Posteado por: mvmspanish | septiembre 28, 2016

DIOS CONTESTA LA ORACIÓN, Y A VECES DIOS ES SILENCIOSO – Salmo 83:1

psalm-83-vs-1-s

“Oh Dios, no guardes silencio; No calles, oh Dios, ni te estés quieto.” (Salmo 83:1) 

Como creyentes hemos recibido respuestas a nuestra oración, así como el silencio de Dios. 

Hay momentos en los que sinceramente buscamos a Dios, pero a cambio sólo sentimos Su silencio. Cuando esto sucede, el silencio puede ser difícil, frustrante y nos tienta a dudar. 

La Biblia cuenta la historia de un hombre llamado Job, que conocía bien el silencio de Dios. En su dolor y sufrimiento, él clamó a Dios. Pidió respuestas, y se preguntaba. Pero como hemos aprendido de los primeros 37 capítulos del libro de Job, sus gritos de auxilio y socorro fueron recibidos únicamente por el silencio de Dios. 

Al igual como Job, los cristianos no siempre van a escuchar la voz de Dios, pero podemos aprender algunas cosas prácticas que hacer cuando Dios parece silencioso. 

EXAMINA TU VIDA 

Tenemos que empezar por preguntarnos, ¿hay algún pecado no-confesado en mi vida? Tenemos que asegurarnos de que nada nos impide de ser capaz de escuchar la voz de Dios. 

Salmo 66:18 dice: “Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, El Señor no me habría escuchado.” 

Tenemos que buscar internamente para ver si hay algún motivo equivocado. Debemos pedir al Señor que nos muestre si hay algo que necesita ser eliminado o limpiado de nuestra vida, y que nos revele si hay alguien que tenemos que perdonar. La cuestión también debe ser: ¿Hay algo o alguien que amo más que a Dios? 

Cuando Dios trae las cosas a nuestra mente, necesitamos pedir rápidamente por Su perdón, porque el arrepentimiento agrada a Dios y restaurar nuestra comunión con Él. 

ACEPTAR LA SOBERANÍA DE DIOS 

Como Job, también nos enfrentamos a la elección de reconocer o rechazar la soberanía de Dios. En respuesta a su sufrimiento y su pérdida, la esposa de Job le sugiere que maldiga a Dios y muera. Su mal consejo era en realidad la voz de Satanás hablando a través de ella.

En lugar de seguir su consejo, Job decide dejar a Dios ser Dios. Y le respondió: “Mujer, hablas como una necia. Si de Dios sabemos recibir lo bueno, ¿no sabremos también recibir lo malo?” (Job 2:10)

Tenemos que ser muy cuidadosos de los que recibieron consejos. Porque podría sonar espiritual especialmente si viene de ‘gente religiosa’, pero si ese consejo no es apoyado por la Palabra de Dios, entonces es realmente la voz de Satanás tratando de deshonrar a Dios por nuestros pensamientos y acciones. Cuando esto sucede, nuestra respuesta debe ser como Jesús dijo, ¡Aléjate de mí, Satanás!

2 Corintios 11:13-15 dice: Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. 14 Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. 15 Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras. 

La aceptación de la soberanía de Dios significa confiar activamente en Él, al darse cuenta de que Él está en control y que siempre podemos esperar en Él. “Aunque El me mate, yo en él esperaré” (Job 13:15). Nada en la vida de Job, o el nuestro, sucede aparte de los conocimientos y el plan de Dios. 

Como aprendimos en el comienzo del libro de Job, Dios estaba plenamente consciente de todas las cosas que estaban a punto de pasar a Job. De hecho, le dio permiso a Satanás para hacer estas cosas en la vida de Job; pero recuerda que Dios siempre estuvo en control. 

ESCUCHE LO QUE DIOS ESTÁ DICIENDO 

Aunque Dios puede parecer estar en silencio acerca de una solicitud o una petición específica, tenemos que recordar que Él siempre está presente en nuestra vida. 

Cuando estamos tan centrados en nosotros mismos, podemos no enterarnos de una respuesta que Dios ya tiene para nosotros. Por lo tanto tenemos que tener tiempo para estar a solas con Él, y estudiar la palabra de Dios para saber lo que ella tiene que decir acerca de los problemas que enfrentamos y las preguntas que estamos solicitando. 

A medida que leemos la Biblia, tenemos que pedirle a Dios que nos habla a través del Espíritu Santo, que vive en el interior de cada creyente nacido de nuevo. A menudo versos conocidos pueden tener un nuevo significado para aclarar los problemas actuales que nos enfrentamos. 

Debemos tener cuidado sin embargo de no torcer las Escrituras para decir lo que queremos que signifiquen, porque lo que terminamos haciendo son las cosas a nuestra manera, y no a la manera de Dios. Recuerde que nuestro Padre celestial tiene Su tiempo para todo. 

Además, no dejan que sus amigos, familiares o gente religiosa influyan sobre usted, especialmente los que se niegan a obedecer las Escrituras y no dejan que Jesús sea el Señor de sus vidas. 

EL SILENCIO ES LA MANERA DE DIOS DECIR – ESPERE Y CONFIE EN MÍ 

El Evangelio de Juan nos cuenta una historia acerca de los amigos de Jesús – Lázaro, María y Marta. Cuando Jesús se enteró de que Lázaro estaba enfermo, Él no se apresuró a ir a su casa para curarlo. En su lugar, Jesús se quedó donde estaba dos días más (Juan 11:6). Y antes de que Jesús llegara a Betania, Lázaro murió. 

Para María y Marta, las hermanas de Lázaro, el silencio de Jesús podría haber sido interpretado como – Jesús no le importaba o no quería ayudarlos. De esta manera es cómo a veces nos podemos sentir cuando Dios no responde de inmediato a nuestras solicitudes de ayuda.

Pero, como David escribió: “Alma mía, en Dios solamente reposa, Porque de él es mi esperanza. El solamente es mi roca y mi salvación. Es mi refugio, no resbalaré. En Dios está mi salvación y mi gloria; En Dios está mi roca fuerte, y mi refugio. Esperad en él en todo tiempo, oh pueblos; Derramad delante de él vuestro corazón; Dios es nuestro refugio.” (Salmo 62:5-8)

Al igual que con David y Job, el silencio de Dios a veces demuestra la profundidad de nuestra relación con nuestro Padre celestial, porque cuando Él está en silencio hay una razón, por lo tanto, oramos, esperamos y confiamos en Él.

Posteado por: mvmspanish | septiembre 21, 2016

¿QUÉ SIGNIFICA AMAR A DIOS? – Deuteronomio 6:5

deuteronomio-6-vs-5-amar-a-dios

Y amarás a Jehová tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas. (Deuteronomio 6:5) 

Dios quiere un amor completo de nosotros porque Él nos ama completamente. Y “nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.” (1 Juan 4:19) 

Deuteronomio 7:9 dice: “Conoce, pues, que Jehová tu Dios es el Dios verdadero, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones.”

Lo que Dios más quiere de nosotros es nuestro amor y obediencia a Su palabra, y demostramos nuestro amor por Él “… cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos.” (1 Juan 5:2). Y “sabemos que hemos llegado a conocerle: si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo he llegado a conocerle, y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso, y la verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; en esto conocemos que estamos en él. El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.” (1 Juan 2:3-6)

La fe es necesaria para agradar a Dios, porque “sin fe es imposible agradar a Dios” (Hebreos 11:6), y si nuestra fe es genuina y verdadera, vamos a vivir un estilo de vida caracterizado por la justicia, modelando el ejemplo que nos ha dado por Jesucristo. Obedecemos Sus mandamientos, no porque tenemos que hacerlo, sino porque queremos, porque lo amamos. Estamos capacitados para obedecer porque, una vez que creemos en Cristo y somos salvados, somos rehecho. No somos las mismas personas que éramos; como escribió Pablo en 2 Corintios 5:17, “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, todas son hechas nuevas.” 

Cuando obedecemos al Señor, podemos vivir una vida de alegría, sin vergüenza, profundamente arraigada en el Señor y confiando en nuestra esperanza eterna. “Donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad” (2 Corintios 3:17). Nuestra obediencia es realmente parte de nuestra garantía de que realmente conocemos a Dios, porque “sabemos que hemos llegado a conocerle: si guardamos sus mandamientos.” (1 Juan 2:3) 

Cuando los hijos de Dios obedecen a su Padre Celestial, Él es glorificado. Jesús nos dijo que el plan es para que otros puedan “ver sus buenas obras y glorifiquen al Padre que está en los cielos” (Mateo 5:16). Por supuesto, la realización de “buenas obras” requiere obediencia a Aquel que nos llama a las buenas obras.

El testimonio de la santidad de un cristiano es un testigo fuerte que Dios está obrando en el mundo: Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová, y anda en sus caminos (Salmo 128:1). A menudo la Biblia nos dice que Dios bendice y premia la obediencia. Santiago 1:22-25 dice: “Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. 23 Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. 24 Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. 25 Mas el que mira atentamente a la ley perfecta, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será dichoso en lo que hace.

Y el Salmo 119:1-2 dice: “Bienaventurados los perfectos de camino, los que andan en la ley de Jehová. Bienaventurados los que guardan sus testimonios, Y con todo el corazón le buscan”. 

Dios es misericordioso. Si no hemos estado viviendo para Él, si no hemos estado siguiendo Sus mandamientos, si hemos estado viviendo en y para el mundo, podemos ser transformados por la sangre de Jesucristo. Podemos pedir perdón a Dios, y Él nos perdonará. Y Él elegirá a olvidar el pecado, como si nunca hubiéramos lo cometido en el primer lugar. Dios es glorificado cuando Él extiende el perdón, porque está escrito: “Este es el pacto que haré con ellos después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en sus corazones, y las inscribiré en sus mentes.” (Hebreos 10:16-17) 

La obediencia es una actitud que tenemos que aprender. No es característica que adquirimos automáticamente cuando llegamos a ser cristianos. Afortunadamente, la Biblia nos da instrucciones claras sobre la manera de obedecer a Dios, y Jesús nos da un ejemplo perfecto de amor y sumisión al Padre. 

Las personas más alegres en el mundo son aquellos que están constantemente tratando de amar a Dios guardando Sus mandamientos y obedeciéndole.

“Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, 25 al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, dominio y autoridad, ahora y por todos los siglos. Amén.” (Judas 24-25)

Posteado por: mvmspanish | septiembre 14, 2016

EL TEMOR DEL SEÑOR ES EL PRINCIPIO DE LA SABIDURÍA – Salmos 111:10

psalms-111-vs-10-s

El principio de la sabiduría es el temor del Señor; Buen entendimiento tienen todos los que practican Sus mandamientos; Su alabanza permanece para siempre. (Salmo 111: 10)

El salmista nos dice que la verdadera sabiduría comienza con el temor, es decir, el temor de Dios; el respeto por Su ley y mandamientos y el temor de ofender a nuestro Creador.  

El que teme (respecta) el Señor se aparta del mal; porque, el que vive en el pecado ni teme a Dios, y no es sabio. (Adam Clarke) 

El temor Señor es el principio de la sabiduría; es un asunto tan importante que Salomón lo menciona dos veces, una vez en Proverbios 1:7 y luego de nuevo en Proverbios 9:10, añadiendo que los necios desprecian la sabiduría y la instrucción. Por lo tanto, el temor del Señor es el principio de la comprensión de que estamos en presencia de un Dios santo, justo y omnipotente y que Él nos hará responsables por nuestros motivos, pensamientos, palabras y acciones. El temor de Dios es el deseo de vivir en armonía con Sus normas justas y para honrarlo en todo lo que pensamos, decimos y hacemos. 

El temor de Jehová es el principio de la sabiduría significa que hasta que entendemos quién es Dios y desarrollamos un temor reverencial a Él, no podemos poseer la verdadera sabiduría. La verdadera sabiduría viene solamente de entender quién es Dios y que Él es santo y justo. La esencia de la Ley en Deuteronomio 10:12-13 dice: “Y ahora, Israel, ¿qué requiere de ti el Señor tu Dios, sino que temas (reverencies) al Señor tu Dios, que andes en todos Sus caminos, que Lo ames y que sirvas al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, 13 y que guardes los mandamientos del Señor y Sus estatutos que yo te ordeno hoy para tu bien?” El temor de Dios es la base de nuestro caminar en Sus caminos, sirviendo y amándolo. 

Tener un temor bíblico de Dios, para el creyente, incluye entender lo mucho que Dios aborrece el pecado y temer Su juicio del pecado.

Hebreos 12:5-6 dice: “Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, ni desmayes cuando eres reprendido por Él; Porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo.” Este versículo describe la disciplina del creyente de Dios. A pesar de que se realiza en el amor, debemos temer Su disciplina, y tratar de vivir nuestras vidas de tal manera que Le agrada. Recuerda, Dios quiere que seamos santos como Él es (1 Pedro 1:16). 

Como creyentes tenemos Su promesa de que nada puede separarnos de Su amor (Romanos 8:38-39). Tenemos Su promesa de que Él nunca nos dejará ni nos abandonará (Hebreos 13:5). El temor de Dios significa tener tal reverencia por Él que esto tiene un gran impacto en la forma en que vivimos nuestra vida. El temor de Dios es tener respeto por Él, sometiéndonos a Su disciplina, y adorándolo con admiración. 

La buena noticia es que el temor de Dios es sólo el principio del conocimiento. De hecho, la gran noticia es que el amor de Dios se refleja a través de Jesucristo en las Escrituras del Nuevo Testamento ¡tiene el poder de expulsar este miedo y ponernos en libertad! 

Porque: “En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor, porque el temor involucra castigo, y el que teme no es hecho perfecto en el amor.” (1 Juan 4:18) 

“Pero Dios demuestra Su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” (Romanos 5:8) 

¿Cómo podemos comprender la Buena Nueva de Jesucristo, si no entendemos primeramente el temor de Dios? ¿Sin reverencia y respeto por un perfectamente santo y justo Creador, podemos apreciar realmente lo que Jesucristo, el Hijo de Dios, hizo por nosotros en la cruz del Calvario? 

En última instancia, todo se reduce a la perspectiva y posición. ¿Quién es Dios y qué es mi punto de vista sobre Su naturaleza, Su poder y justicia? ¿Quién soy yo, y cuál es mi posición humana con relación a Dios Todopoderoso? 

Una vez que entendemos y aceptamos la Palabra de Dios, podemos vivir nuestras vidas en una apreciación especial de verdades coexistentes – “Del temor de Dios” y “Del amor de Dios”. 

“Digan ahora los que temen a Jehová, que para siempre es Su misericordia. (Salmo 118:4) 

“Se complace Jehová en los que le temen, y en los que esperan en Su misericordia.” (Salmo 147:11) 

En Su gran amor por nosotros Dios nos creó para tener una relación padre-hijo con Él. Llegamos a ser normal sólo cuando Le permitimos que nos adopte como hijos Suyos por medio del sacrificio que Jesús proporcionó en la cruz para nuestra salvación. 

Si respetamos y tememos a Dios no tenemos nada más que temer, pero si nos negamos a respetar y temer a Dios vamos a temer por toda nuestra vida. 

Jesús dijo; He venido para darles vida en abundancia; y Él desea darnos vida al máximo. Dios nos ama mucho. Es por eso que Jesús vino a esta tierra, Él quiere una relación con nosotros. Es por eso que Él quiere que cada persona crezca en sabiduría, mediante la búsqueda de Su Santa Palabra con todo su corazón.

Posteado por: mvmspanish | septiembre 7, 2016

DIOS ES NUESTRO AMPARO Y FORTALEZA – Salmos 46:1-3

salmos-46-vs-1-3-s

Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida y se traspasen los montes al corazón del mar; aunque bramen y se turben sus aguas, y tiemblen los montes a causa de su braveza. – Salmos 46:1-3 

Tenemos una sola fuente de seguridad, que es Dios, nuestro Padre celestial. Cuando hay guerras, el gobierno falla, los desastres naturales destruyen nuestros hogares, nuestra salud se deteriora, o amigos nos traicionan, Dios es el único en el que podemos encontrar seguridad. 

Nuestro mundo, con todos sus avances en la educación, la ciencia y la tecnología, no es más seguro de lo que era hace miles de años. Algo puede suceder en cualquier momento; y no hay seguridad a menos que nos ponemos en la mano de Aquel que mantiene la eternidad y que está en control de todas las cosas. 

Necesitamos volver a Dios, y sólo cuando buscamos a Dios, podemos encontrar descanso para nuestra alma. El salmista escribió: “Estad quietos y conoced que yo soy Dios.” (Salmo 46:10) 

La Biblia dice: “Estos confían en carros, y aquellos en caballos; mas nosotros del nombre de Jehová, nuestro Dios, haremos memoria. Ellos flaquean y caen, mas nosotros nos levantamos y resistimos a pie firme.” (Salmo 20: 7-8) 

Dios está esperando para oír que le llamemos para pedir ayuda; y si llamamos, Él responderá. 

Al estar seguros en Dios, no necesitamos la seguridad de otras cosas. Dios está en control y firmemente está asentado en su trono. Por eso podemos decir: “ Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida y se traspasen los montes al corazón del mar.” (Salmo 46: 1-2) 

Nuestra seguridad viene de nuestra fe en Dios y no de nuestra circunstancia: “El Señor de los ejércitos está con nosotros; el Dios de Jacob es nuestro refugio” (Salmo 46:7, 11). Nuestra fe está en saber que Dios es omnipresente, lo que nos da esperanza y seguridad, porque sabemos que el Señor está siempre con nosotros. 

Dios quiere que dependemos de Él y debemos ser conscientes de que nuestra confianza no debe estar en las cosas, pero sólo en Él. 

Tenemos que orar por una fe fuerte, y que en medio de un mundo lleno de problemas y peligros, vamos a seguir confiando en que Dios está con nosotros, porque Su presencia nos dará la paz y la alegría no importa lo que pase. 

Jesús dijo: “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo.” (Juan 14:27) 

Hay muchos que viven en una gran prosperidad – tienen un montón de dinero y posesiones – sin embargo, sus vidas son consumidos por la preocupación y el miedo. Y hay los que viven en lugares muy difíciles y peligrosos, pero tienen un gran sentido de seguridad, ya que han puesto su fe y esperanza en Dios. 

Job perdió todo, pero él eligió poner su confianza en Dios. Él fue conmovido, pero no cayó. La Biblia dice: “Los que confían en Jehová son como el monte Sión, que no se mueve, sino que permanece para siempre.” (Salmo 125:1) 

Tenemos que tener el mismo valor hoy porque Jesús dijo: “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción, pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33). Nuestra confianza no debe ser conmovida, porque tenemos un Dios que está en completo control. Debemos tener valor, no porque somos fuertes, sino porque tenemos un Dios que es fuerte. Él es poderoso y gobierna sobre todo. Dios no ha cambiado, y Su amor nos ayudará a vencer: “Porque el Señor es bueno y su amor es eterno; Su fidelidad por todas las generaciones.” (Salmo 100:5) 

Como escribió Pablo: “¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, angustia, persecución, hambre, desnudez, peligro o espada?… 37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.” (Romanos 8:35, 37) 

Estamos seguros en un mundo inseguro porque Aquel que nos ama está con nosotros. Y hay que recordar que nuestra seguridad está en la eternidad y no en el presente, porque este mundo no es nuestro hogar. 

Si estamos mirando solamente para las circunstancias actuales seremos conmovidos, pero si estamos enraizados en la Palabra de Dios y en la promesa de la eternidad, vamos a seguir fuerte y nadie puede quitar eso de nosotros. Así “Estén alerta, permanezcan firmes en la fe, pórtense varonilmente, sean fuertes.” (1 Corintios 16:13) 

Y recuerda lo que Isaías 26:3 dice: “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.”

Paz en La Familia Salmos 34 vs 14

Apártate del mal y haz el bien; busca la paz y síguela. (Salmos 34:14) 

Cuando leemos la Biblia nos damos cuenta de que los problemas familiares no son nada nuevo, ellos ya iniciaron en el Jardín del Edén cuando Adán culpó a Eva primero por darle la fruta prohibida para comer (Génesis 3:12). 

A continuación vemos la rivalidad entre Caín y Abel y un poco más tarde entre Jacob y Esaú, y después los problemas que José tuvo con sus hermanos. 

Eli y Samuel trataron con hijos rebeldes y Jonatán fue casi asesinados por su padre, Saúl. David tenía su corazón roto por causa de la rebelión de su hijo Absalón, y Oseas experimentó dificultades en su matrimonio. En cada uno de estos casos, las relaciones fueron dañadas por el pecado. 

La Biblia tiene mucho que decir acerca de las relaciones, ya que la familia fue la primera institución que Dios estableció para la interacción humana (Génesis 2:22-24). Él creó una esposa para Adán y los unió para siempre. Citando a este evento, Jesús dijo más tarde: “lo que Dios juntó no lo separe el hombre” (Mateo 19:6). El plan de Dios era para un hombre y una mujer permanecer casados hasta que uno de ellos muriera. Él quiere bendecir esta unión con niños que deben ser creados, “según la disciplina e instrucción del Señor.” (Efesios 6:4) 

La mayoría de los problemas familiares surgen cuando nos rebelamos contra Dios y vamos en contra de Su pan original. Esto incluye el adulterio, el divorcio, la poligamia, que causan problemas porque se apartan del plan original de Dios. 

La Biblia da instrucciones claras sobre cómo miembros de la familia deben tratar a los demás. El plan de Dios es que los hombres aman a sus esposas como Cristo amó a la iglesia (Efesios 5:25, 33). Las esposas deben respetar a sus maridos y someterse a su liderazgo (Efesios 5:22-24, 33; 1 Pedro 3:1). Los niños deben obedecer a sus padres (Efesios 6:1-4; Éxodo 20:12). ¿Cuántos problemas familiares se resolverían si los esposos, esposas e hijos, simplemente siguieran estas reglas básicas? 

1 Timoteo 5:8 dice que las familias han de cuidar de sí mismos. Jesús tuvo palabras duras para aquellos que evadieran sus responsabilidades financieras a sus padres ancianos, afirmando que dieron todo su dinero al templo (Mateo 15:5-6). 

La clave de la armonía en las familias no es uno que, naturalmente, queramos aplicar. Efesios 5:21 dice para “someterse unos a otros, por reverencia a Cristo.” La sumisión está en directa oposición a los deseos de nuestra carne para gobernar y hacer lo que queremos. Defendemos nuestros derechos, defendemos nuestras opiniones, y afirmamos nuestra propia agenda siempre que sea posible. El camino de Dios es para crucificar nuestra carne (Gálatas 5:24; Romanos 6:11), y someter a las necesidades y deseos de los demás siempre que sea posible. Jesús es nuestro modelo para este tipo de sumisión a la voluntad de Dios. 1 Pedro 2:23 dice: “Cuando proferían insultos contra él, no replicaba con insultos; cuando padecía, no amenazaba, sino que se entregaba a aquel que juzga con justicia.” 

Tenemos que escuchar con atención y con una mente abierta. Una gran cantidad de tensión se puede evitar si no respondemos a nuestro compañero o a cualquier miembro de la familia en un tono polémico. Es importante escuchar sin prejuicios y de respetar su punto de vista, incluso si no estamos de acuerdo. La mayoría de los problemas de la familia podrían reducirse si todos seguimos las instrucciones que se encuentran en Filipenses 2:3-4: “No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás.” Cuando adoptamos el espíritu de humildad y tratamos a los demás como Jesús trataría a ellos, podemos resolver muchos problemas de familia y de relación. 

Dios nos manda a buscar la paz (Salmo 34:14; Mateo 5:9). Debemos “hacer todo lo posible para promover todo lo que conduzca a la paz “ (Romanos 14:19). Por supuesto, habrá algunas personas que no desean la paz, pero todavía debemos hacer todo lo posible para estar en paz con ellos (Romanos 12:18). 

Los creyentes tienen la obligación de que “la paz de Dios gobierne en vuestros corazones” (Colosenses 3:15). Esto significa que tenemos la elección, ya sea a confiar en las promesas de Dios o confiar en nosotros mismos y rechazar la paz que Él ofrece. Jesús dio a Sus discípulos la paz basada en la verdad que Él ha vencido al mundo (Juan 14:27; 16:33). La paz es un fruto del Espíritu, por lo que, si estamos permitiendo que el Espíritu de Dios para gobernar en nuestras vidas, vamos a experimentar Su paz, como Romanos 8:6 dice: “La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz.” 

Debemos recordar a nuestros hijos y familiares “que se sujeten a los gobernantes y autoridades, que obedezcan, que estén dispuestos a toda buena obra. Que a nadie difamen, que no sean amigos de contiendas, sino amables, mostrando toda mansedumbre para con toda la humanidad.” (Tito 3:1-2) 

La paciencia es una virtud que también necesitamos cultivar, ya que habrá conflictos, pero el resultado depende del espíritu que mostramos. La Escritura nos dice que seamos humildes y amables; pacientes, tolerantes unos con otros en amor. (Efesios 4:2) 

Nunca debemos utilizar el abuso verbal o físico, pero tenemos que “abandonar también todo esto: enojo, ira, malicia, calumnia y lenguaje obsceno. (Colosenses 3:8) 

Debemos promover la paz por estar deseoso de perdonar y resolver nuestras diferencias rápidamente. “Toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes.” (Colosenses 3:13). Un buen matrimonio o cualquier relación son imposibles sin el perdón. 

Tenemos que hacer una práctica de dar y compartir sin ser egoísta. “Den, y se les dará: se les echará en el regazo una medida llena, apretada, sacudida y desbordante. Porque con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes.” (Lucas 6:38) 

Nunca dejan de promover la paz en su hogar, ya que el “engaño hay en el corazón de los que maquinan el mal, pero alegría en el de quienes aconsejan el bien.” (Proverbios 12:20) 

He aquí algunos pensamientos adicionales: 

  • Ore con frecuencia. Solicite a Dios que traiga la paz en su hogar. Levante las necesidades del día y pida a Dios por sabiduría.
  • Hable amablemente; es increíble cómo un poco de amabilidad establece el tono para el hogar.
  • Reúnense regularmente para la oración, para las comidas o simplemente para hacer algo juntos. Disfrute de la compañía el uno del otro.
  • Ayude uno al otro alegremente. “Haced todo sin murmuraciones y contiendas.” (Filipenses 2:14)
  • Abrace a sus seres queridos; envolvía sus brazos alrededor de su cónyuge. Dar a sus niños un abrazo. ¡Sus hijos mayores probablemente les gustarían uno también! 

El mundo seguirá teniendo las guerras y los conflictos interpersonales hasta que Jesús viene a establecer la paz verdadera y duradera (véase Isaías 11:1-10), pero Dios dará Su paz a los que confían en Él. 

Una vez que Su paz reina en nuestros corazones, somos capaces de compartir esta paz con los demás (Isaías 52: 7) y ser ministros de la reconciliación (2 Corintios 5:18). 

Si, podemos vivir en paz, amor, victoria y alegría. Para obtener más información haga clic en el estudio de la Biblia titulado: LA PRIORIDAD MÁS IMPORTANTE DE NUESTRA VIDA.”

Posteado por: mvmspanish | agosto 24, 2016

PIENSE ANTES DE HABLAR – Santiago 1:19-20

Santiago 1 vs 19-20

“Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír; tardo para hablar, tardo para airarse; 20 porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios.” (Santiago 1:19-20)

Nuestras palabras son muy poderosas, y tienen el poder para edificar y para derribar, el poder de inspirar y para intimidar, el poder para alentar o desalentar. Si usted es un padre, un miembro de la familia, un maestro, un ministro, o un amigo aquí hay cinco cosas sencillas a tener en cuenta. 

La próxima vez antes de decir algo que usted podría lamentar, hágase estas cinco preguntas. Si la respuesta es “NO” a cualquiera de ellas, usted no va a querer decirlas. ¡Piense antes de hablar! 

  1. ¿ES VERDADERO? 
  • “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.” (Filipenses 4:8)
  • “El labio veraz permanece para siempre; la lengua mentirosa, sólo por un momento.” (Proverbios 12:19) 
  1. ¿ES ÚTIL? 
  • “No deje que ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.” (Efesios 4:29) 
  1. ¿ES INSPIRADOR? 
  • “Antes bien, exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: “Hoy”, para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.” (Hebreos 3:13)
  • “Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. 24 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras.” (Hebreos 10:23-24) 
  1. ¿ES NECESARIO? 
  • “Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno.” (Colosenses 4:6)
  • “Pero yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.” (Mateo 12:36) 
  1. ¿ES AMABLE? 
  • “Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería, maledicencia y toda malicia.” (Efesios 4:31)
  • “El que ama la pureza del corazón, con la gracia de sus labios se ganará la amistad del rey.” (Proverbios 22:11)
  • “Sino que hablando la verdad en amor, crezcamos en todos los aspectos en aquel que es la cabeza, es decir, Cristo.” (Efesios 4:15)

Una otra manera de echar un vistazo en pensar antes de hablar es considerar cómo reformular lo que usted tiene que decir para que siga lo que la Biblia nos enseña:

Porque, “no es lo que entra en la boca lo que contamina al hombre; sino lo que sale de la boca, eso es lo que contamina al hombre.” (Mateo 15:11)

Si nos llamamos de cristianos, “pero no controlamos nuestra lengua, nos engañamos a nosotros mismos. Y nuestra religión no sirve para nada.” (Santiago 1:26)

Por lo tanto, “el que quiere amar la vida y ver días buenos, refrene su lengua de mal y sus labios no hablen engaño.” (1 Pedro 3:10)

Recordando que, “la boca del justo habla sabiduría y su lengua habla justicia.” (Salmo 37:30)

Posteado por: mvmspanish | agosto 17, 2016

¿QUÉ ES LA VERDADERA AMISTAD SEGÚN LA BIBLIA? – Juan 15:13

La Amistad Verdadera - Juan 15 vs 13

La Biblia dice que el amor más grande es el que da su vida por sus amigos (Juan 15:13). Jesús nos llama amigos y nos ama, incluso con todos nuestros defectos. Jesús es el ejemplo perfecto de la amistad revelada en la Biblia, porque dio Su vida para reconciliar con Dios a todos los que creen en Su sacrificio. Él murió en nuestro lugar, porque es un verdadero amigo. 

Debido al sacrificio de Jesús, podemos ser amigos de Dios. El pecado ya no separa quien es salvo, de la amistad con Dios. Esto significa que podemos tener una relación de intimidad, unidad y amor verdadero con nuestro Creador. 

La amistad con Dios afecta nuestras amistades con otros. El creyente que conoce la verdadera amistad de la Biblia tratará de ser un amigo verdadero porque: “En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos. 17 Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? 18 Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.” (1 Juan 3:16-18) 

Por lo tanto, la verdadera amistad se basa en el amor de Cristo y Jesús es nuestro gran ejemplo de la más valiosa amistad de todas. 

Hay que elegir a los amigos que aman al Señor y que tienen el corazón puro. La Biblia dice: “Huye de las malas pasiones de la juventud, y esmérate en seguir la justicia, la fe, el amor y la paz, junto con los que invocan al Señor con un corazón limpio.” (2 Timoteo 2:22) 

Los amigos son personas que tienen cosas en común, como estudiar la Biblia, y que disfrutan de la compañía uno del otro. Podemos tener muchos conocidos con quienes nos llevamos bien, pero un verdadero amigo es una persona más unido que un hermano (Proverbios 18:24). 

Un verdadero amigo nos da consejos bíblicos y nos disuade de ir en contra de la palabra de Dios. Nos alientan a “confiar en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas.” (Proverbios 3:5-6) 

Un amigo cristiano debe respetar nuestras decisiones, incluso si no están de acuerdo con ellos; sabiendo que cualquier decisiones que tomamos, nosotros somos los que en última instancia seremos responsable de los mismos: “Porque es necesario que todos (los creyentes) comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo” (2 Corintios 5:10). Jesús no sólo es nuestro mejor Amigo, sino también nuestro único Juez. 

Una relación de amistad exige lealtad y fidelidad, y por lo tanto Dios desaprueba cualquier tipo de traición. El chisme puede destruir amistades y la Biblia dice en Proverbios 16:28: “El perverso provoca contiendas, y el chismoso divide a los buenos amigos.” 

Vale la pena tener amigos de confianza como la Biblia dice: “El perfume y el incienso alegran el corazón; la dulzura de la amistad fortalece el ánimo.” (Proverbios 27:9)

Un verdadero amigo se preocupa por su bienestar, y por lo tanto es honesto y sincero con usted, de una manera sensible y suave, aunque as veces “duele”. La Biblia dice: “Más vale ser reprendido con franqueza que ser amado en secreto. Más confiable es el amigo que hiere que el enemigo que besa.” (Proverbios 27:5-6)

¿Qué características hay que tener para ser un buen amigo? La Biblia dice en Filipenses 2:3-4: “No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás.” 

Estas son algunas de las características adicionales de la verdadera amistad según la Biblia: 

El amor es la clave de cualquier relación genuina; la verdadera amistad es un símbolo de amor fraternal. “En todo tiempo ama el amigo; para ayudar en la adversidad nació el hermano.” (Proverbios 17:17) 

Uno de los casos más conocidos de la amistad genuina en la Biblia es entre David y Jonatán, como se puede leer en 1 Samuel 20 y 2 Samuel 9. Su amistad era tan fuerte que  Jonatán corría el riesgo de la ira de su padre para salvar la vida de David, y David se ocupó del hijo de Jonatán, Mefiboset cuando Jonatán murió. 

Amigos gustan de estar juntos y defender el uno al otro. “Uno solo puede ser vencido, pero dos pueden resistir. ¡La cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente!” (Eclesiastés 4:12) 

La verdadera amistad respeta el valor de la persona y requiere lo mejor posible. “Ámense los unos a los otros con amor fraternal, respetándose y honrándose mutuamente.”  (Romanos 12:10) 

Un verdadero amigo ayuda a su compañero cuando saben que él está experimentando dificultades o problemas. “No abandones a tu amigo ni al amigo de tu padre. No vayas a la casa de tu hermano cuando tengas un problema. Más vale vecino cercano que hermano distante.” (Proverbios 27:10) 

La Biblia nos dice que el hipócrita con la boca daña a su prójimo; mas los justos son librados con la sabiduría (Proverbios 9:11). Tenemos que ser conscientes de que la boca puede ser utilizada como un arma o una herramienta. Nosotros hacemos daño a nuestros amigos o los ayudamos. Por desgracia, a menudo es más fácil destruir que construir, y la mayoría de la gente recibe comentarios más destructivos que los alentadores. Nuestras palabras harán una diferencia; ¿ellas son un arma de destrucción o herramientas para la construcción? 

¿Qué clase de amigo que desea ser? ¿Y cuántas personas que usted llama de amigos estás dispuesto a dar su vida?

Posteado por: mvmspanish | agosto 11, 2016

SERVIR A LOS DEMÁS COMO LO HIZO JESÚS – Juan 13:15

Juan 13 vs 15 (2)

En Juan 13:15, Jesús da un ejemplo para nosotros seguir. Después de lavar los pies de Sus discípulos, que fue un acto de amor, humildad y servicio, les animó a seguir Su ejemplo y servir unos a otros diciéndoles: 

“Les he puesto el ejemplo, para que hagan lo mismo que yo he hecho con ustedes.” (Juan 13:15) 

Jesús, el Hijo de Dios, el Rey de reyes y Señor de señores, nunca se colocó en una posición por encima de los demás. Él amó y sirvió humildemente, dirigiendo y enseñando a los perdidos. Él alimentó a miles; sanó a los enfermos y levantó a los muertos. Él pasó tiempo con aquellos que nadie más le importaba gastar el tiempo. 

Cuando nos fijamos en la vida de Cristo que refleja Su amor por la humanidad, esto debe ser nuestro mayor deseo también. 

Es muy importante que como cristianos, sigamos el ejemplo de Jesucristo. No importa dónde estemos o con quien estamos. Las palabras que decimos y las cosas que hacemos siempre deben reflejar nuestra fe en Cristo. A veces tenemos ganas de decirle a la gente lo que deben hacer y cómo deben vivir, pero a menudo no somos capaces de seguir nuestras propias instrucciones. 

Jesús le dice a la gente y a Sus discípulos a obedecer y seguir todo lo que los fariseos y los escribas dicen. “Pero no hagan lo que hacen ellos, porque no practican lo que predican” (Mateo 23:3). En otras palabras, los líderes quieren ser obedecidos pero no siguen o hacen lo que enseñan. 

¿Por qué es tan importante para un creyente para practicar lo que predica? La razón más básica es la integridad de nuestra fe, como Jesús nos dice: “Ustedes son la luz del mundo…” (Mateo 5:14) 

Las personas deben ser atraídas por la luz que irradia de nosotros por la forma en que vivimos, nuestra forma de actuar y las palabras que hablamos. Tenemos que entender y ser conscientes de que las personas nos están observando y viendo cómo respondemos a las cosas que suceden todos los días. 

Nuestra Iglesia, los miembros de la familia, nuestros hijos, amigos, vecinos, compañeros de trabajo y compañeros de clase están mirando todo que hacemos. ¿Qué evidencia estamos ofreciendo de nuestra profesión de fe? ¿Son nuestras respuestas y nuestro comportamiento diferente de aquellas personas que no profesan conocer a Cristo? 

¿Cómo practicamos lo que predicamos? Una forma es tener cuidado con las palabras que hablamos. Se puede determinar mucho de una persona por su comunicación verbal y aún más por las palabras que usan cuando están en dificultades, enojado, o amenazados. Santiago nos dice que la lengua es muy peligrosa; “Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno.” (Santiago 3:6) 

Más gente de la que creemos está escuchando las palabras que hablamos. ¿Entonces nuestras palabras, traen la paz y la tranquilidad a una situación o añaden más leña al fuego? Por favor entienda que las palabras que decimos deben coincidir con la persona que pretendemos ser. Si profesamos que somos seguidores de Cristo, entonces nuestras palabras deben ser un reflejo de esa relación. 

Nosotros practicamos lo que predicamos cuando vivimos nuestras vidas como reflejos de la vida de Cristo. La gente siempre debe ver un reflejo de Cristo en nosotros, dondequiera que estemos y en cualquier situación que nos enfrenta. 

Tenemos que ser conscientes de que hay tanto énfasis en la práctica de la verdad como en la enseñanza de la misma. Como Pablo escribió a los Romanos: Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas que no se ha de hurtar, ¿hurtas? 22 Tú que dices que no se ha de adulterar, ¿adulteras? Tú que abominas de los ídolos, ¿cometes sacrilegio? (Romanos 2:21-22)

Recuerde, “No hagan nada por egoísmo o vanidad… Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo también en Cristo Jesús.” (Filipenses 2:3, 5)

Posteado por: mvmspanish | agosto 7, 2016

¿DÓNDE ESTARÁ USTED EN EL DÍA DEL JUICIO?

Tribunal de Cristo vs El Gran Trono Blanco

“Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez y después de esto el juicio”.  (Hebreos 9:27)  

Hay dos partes de una sentencia definitiva en la Biblia correspondiente a cada ser humano. Uno para el creyente, los que han aceptado a Jesucristo como su Salvador y le hicieron Señor de sus vidas, y otro para el no creyente, que rechazó el Hijo de Dios.

El tribunal de Cristo se describe en 1 Corintios 3:12-15, “Si alguien edifica sobre este fundamento con oro, plata y piedras preciosas, o con madera, heno y hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta, porque el día la pondrá al descubierto, pues por el fuego será revelada. La obra de cada uno, sea la que sea, el fuego la probará. Si permanece la obra de alguno que sobreedificó, él recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quema, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.” Oro, plata y piedras preciosas se refieren a trabajos realizados para la gloria de Dios, con el motivo correcto, y en dependencia de la fuerza del Espíritu Santo.

El juicio del Tribunal de Cristo no determina la salvación. Más bien, es cuando los creyentes deben dar cuenta de sus vidas a Cristo y cuya salvación ya ha sido asegurada por la fe en Jesucristo (Juan 3:16; Romanos 10:9-10). No hay que pensar en el Tribunal de Cristo como Cristo juzgando nuestros pecados, sino como Dios recompensando de acuerdo a la forma en que vivimos nuestra vida. Romanos 14:10-12 explica: “Tú, pues ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano?, porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo, pues escrito está: ‘Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, y toda lengua confesará a Dios.’ De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí.”

En 2 Corintios 5:10, Pablo da a la iglesia de Corinto una ilustración del Tribunal de Cristo, “porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.” Pablo nos está enseñando que todos los cristianos comparecerán ante el Tribunal de Cristo. Allí, los creyentes serán recompensados de acuerdo a cuán fielmente sirvieron, obedecieron, y siguieran a Cristo.

Algunas cosas en las que seremos probablemente juzgados son:

  • Si cumplimos nuestro papel en la Gran Comisión. Mateo 28:18-20 dice: Jesús se acercó y les habló diciendo: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Y yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.” Amén.
  • Cuan victoriosos fuimos sobre el pecado. Romanos 6:1-4 nos recuerda: “¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? ¡De ninguna manera! Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?, porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.”
  • Si hemos tenido éxito en el control de nuestra lengua.  Santiago 3:1-9
  • Si el fruto del Espíritu se ha manifestado en nuestras vidas. Gálatas 5:22-23 dice: “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio.”

La Biblia menciona a los cristianos que recibieron coronas para los diversos aspectos de la vida cristiana, uno de ellos se describe en 2 Timoteo 4:8, “Por lo demás, me está reservada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.”

Otro se encuentra en Santiago 1:12: “Bienaventurado el hombre que soporta la tentación, porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida que Dios ha prometido a los que lo aman.” Hay tres más coronas que se encuentran en la Biblia. En respuesta, los creyentes echan sus coronas ante el trono del Señor diciendo: “Señor, digno eres de recibir la gloria, la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas” (Apocalipsis 4:11).

Es muy importante no confundir el Tribunal de Cristo de la sentencia del Gran Trono Blanco. El juicio del Gran Trono Blanco es un evento, ubicado en el futuro después del milenio, para todas las personas que han rechazado la llamada de Dios a la salvación. Toda persona que haya vivido sobre la tierra y se ha negado a aceptar el camino de Dios para la redención del pecado, estará ante su Creador en este momento, y reconocerá que Él es Dios y que Jesucristo es el Señor.

Apocalipsis 20:11-15 describe este juicio: “Vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en Él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo y ningún lugar se halló ya para ellos. Y vi los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios. Los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida. Y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. El mar entregó los muertos que había en él, y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos, y fueron juzgados cada uno según sus obras. La muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Ésta es la muerte segunda. El que no se halló inscrito en el libro de la vida, fue lanzado al lago de fuego.”

Ante el Gran Trono Blanco es donde aquellos que murieron como incrédulos son juzgados y condenados. Cada uno será lanzado al lago de fuego, lo que será su lugar de tormento a través de la eternidad. (Lea Marcos 9:43-48)

La Biblia presenta claramente dos opciones para la ETERNIDAD. Por lo tanto, tenemos que recordar que estamos a sólo un latido del corazón lejos de que nuestra elección sea una realidad.

En Apocalipsis 22:12, Jesucristo declara: “¡Vengo pronto!, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra”

ENTONCES, ¿DÓNDE ESTARÁ USTED EN EL DÍA DEL JUICIO?

RECUERDE QUE USTED ESTÁ A SÓLO UN LATIDO DE CORAZÓN DE LA ETERNIDAD

Posteado por: mvmspanish | agosto 4, 2016

CÓMO GANAR BATALLAS ESPIRITUALES – 1 Corintios 16:13-14

1 Corintios 16 vs 13-14 (S)

Manténganse alerta; permanezcan firmes en la fe; sean valientes y fuertes. 14 Hagan todo con amor. 1 Corintios 16:13-14 

Todos los días hay una guerra en curso a nuestro alrededor, y muchos de los participantes en esta guerra son invisibles, pero sin duda nosotros somos capaces de ver muchos de los resultados. 

Los hogares están siendo destruidos. Las personas se ven atrapadas en la servidumbre del pecado, y no pueden liberarse. Muchos niños pueden citar las palabras de un cantante de música rap, pero no pueden citar algo que Jesús dijo. Muchas almas están encarceladas y condenadas a la destrucción eterna y por desgracia la lista sigue y no tiene fin. 

A través de la carta de Pablo a los Corintios, esta nos dice que debemos estar alerta, estar firmes en la fe, ser valiente y ser fuerte. 

Sin embargo tenemos enemigos espirituales que tenemos que luchar, aun así, el amor debe caracterizar a todo lo que hacemos. Estos dos versos no son contradictorios, porque también leemos lo que Pablo escribió a los romanos: “No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien” (Versículo 12:21). 

El significado de estar alerta también significa estar vigilante. Tenemos que estar espiritualmente alerta, ya que Jesús dijo que debemos velar y orar. La palabra traducida “alerta” significa “que tiene el estado de alerta de un vigilante.” Un vigilante nocturno debe ser aún más vigilante que un guardia diurno. Durante el día, el peligro a menudo se pueden observar desde la distancia. Pero en la noche todo es diferente. Un vigilante nocturno debe utilizar otros sentidos que la vista para detectar el peligro. Él está a menudo solo en la oscuridad y sin las defensas que de otro modo emplearía. Puede ser que no haya indicación de un ataque enemigo hasta que suceda, entonces él debe estar híper-vigilante, sospechando algo que podría suceder en cualquier momento. Ese es el tipo de vigilancia de que Jesús habló. Jesús nos advirtió que estamos demasiadamente y fácilmente distraídos por el físico y seremos atrapados por sorpresa si no estamos continuamente en la disciplina de estar alerta. 

¿Cómo deben los cristianos mantenerse firmes en su fe? Las dos cosas que podemos hacer para ser fieles a Cristo son de vivir de acuerdo con Su Palabra y crecer en nuestro conocimiento de Él. Cristo dijo: “Hagan brillar su luz delante de todos…” (Mateo 5:16). Esto significa que debemos vivir y actuar de una manera que es compatible con el Evangelio. Primera de Pedro 3:15-16 dice: “Más bien, honren en su corazón a Cristo como Señor. Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes. 16 Pero háganlo con gentileza y respeto…” Tenemos que vivir y enseñar como Cristo lo haría y dejar que Él se encargue del resto. 

La siguiente palabra es ser valiente. La palabra “valor” traducido del griego significa literalmente “audacia y confianza.” Por lo tanto, cuando Dios nos manda a no temer, a tener buen ánimo, y tener coraje, Él siempre está al mando contra el miedo o temor, que es lo contrario de valentía. 

Como cristianos, debemos ser fuertes en el gran poder de Dios. Esto significa que nuestra fuerza no es la nuestra; que no es humana. Nuestra fuerza no es del mundo, pero nuestra fuerza se encuentra en Cristo a través de nuestra relación íntima con Él, como Pablo nos dice: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13). En otras palabras, no hay ninguna otra fuente que da al hombre la fuerza para vencer al mundo con sus pruebas, las tentaciones y la muerte. Es a través de la sumisión al poder de Dios que podemos superar el poder de Satanás, “Así que sométanse a Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes” (Santiago 4:7). Es por primero alinearnos con el poder de Dios, y nuestra sumisión total a Él, que somos capaces de soportar el engaño de Satanás: “Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor. 11 Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo.” (Efesios 6:10-11) 

La Biblia dice que debemos amar a los demás como Dios nos ama. Debemos amar a la familia de Dios (1 Pedro 2:17). Debemos amar a nuestros enemigos, es decir, debemos buscar activamente lo que es mejor para ellos (Mateo 5:44). Los maridos deben amar a sus esposas como Cristo ama a la iglesia (Efesios 5:25). Cuando mostramos la benevolencia y el amor desinteresado, reflejamos el amor de Dios a un mundo perdido y moribundo. “Nosotros amamos porque El nos amó primero.” (1 Juan 4:19) 

En resumen, para ganar las batallas espirituales debemos confiar en el poder de Dios y no en lo nuestro. Debemos poner toda la armadura de Dios, usar el poder de las Escrituras y orar con la determinación y la santidad, haciendo nuestra petición a Dios. Debemos estar firmes en la fe (Efesios 6:13-14); sometiéndonos a Dios y resistiendo las obras del diablo (Santiago 4:7), sabiendo que el Señor de los ejércitos es nuestro protector. “Sólo él es mi roca y mi salvación; él es mi protector. ¡Jamás habré de caer!” (Salmo 62:2)

 

Older Posts »

Categorías