; mas los justos son librados con la sabiduría (Proverbios 9:11). Tenemos que ser conscientes de que la boca puede ser utilizada como un arma o una herramienta. Nosotros hacemos daño a nuestros amigos o los ayudamos. Por desgracia, a menudo es más fácil destruir que construir, y la mayoría de la gente recibe comentarios más destructivos que los alentadores. Nuestras palabras harán una diferencia; ¿ellas son un arma de destrucción o herramientas para la construcción? 

¿Qué clase de amigo que desea ser? ¿Y cuántas personas que usted llama de amigos estás dispuesto a dar su vida?

Posteado por: mvmspanish | agosto 11, 2016

SERVIR A LOS DEMÁS COMO LO HIZO JESÚS – Juan 13:15

Juan 13 vs 15 (2)

En Juan 13:15, Jesús da un ejemplo para nosotros seguir. Después de lavar los pies de Sus discípulos, que fue un acto de amor, humildad y servicio, les animó a seguir Su ejemplo y servir unos a otros diciéndoles: 

“Les he puesto el ejemplo, para que hagan lo mismo que yo he hecho con ustedes.” (Juan 13:15) 

Jesús, el Hijo de Dios, el Rey de reyes y Señor de señores, nunca se colocó en una posición por encima de los demás. Él amó y sirvió humildemente, dirigiendo y enseñando a los perdidos. Él alimentó a miles; sanó a los enfermos y levantó a los muertos. Él pasó tiempo con aquellos que nadie más le importaba gastar el tiempo. 

Cuando nos fijamos en la vida de Cristo que refleja Su amor por la humanidad, esto debe ser nuestro mayor deseo también. 

Es muy importante que como cristianos, sigamos el ejemplo de Jesucristo. No importa dónde estemos o con quien estamos. Las palabras que decimos y las cosas que hacemos siempre deben reflejar nuestra fe en Cristo. A veces tenemos ganas de decirle a la gente lo que deben hacer y cómo deben vivir, pero a menudo no somos capaces de seguir nuestras propias instrucciones. 

Jesús le dice a la gente y a Sus discípulos a obedecer y seguir todo lo que los fariseos y los escribas dicen. “Pero no hagan lo que hacen ellos, porque no practican lo que predican” (Mateo 23:3). En otras palabras, los líderes quieren ser obedecidos pero no siguen o hacen lo que enseñan. 

¿Por qué es tan importante para un creyente para practicar lo que predica? La razón más básica es la integridad de nuestra fe, como Jesús nos dice: “Ustedes son la luz del mundo…” (Mateo 5:14) 

Las personas deben ser atraídas por la luz que irradia de nosotros por la forma en que vivimos, nuestra forma de actuar y las palabras que hablamos. Tenemos que entender y ser conscientes de que las personas nos están observando y viendo cómo respondemos a las cosas que suceden todos los días. 

Nuestra Iglesia, los miembros de la familia, nuestros hijos, amigos, vecinos, compañeros de trabajo y compañeros de clase están mirando todo que hacemos. ¿Qué evidencia estamos ofreciendo de nuestra profesión de fe? ¿Son nuestras respuestas y nuestro comportamiento diferente de aquellas personas que no profesan conocer a Cristo? 

¿Cómo practicamos lo que predicamos? Una forma es tener cuidado con las palabras que hablamos. Se puede determinar mucho de una persona por su comunicación verbal y aún más por las palabras que usan cuando están en dificultades, enojado, o amenazados. Santiago nos dice que la lengua es muy peligrosa; “Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno.” (Santiago 3:6) 

Más gente de la que creemos está escuchando las palabras que hablamos. ¿Entonces nuestras palabras, traen la paz y la tranquilidad a una situación o añaden más leña al fuego? Por favor entienda que las palabras que decimos deben coincidir con la persona que pretendemos ser. Si profesamos que somos seguidores de Cristo, entonces nuestras palabras deben ser un reflejo de esa relación. 

Nosotros practicamos lo que predicamos cuando vivimos nuestras vidas como reflejos de la vida de Cristo. La gente siempre debe ver un reflejo de Cristo en nosotros, dondequiera que estemos y en cualquier situación que nos enfrenta. 

Tenemos que ser conscientes de que hay tanto énfasis en la práctica de la verdad como en la enseñanza de la misma. Como Pablo escribió a los Romanos: Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas que no se ha de hurtar, ¿hurtas? 22 Tú que dices que no se ha de adulterar, ¿adulteras? Tú que abominas de los ídolos, ¿cometes sacrilegio? (Romanos 2:21-22)

Recuerde, “No hagan nada por egoísmo o vanidad… Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo también en Cristo Jesús.” (Filipenses 2:3, 5)

Posteado por: mvmspanish | agosto 7, 2016

¿DÓNDE ESTARÁ USTED EN EL DÍA DEL JUICIO?

Tribunal de Cristo vs El Gran Trono Blanco

“Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez y después de esto el juicio”.  (Hebreos 9:27)  

Hay dos partes de una sentencia definitiva en la Biblia correspondiente a cada ser humano. Uno para el creyente, los que han aceptado a Jesucristo como su Salvador y le hicieron Señor de sus vidas, y otro para el no creyente, que rechazó el Hijo de Dios.

El tribunal de Cristo se describe en 1 Corintios 3:12-15, “Si alguien edifica sobre este fundamento con oro, plata y piedras preciosas, o con madera, heno y hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta, porque el día la pondrá al descubierto, pues por el fuego será revelada. La obra de cada uno, sea la que sea, el fuego la probará. Si permanece la obra de alguno que sobreedificó, él recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quema, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.” Oro, plata y piedras preciosas se refieren a trabajos realizados para la gloria de Dios, con el motivo correcto, y en dependencia de la fuerza del Espíritu Santo.

El juicio del Tribunal de Cristo no determina la salvación. Más bien, es cuando los creyentes deben dar cuenta de sus vidas a Cristo y cuya salvación ya ha sido asegurada por la fe en Jesucristo (Juan 3:16; Romanos 10:9-10). No hay que pensar en el Tribunal de Cristo como Cristo juzgando nuestros pecados, sino como Dios recompensando de acuerdo a la forma en que vivimos nuestra vida. Romanos 14:10-12 explica: “Tú, pues ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano?, porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo, pues escrito está: ‘Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, y toda lengua confesará a Dios.’ De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí.”

En 2 Corintios 5:10, Pablo da a la iglesia de Corinto una ilustración del Tribunal de Cristo, “porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.” Pablo nos está enseñando que todos los cristianos comparecerán ante el Tribunal de Cristo. Allí, los creyentes serán recompensados de acuerdo a cuán fielmente sirvieron, obedecieron, y siguieran a Cristo.

Algunas cosas en las que seremos probablemente juzgados son:

  • Si cumplimos nuestro papel en la Gran Comisión. Mateo 28:18-20 dice: Jesús se acercó y les habló diciendo: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Y yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.” Amén.
  • Cuan victoriosos fuimos sobre el pecado. Romanos 6:1-4 nos recuerda: “¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? ¡De ninguna manera! Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?, porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.”
  • Si hemos tenido éxito en el control de nuestra lengua.  Santiago 3:1-9
  • Si el fruto del Espíritu se ha manifestado en nuestras vidas. Gálatas 5:22-23 dice: “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio.”

La Biblia menciona a los cristianos que recibieron coronas para los diversos aspectos de la vida cristiana, uno de ellos se describe en 2 Timoteo 4:8, “Por lo demás, me está reservada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.”

Otro se encuentra en Santiago 1:12: “Bienaventurado el hombre que soporta la tentación, porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida que Dios ha prometido a los que lo aman.” Hay tres más coronas que se encuentran en la Biblia. En respuesta, los creyentes echan sus coronas ante el trono del Señor diciendo: “Señor, digno eres de recibir la gloria, la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas” (Apocalipsis 4:11).

Es muy importante no confundir el Tribunal de Cristo de la sentencia del Gran Trono Blanco. El juicio del Gran Trono Blanco es un evento, ubicado en el futuro después del milenio, para todas las personas que han rechazado la llamada de Dios a la salvación. Toda persona que haya vivido sobre la tierra y se ha negado a aceptar el camino de Dios para la redención del pecado, estará ante su Creador en este momento, y reconocerá que Él es Dios y que Jesucristo es el Señor.

Apocalipsis 20:11-15 describe este juicio: “Vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en Él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo y ningún lugar se halló ya para ellos. Y vi los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios. Los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida. Y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. El mar entregó los muertos que había en él, y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos, y fueron juzgados cada uno según sus obras. La muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Ésta es la muerte segunda. El que no se halló inscrito en el libro de la vida, fue lanzado al lago de fuego.”

Ante el Gran Trono Blanco es donde aquellos que murieron como incrédulos son juzgados y condenados. Cada uno será lanzado al lago de fuego, lo que será su lugar de tormento a través de la eternidad. (Lea Marcos 9:43-48)

La Biblia presenta claramente dos opciones para la ETERNIDAD. Por lo tanto, tenemos que recordar que estamos a sólo un latido del corazón lejos de que nuestra elección sea una realidad.

En Apocalipsis 22:12, Jesucristo declara: “¡Vengo pronto!, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra”

ENTONCES, ¿DÓNDE ESTARÁ USTED EN EL DÍA DEL JUICIO?

RECUERDE QUE USTED ESTÁ A SÓLO UN LATIDO DE CORAZÓN DE LA ETERNIDAD

Posteado por: mvmspanish | agosto 4, 2016

CÓMO GANAR BATALLAS ESPIRITUALES – 1 Corintios 16:13-14

1 Corintios 16 vs 13-14 (S)

Manténganse alerta; permanezcan firmes en la fe; sean valientes y fuertes. 14 Hagan todo con amor. 1 Corintios 16:13-14 

Todos los días hay una guerra en curso a nuestro alrededor, y muchos de los participantes en esta guerra son invisibles, pero sin duda nosotros somos capaces de ver muchos de los resultados. 

Los hogares están siendo destruidos. Las personas se ven atrapadas en la servidumbre del pecado, y no pueden liberarse. Muchos niños pueden citar las palabras de un cantante de música rap, pero no pueden citar algo que Jesús dijo. Muchas almas están encarceladas y condenadas a la destrucción eterna y por desgracia la lista sigue y no tiene fin. 

A través de la carta de Pablo a los Corintios, esta nos dice que debemos estar alerta, estar firmes en la fe, ser valiente y ser fuerte. 

Sin embargo tenemos enemigos espirituales que tenemos que luchar, aun así, el amor debe caracterizar a todo lo que hacemos. Estos dos versos no son contradictorios, porque también leemos lo que Pablo escribió a los romanos: “No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien” (Versículo 12:21). 

El significado de estar alerta también significa estar vigilante. Tenemos que estar espiritualmente alerta, ya que Jesús dijo que debemos velar y orar. La palabra traducida “alerta” significa “que tiene el estado de alerta de un vigilante.” Un vigilante nocturno debe ser aún más vigilante que un guardia diurno. Durante el día, el peligro a menudo se pueden observar desde la distancia. Pero en la noche todo es diferente. Un vigilante nocturno debe utilizar otros sentidos que la vista para detectar el peligro. Él está a menudo solo en la oscuridad y sin las defensas que de otro modo emplearía. Puede ser que no haya indicación de un ataque enemigo hasta que suceda, entonces él debe estar híper-vigilante, sospechando algo que podría suceder en cualquier momento. Ese es el tipo de vigilancia de que Jesús habló. Jesús nos advirtió que estamos demasiadamente y fácilmente distraídos por el físico y seremos atrapados por sorpresa si no estamos continuamente en la disciplina de estar alerta. 

¿Cómo deben los cristianos mantenerse firmes en su fe? Las dos cosas que podemos hacer para ser fieles a Cristo son de vivir de acuerdo con Su Palabra y crecer en nuestro conocimiento de Él. Cristo dijo: “Hagan brillar su luz delante de todos…” (Mateo 5:16). Esto significa que debemos vivir y actuar de una manera que es compatible con el Evangelio. Primera de Pedro 3:15-16 dice: “Más bien, honren en su corazón a Cristo como Señor. Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes. 16 Pero háganlo con gentileza y respeto…” Tenemos que vivir y enseñar como Cristo lo haría y dejar que Él se encargue del resto. 

La siguiente palabra es ser valiente. La palabra “valor” traducido del griego significa literalmente “audacia y confianza.” Por lo tanto, cuando Dios nos manda a no temer, a tener buen ánimo, y tener coraje, Él siempre está al mando contra el miedo o temor, que es lo contrario de valentía. 

Como cristianos, debemos ser fuertes en el gran poder de Dios. Esto significa que nuestra fuerza no es la nuestra; que no es humana. Nuestra fuerza no es del mundo, pero nuestra fuerza se encuentra en Cristo a través de nuestra relación íntima con Él, como Pablo nos dice: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13). En otras palabras, no hay ninguna otra fuente que da al hombre la fuerza para vencer al mundo con sus pruebas, las tentaciones y la muerte. Es a través de la sumisión al poder de Dios que podemos superar el poder de Satanás, “Así que sométanse a Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes” (Santiago 4:7). Es por primero alinearnos con el poder de Dios, y nuestra sumisión total a Él, que somos capaces de soportar el engaño de Satanás: “Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor. 11 Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo.” (Efesios 6:10-11) 

La Biblia dice que debemos amar a los demás como Dios nos ama. Debemos amar a la familia de Dios (1 Pedro 2:17). Debemos amar a nuestros enemigos, es decir, debemos buscar activamente lo que es mejor para ellos (Mateo 5:44). Los maridos deben amar a sus esposas como Cristo ama a la iglesia (Efesios 5:25). Cuando mostramos la benevolencia y el amor desinteresado, reflejamos el amor de Dios a un mundo perdido y moribundo. “Nosotros amamos porque El nos amó primero.” (1 Juan 4:19) 

En resumen, para ganar las batallas espirituales debemos confiar en el poder de Dios y no en lo nuestro. Debemos poner toda la armadura de Dios, usar el poder de las Escrituras y orar con la determinación y la santidad, haciendo nuestra petición a Dios. Debemos estar firmes en la fe (Efesios 6:13-14); sometiéndonos a Dios y resistiendo las obras del diablo (Santiago 4:7), sabiendo que el Señor de los ejércitos es nuestro protector. “Sólo él es mi roca y mi salvación; él es mi protector. ¡Jamás habré de caer!” (Salmo 62:2)

 

Cual es el significado de la esperanza en la Biblia

Que el Dios de la esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo. (Romanos 15:13) 

Cuando la Biblia habla de “esperanza,” ella no está hablando de pensamiento positivo; ella está hablando acerca de confiar en Dios. 

Mucha gente dice “tengo esperanza” cuando quieren decir “yo deseo”. Así que vamos a echar un vistazo a lo que significa la esperanza para el cristiano. La esperanza bíblica es una certeza, no una probabilidad. Debido a que en Dios solamente reposa mi alma, porque de él viene mi esperanza. (Salmo 62:5) 

La esperanza es real, porque se funda en la fe en el contenido fáctico de las Sagradas Escrituras. 

La esperanza bíblica es posible cuando existe la creencia en el Dios vivo, que actúa e interviene en la vida humana y en lo cual se puede confiar para mantener Sus promesas. 

La esperanza es la expectativa incuestionable de la realidad futura de las bendiciones de Dios, basado en la manifestación de las actividades de las acciones fieles de Dios, como se revela en la Biblia. 

La palabra “esperanza” en la Biblia expresa confianza y seguridad en relación con el futuro porque se basa en las promesas, el carácter y la fidelidad de Dios. La esperanza es mirar hacia adelante a algo con un sentido de expectativa y confianza. Un cristiano siempre sabe que tiene esperanza porque tienen a Dios en su corazón y la esperanza siempre está a la vanguardia de sus pensamientos. 

¿Qué abarca la esperanza para el creyente? La esperanza en Cristo no se limita a este mundo, sino para la eternidad, porque Él es nuestra esperanza (1 Timoteo 1:1). 

Ser discípulo de Cristo trae consigo la esperanza de participar en Su gloria (Efesios 1:18), que ya está guardada para el creyente en el cielo (Colosenses 1:5) y se llevará a cabo cuando el Señor se revela en su venida (1 Pedro 1:13). 

Los cristianos pueden estar seguros de esta esperanza, porque “su fe y su esperanza están puestas en Dios.” (1 Pedro 1:21) 

También porque “esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado.” (Romanos 5:5) 

Recuerde que la fe y la esperanza son inseparables. Cuando se tiene fe, se tiene esperanza, y viceversa. De hecho, están unidos con el amor que cubre todo. (1 Corintios 13:13) 

La esperanza es un don de Dios para nosotros, que es: “Cristo en vosotros, la esperanza de la Gloria.” (Colosenses 1:27) 

En otras palabras, la esperanza bíblica no es un escape de la realidad o de los problemas y no nos deja inactivo. 

La esperanza nos da alegría y paz como nuestro verso indica: Que el Dios de la esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo. (Romanos 15:13) 

La esperanza nos protege: “He aquí el ojo de Jehová está sobre los que le temen, sobre los que esperan en su misericordia” (Salmo 33:18) 

Nos da fuerza y coraje. “Esfuérzate, y aliéntese tu corazón, todos los que confían en el Señor.” (Salmo 31:24) 

Dios es llamado “el Dios de la esperanza.” Esto significa que Él es la fuente de toda esperanza real. Si vamos a tener esperanza, la expectativa de confianza, tiene que venir de Él, porque Él tiene el poder para darle. “En Dios solamente reposa mi alma, porque de él viene mi esperanza.” (Salmo 62:5) 

Si usted no ha aceptado a Cristo, estás sin Dios y sin esperanza. Y “en aquel tiempo estabais sin Cristo,… y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.” (Efesios 2:12) 

Para que tengamos esperanza tenemos que conocer la Palabra de Dios. “Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que, por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.” (Romanos 15:4) 

La esperanza depende de saber y descansar en la gracia de Dios. “Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, 17 conforte vuestros corazones y os confirme en toda buena palabra y obra.” (2 Tesalonicenses 2:16-17) 

Y de nuevo Romanos 15:13 enfatiza que la esperanza depende de la vida llena del Espíritu, “para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.” (Efesios 3:19) 

¿Usted tiene esta esperanza que Dios promete a usted? ¿Su vida lo demuestra? ¿Esta esperanza ha cambiado lo que eres, lo que usted valora, y lo que está haciendo con su vida? 

Como creyentes, debemos estar “aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación de la gloria de Dios y de nuestro Señor Jesucristo” (Tito 2:13) y “todo aquel que tiene esta esperanza se purifica, así como él es puro.” (1 Juan 3:3)

 

Mateo 13 vs 44-46

44 Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo.

45 También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas, 46 que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró. (Mateo 13:44-46)

¿Cuál es el significado de las Parábolas del Tesoro Escondido y de la Perla de Gran Valor? 

Jesús acababa de explicar a los discípulos el significado de la parábola del trigo y de la cizaña, y estas dos breves parábolas son una continuación de su discusión del “reino de los cielos.” Él expresó verdades sobre el reino en tres pares de parábolas en Mateo 13:3-23. La semilla y el sembrador; las malas hierbas en el campo (vv. 24-30); la semilla de mostaza (vv. 31-32); el fermento o levadura (v. 33); el tesoro escondido (v. 44) y la perla de gran precio (vv. 45-46).

Las semejanzas de estas dos últimas cortas parábolas dejan claro que enseñan la misma lección; que el reino de los cielos es de un valor incalculable. Ambas parábolas involucran un hombre que vendió todo lo que tenía, para poseer el reino. El tesoro y la perla representan Jesucristo y la salvación que Él ofrece. Y aunque no podemos pagar por la salvación mediante la venta de todos nuestros bienes materiales, una vez que la hemos encontrado, estamos dispuestos a renunciar a todo para poseer la. – “Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe.” (Filipenses 3:7-9)

El reino de los cielos es más valioso que cualquier otra cosa que podemos tener, y una persona debe estar dispuesto a renunciar a todo para conseguirlo. 

El hombre que descubrió el tesoro escondido en el campo fue grandemente bendecido por Dios, no fue un accidente; fue una expresión del amor de Dios y él reconoció su valor cuando lo encontró. A pesar de que la transacción costó al hombre todo, él pagó nada por el propio tesoro de valor incalculable. El tesoro vino gratis con el campo. 

Nada es más precioso que el reino de los cielos; sin embargo, Dios lo da a nosotros como un regalo. 

En ambas parábolas, los tesoros están ocultos, lo que indica que la verdad espiritual es ignorada por muchos y no se puede encontrar por la inteligencia, el poder o la sabiduría del mundo. 

Y Jesús les respondió. “Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; más a ellos no les es dado. 12 Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. 13 Por eso les hablo por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden. 14 De manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dijo:

Ciertamente oiréis, y no entenderéis; Miraréis, y no veréis en absoluto. 15 Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los oídos han oído pesadamente, Y han cerrado sus ojos, Para no ver nada con sus ojos, Y no oír con sus oídos, Y no entender con el corazón, Y convertirse, Y que yo los sane.

16 Pero bienaventurados vuestros ojos, porque ven; y vuestros oídos, porque oyen. 17 Porque de cierto os digo, que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron.” (Mateo 13:11-17)

Y 1 Corintios 2:14 deja claro que los misterios del reino están ocultas a algunos que no son capaces de escuchar, ver y comprender estas verdades. “Pero el hombre natural no capta las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede conocer, porque se han de discernir espiritualmente.”

Los desobedientes cosechan las consecuencias naturales de su rebelde incredulidad, que es la ceguera espiritual. Aquellos cuyos ojos están abiertos por el Espíritu anhelan para discernir la verdad espiritual, al igual que los hombres en la parábola, que entienden su gran valor.

En la siguiente parábola, el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca perlas finas. En contraste con la parábola anterior, Jesús muestra ahora otro aspecto del reino.

Note que el comerciante dejó de buscar perlas cuando él encontró la perla de gran valor. La vida eterna, la herencia eterna, y el amor de Dios a través de Cristo constituyen la perla que, una vez encontrado, hace que la búsqueda adicional sea innecesaria. Cristo realiza nuestras mayores necesidades, satisface nuestros deseos, nos hace rectos ante Dios, nos da la paz y calma nuestros corazones, y nos da la esperanza para el futuro. El “grande precio”, es lo que fue pagado por Cristo por nuestra redención. Él se despojó de Su gloria, dejó Su trono en el cielo y vino a la tierra en forma de un hombre humilde y derramó Su preciosa sangre en la cruz para pagar el castigo por nuestros pecados.

¿Está buscando el tesoro escondido del reino de los cielos y encontrándolo? Nuestra oración es que encuentre a Jesús, para que también participe de esta alegría, y que su vida se transforme para siempre por el gran poder del Espíritu Santo de Dios.

Hebreos 12 vs 14-15 La raíz de amargura

Busquen la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. 15 Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados. (Hebreos 12:14-15)

La amargura es la desconfianza que resulta en una intensa hostilidad o resentimiento hacia los demás. La Biblia nos enseña que debemos quitar de nosotros “toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.” A continuación, pasa a enseñarnos cómo tratar con tal amargura y sus frutos siendo “benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo” (Efesios 4:31-32). 

La amargura es el estado emocional que una persona está sufriendo y está enojado y quiere que todos los demás sienten el dolor que está sintiendo. Es debido a esta necesidad de hacer que la gente sienta su dolor que termina por atacar ya sea de forma pasiva o agresiva. 

El versículo 15 dice explícitamente que la amargura nos va a contaminar. Eso significa que nos hará impuro en el interior. La Biblia es muy clara que la amargura es algo que debe ser evitado a toda costa, porque destruirá totalmente la relación con nuestra familia, nuestros amigos y especialmente con Dios. 

La amargura está vinculada a la falta de perdón. ¿Recuerdas la parábola de los dos deudores? (Mateo 18:21-35). Uno de los deudores, a pesar de que hubiera sido perdonado del deber diez mil bolsas de oro, el no podía perdonar al criado que le debía cien monedas de plata. Esto fue debido a la amargura. El estaba enfadado y se consumía con el hecho de que el criado le debía algo. Las personas que contienen amargura en su corazón piensan que los demás les deben algo y van a requerir que les paguen un precio, y no importa como. El resultado es que se conviertan atados y tan enfocados en sus propias vidas que no pueden ver más allá de lo que está justo en frente de ellos. 

Una de las razones que la amargura es tan extremadamente peligroso es porque empieza a echar raíces y comienza a crecer y propagarse y espiritualmente contamina y corrompe el corazón y la mente antes de que nos demos cuenta de lo que nos está pasando. La naturaleza humana pecaminosa hace que sea muy fácil para nosotros para racionalizar y justificar a nosotros mismos por albergar sentimientos de dolor o un resentimiento contra otros cuando sentimos que hicieron algo mal o nos maltrataron. 

El mundo está lleno de personas que no saben cómo enfrentar a una herida pasada. Por lo tanto, buscan cosas para criticar, y encuentran defectos en las personas como medio para justificar su forma de sentir. ¿Alguna vez has conocido a personas que son súper críticos? En general, se trata de personas que mantienen la amargura en su corazón. Ellos saben cómo manipular los eventos para que las personas actúen de la manera que quieren, y cuando reaccionamos esto justifica aún más su amargura y esfuerzos para controlar. 

Cuando estamos dispuestos a permitir que las raíces de amargura crezcan en nuestra vida, es como abrir la puerta al enemigo. La Biblia nos dice, “no deis lugar al diablo” (Efesios 4:27). Y Santiago 4:7 nos dice: “Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.” 

Las personas que guardan la amargura nunca se culpan a sí mismos por cualquier cosa que ocurre en su vida y que es mal: ellos siempre están culpando a otras personas, de forma similar al hipócrita santurrón que nunca se culpa a sí mismo tampoco. 

La Biblia es tan práctica y clara que si tomamos lo que Dios nos enseña acerca de la superación de la amargura y la aplicamos, podemos estar libres de la esclavitud. Dios nos anima a tratar con la amargura como Pablo escribió: “Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia” (Efesios 4:31) 

Pablo está describiendo una serie de emociones aquí que se asocian con la amargura. Cuando la amargura está echando raíces en nuestro corazón, por lo general el enojo es grande. Lo mismo sucede con la ira, los gritos, la maledicencia y la malicia. Una forma de poner fin a la amargura en nuestro corazón es orar por la persona infractora. 

Como creyentes tenemos el Espíritu Santo que habita en nosotros, por lo tanto, tenemos que vivir en una estrecha relación con Él, para que no Lo contristemos (Efesios 4:30). Hemos de ser llenado y controlado por el Espíritu, que nos permite no cumplir con los malos deseos de la carne, sino más bien para producir Su fruto de justicia en nosotros (Efesios 5:18; Gálatas 5:16). Pero la vida llena del Espíritu no es meramente pasiva; tenemos un papel activo, en el que luchamos diariamente contra los malos deseos que nos tientan, a la entrega al Espíritu Santo en la obediencia a la Palabra de Dios. Todas las personas que mantienen amargura son orgullosas y el orgullo siempre divide.

Recuerde: “No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres. 18 Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. 19 No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.” (Romanos 12:17-19)

 

Hechos 1 vs 24-25

“Y orando, dijeron: Tú, Señor, que conoces los corazones de todos, muestra cuál de estos dos has escogido, 25 para que tome la parte de este ministerio y apostolado, de que cayó Judas por transgresión, para irse a su propio lugar.” (Hechos 1:24-25)

Centrémonos en las tres últimas palabras de este pasaje que tienen un significado profundo. A pesar de que Judas había caminado con Cristo y los apóstoles durante tres años, él no era realmente uno con ellos. Fueron los acontecimientos traumáticos de la última semana del ministerio de Jesús, que revelaron su verdadero carácter que nadie se había centrado y sólo Jesús sabía. 

En la muerte, cada uno irá a su propio lugar, ya sea el cielo o el infierno. Si en esta vida una persona no le gusta estar en la compañía de los creyentes y se siente incómodo, y se siente más a gusto con los que no creen y dudan de la Biblia, él irá a donde pertenece. Esta persona sería miserable en el cielo que en “su propio lugar.” Las trágicas palabras del último capítulo de la Biblia dicen: El que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía. (Apocalipsis 22:11) 

Una falsa profesión no va a cambiar el carácter básico de una persona, pero tarde o temprano, esa persona va a ser expuesto como Judas fue. Sin embargo, una verdadera transformación, a través de la fe verdadera en Cristo cambiará nuestro hogar eterno, porque Dios nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo.” (Colosenses 1:13) 

Si usted pertenece a Cristo, estás reconciliado con Dios, tus pecados te son perdonados, usted puede disfrutar de la comunión con el Señor cada día, y sabes que si fueras a morir hoy, que estaría con Jesús en la gloria del cielo para siempre. 

¿Por lo tanto, usted pertenece a Cristo? Usted puede decir: “Sí, invite a Jesús para vivir en mi corazón en la escuela dominical.” O: “Sí, oré la oración del pecador y me dijeron que agora puedo estar seguro de que voy al cielo.” Permita que le pregunte… ¿Dónde en la Biblia dice que orar una oración te llevará al cielo? Es necesario asegurarse de que usted pertenece a Cristo sobre la base de lo que la Biblia dice. 

Jesús lo dijo muy claramente a Nicodemo, un fariseo y miembro del consejo de gobierno judío. “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.” (Juan 3:3) Y Él pasó a decir: “No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo” (Juan 3:7). Jesús le decía a Nicodemo que cuando nacemos de nuevo, el Espíritu Santo imparte nueva vida para nosotros y habita en nosotros. Por lo tanto, es un asunto muy serio para saber si el Espíritu de Dios habita en ti o no. 

Debemos entender que si el Espíritu habita en nosotros, somos atraídos a Jesucristo y tenemos el deseo de conocerlo y honrarlo en todo lo que pensamos, decimos y hacemos. 

Estas son algunas de las transformaciones que se llevarán a cabo en nosotros:

  • Queremos aprender más acerca de la Biblia y creceremos en conocimiento para entenderla más cada día.
  • Empezamos a dar frutos, y así llegamos a ser discípulos de Jesús. (Juan 15:8)
  • Andamos por el Espíritu, y no tenemos ningún deseo de satisfacer los deseos de la carne. (Gálatas 5:16)
  • Tenemos una pasión por la santidad y una creciente aversión por el pecado.
  • Nuestro deseo de orar y de interceder por los demás aumenta. (Efesios 6:18)

Si el Espíritu de Dios habita en nosotros, pertenecemos a Cristo; y aunque nuestro cuerpo físico va a morir, un día Dios levantará nuestro cuerpo de entre los muertos. (1 Corintios 6:14)

Cuando confiamos en Cristo como nuestro Señor y Salvador, no vivimos más según la carne, sino conforme al Espíritu.

Así que recuerda que nunca es demasiado tarde para tener un cambio de corazón, mientras que todavía estás respirando, como vemos en el ejemplo de los dos criminales en la cruz: “Uno de los malhechores que estaban colgados allí Le lanzaba insultos, diciendo: “¿No eres Tú el Cristo? ¡Sálvate a Ti mismo y a nosotros!” 40 Pero el otro le contestó, y reprendiéndolo, dijo: “¿Ni siquiera temes tú a Dios a pesar de que estás bajo la misma condena? 41 Nosotros a la verdad, justamente, porque recibimos lo que merecemos por nuestros hechos; pero éste nada malo ha hecho.” 42 Y añadió: “Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en Tu reino.” 43 Entonces Jesús le dijo: “En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso.” (Lucas 23:39-43)

Uno de los dos criminales en la cruz continuó en la incredulidad hasta el momento de su muerte, pero el segundo se arrepintió y creyó para la salvación. 

El criminal arrepentido, contemplando a Cristo y oyendo a Jesús decir: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.” (Lucas 23:34), llegó a creer que Jesús verdaderamente era el Hijo de Dios y que podría, de hecho, conceder el perdón y la salvación. 

El malhechor arrepentido no tuvo oportunidad de ser bautizado, o para cambiar su estilo de vida, o para hacer cualquier cosa con excepción de arrepentirse y creer que Jesús era el Hijo de Dios. 

Ambos malhechores iban a morir ese día, y el alma del criminal impenitente estaba pronto para descender al Hades “su propio lugar”, para esperar allí la condena en el futuro día del juicio. El otro, a causa de su fe en Cristo, iría con Él al paraíso. 

La tragedia es que demasiadas personas, asegurándose de que nunca es demasiado tarde, ¡siguen esperando hasta que se vuelva demasiado tarde para siempre! No te gloríes del día de mañana, porque no sabes qué traerá el día.(Proverbios 27:1) 

La Biblia nos enseña: He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación (2 Corintios 6:2). Por favor no tardes en aceptar al Señor Jesucristo como su Salvador personal; porque una vez que dejas de respirar vas a ir al lugar que usted has elegido de antemano por sus acciones y no habrá vuelta atrás. 

Recuerde, que hay, de hecho, un maravilloso “lugar” que Cristo ha ido a “preparar” para todos aquellos que tienen verdaderamente el deseo de estar con Él – ¡en Su lugar! (Juan 14:2)

in-my-house-there-are-many-mansions

2 de Timoteo 2 vs 24-26

El siervo del Señor no debe ser rencilloso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido. 25 Debe reprender tiernamente a los que se oponen, por si acaso Dios les da el arrepentimiento que conduce al pleno conocimiento de la verdad, 26 y volviendo en sí, escapen del lazo del diablo, habiendo estado cautivos de él para hacer su voluntad. (2 Timoteo 2:24-26)

Pablo está dando a Timoteo, que es un joven pastor, este maravilloso consejo. “El siervo del Señor” en este pasaje se refiere a un pastor, a un ministro de la Palabra, como Timoteo era. Sin embargo, como cristianos nacidos de nuevo esta calidad debe reflejarse en todos nosotros. 

El siervo del Señor no debe ser rencilloso o contencioso: El consejo más importante que vemos Pablo dar a Timoteo es instruir a estos falsos maestros contenciosos sin llegar a ser como ellos; porque no es el trabajo del siervo del Señor a buscar pelea y para empezar argumentos. Algunos pastores y laicos sin embargo, sólo se sienten con energía y motivación cuando inician y mantienen una disputa. Tenemos que recordar que como siervos del Señor tenemos que acercarnos a la gente peleona y divisiva en una manera diferente. Tanto los pastores, así como todos los creyentes han de ser humilde y manso cuando se acercan a personas divisivas y abusivas. 

Cada verdadero creyente es un “sacerdote para Dios” (Apocalipsis 1:6) y ha sido ungido, nombrado y llamado por Dios para ministrar humildemente el amor y la compasión de Jesús para personas heridas a su alrededor. 

Lo contrario del contencioso es el amante de la paz. Lamentablemente, vemos que muchos líderes religiosos orgullosos y abusivos elevan su estatus al de un “dictador religioso,” de modo que ellos puedan derribar a cada uno que rechaza ser controlado y manipulado por sus teorías inflexibles y legalistas. Ellos son exactamente como los fariseos hipócritas orgullosos y abusivos, a quienes Jesús expuso y condeno tantas veces en Mateo, capítulo 23. Esto es lo que Pablo está advirtiendo a Timoteo.

Sino amable para con todos: Significando tierno, ya que esta palabra se encuentra también en otras de las cartas de Pablo: Antes fuimos tiernos entre vosotros, como la nodriza que cuida con ternura a sus propios hijos” – (1 Tesalonicenses 2:7). En otras palabras, nuestra enseñanza no necesita tener un borde de la ira o una actitud de tratar de sumar puntos en contra de la oposición.

Apto para enseñar: Esta característica siguiente consiste en una habilidad en la enseñanza. Debemos ser capaces de comunicar con eficacia las verdades en la Escritura a otros. Esto no se refiere sólo a la capacidad sino también a la voluntad de enseñar. Debemos ser capaces de enseñar lo que es la verdadera doctrina a los que están mal informados o no entienden. Tenemos que ser amable y dispuesto a instruir a otros en la verdad, pero nunca de una manera pendenciera. Esto requerirá la preparación y el coraje con la motivación y preparación de ir a enseñar. Para hacer esto, debemos en primer lugar estar claros sobre las verdades bíblicas, y enseguida dispuesto a ir con la actitud correcta.

Sufrido: Debemos defender la verdad de Dios, incluso en caso de ataque y malo tratamiento. Eso significa que tenemos que tener paciencia en presencia de la oposición. No es fácil aceptar la crítica injusta; pero como Pedro citó, tenemos que seguir el ejemplo de Cristo: Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; 22 el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; 23 quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente.” (1 Pedro 2:21-23)

Tener paciencia no significa que Timoteo nunca debe enfrentar a aquellos que necesitan ser confrontados; pero que el debe hacerlo con humildad y bajo la dirección del Espíritu Santo.

Debe reprender tiernamente a los que se oponen: Pablo instruye a Timoteo y a todos los creyentes para llevar a cabo esta labor de enseñanza con mansedumbre y humildad, y no con debilidad.

Reprender tiernamente o con mansedumbre, significa la cualidad de no ser demasiado impresionado por el sentido de la propia auto-importancia, pero corrigiendo con humildad y mansedumbre. Tenemos que ser muy sensibles al Señor y asegurarnos de que cuando corregimos oponentes, nuestro ego no está involucrado. Tenemos que darnos cuenta de que no somos nosotros que hacemos los cambios en la persona, sino que Dios nos está utilizando para ablandar los corazones y las mentes a través de Su Palabra.

Por si acaso Dios les da el arrepentimiento. Confiar en Dios para hacer el trabajo es la última característica que Pablo enseña a Timoteo. En vez de hacer eso en nuestra propia fuerza, enseñamos o corregimos con la esperanza de que Dios “les conceda el arrepentimiento que conduce al conocimiento de la verdad, 26 y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él. (2 Timoteo 2:25-26)

Todo el arrepentimiento verdadero es un trabajo de Dios. El propósito de ser bondadoso y afectivo en la enseñanza y corrección es para que aquellos que se han puesto en la oposición con la verdad sean conducidos a un entendimiento correcto de la Palabra de Dios que causa el arrepentimiento; produciendo un cambio de mente y de dirección.

Nuestra motivación para corregir con delicadeza es para que Dios despierte el arrepentimiento y el deseo de la verdad en los corazones de las personas.

Que conduce al pleno conocimiento de la verdad. El arrepentimiento conduce a los creyentes de su pecado y engaño a “conocer la verdad”. La palabra para conocimiento no se refiere solamente a la información actual, sino a una comprensión espiritual profunda de la verdad de Dios. Dios es el que da este tipo de conocimiento y comprensión que todos debemos buscar. Sólo la Palabra de Dios traerá claridad y verdad a especulaciones tontas, y tenemos que tener un conocimiento correcto de la Escritura y someternos a Ella.

Y volviendo en sí. El resultado deseado sería de un retorno a buen pensamiento sobre lo que es verdadero. La falsedad y el pecado pueden producir una especie de embriaguez espiritual que resulta en una pérdida de juicio y un control adecuado de las facultades mentales de uno. El efecto destructivo de la falsa enseñanza y el pecado es que anestesia la conciencia, confunde nuestra mente, erosiona la convicción y paraliza la voluntad. (1)

Escapen del lazo del diablo. Satanás está trabajando detrás de bastidores para manipular y seducir a los corazones y las mentes de hombres y mujeres – (Efesios 6:12). El engaño es siempre la trampa de Satanás. Es por eso que es tan importante que los líderes de la iglesia se permanezcan firmes en la Palabra de la verdad y corrigen suavemente los que están cautivos a voluntad del diablo. Desde el principio de los tiempos, Satanás ha sido inteligente en sus mentiras a la “trampa” con el engaño sutil. El mejor antídoto para la enseñanza falsa y pensamiento sano es encontrado en 2 Timoteo 2:15, Esfuérzate por presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse y que interpreta rectamente la palabra de verdad.Y Pablo escribió en 2 Corintios 11:3, “Pero temo que, así como la serpiente con su astucia engañó a Eva, las mentes de ustedes sean desviadas de la sencillez y pureza de la devoción a Cristo.Tenemos que volver a la sobriedad y la verdadera comprensión que permite a un creyente para escapar de la trampa del diablo.

Habiendo estado cautivos de él para hacer su voluntad. Un creyente puede ser mantenido cautivo por Satanás para hacer su voluntad. Así es como un vaso de honor se convierte en un vaso de deshonra, y una prenda de Satanás a trabajar su mala voluntad dentro del cuerpo de la iglesia a través de la mentira y del engaño. Debemos recordar siempre que el Señor sabe cómo rescatar a los piadosos de la tentación, si nos volvemos a Él – (2 Pedro 2:9). Dios es fiel y no permitirá que seamos probados más allá de lo que somos capaces – (1 Corintios 10:13). Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad – (1 Juan 1:9).

¿Entonces, qué requiere Dios de los que están encargados de la enseñanza y la vigilancia de la verdad? Tenemos que ser persistente sin ser insensible. Tenemos que ser firme sin ser brusco; porque cuando fielmente predicamos y enseñamos la Palabra, esto es un medio por el cual Dios nos usa para abrir el corazón y transformar el alma de aquellos que Él ha puesto en nuestra vida.

Referencias

 (1) MacArthur, John Jr., MacArthur comentario acerca de 2 Timoteo. Prensa Moody de Chicago, 1998. Páginas 98, 100, 102

Older Posts »

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 589 seguidores