Posteado por: mvmspanish | agosto 1, 2019

UN ENTENDIMIENTO BÍBLICO DE LOS ÁNGELES – Job 38:4-7

Primero, la Biblia nos dice que los ángeles existieron antes de que Dios creara algo en el universo, como aprendemos de la conversación que tuvo con Job. ¿Dónde estabas cuando puse las bases de la tierra? ¡Dímelo, si de veras sabes tanto! ¡Seguramente sabes quién estableció sus dimensiones y quién tendió sobre ella la cinta de medir! ¿Sobre qué están puestos sus cimientos, o quién puso su piedra angular mientras cantaban a coro las estrellas matutinas y todos los ángeles gritaban de alegría? (Job 38:4-7)

Segundo, debemos entender que el número de ángeles es insondable y el apóstol Juan nos da un vistazo de su multitud en Apocalipsis 5:11, cuando miró y la voz de muchos ángeles alrededor del trono… El número de ellos era miríadas de miríadas, y millares de millares; y el libro de Hebreos habla de “sus miríadas de ángeles que significan números incalculables, Hebreos 12:22.

Dios creó a los ángeles para muchos propósitos, incluso para guiarnos, protegernos y animarnos. Los ángeles son siervos de Dios, enviados por Él al mundo para servir a Su voluntad. Sin embargo, uno de los papeles más importantes de los ángeles es alabar y glorificar a Dios.

Lucas 2:13-14 nos dice que, de repente apareció una multitud de ángeles del cielo, que alababan a Dios y decían: “Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los que gozan de su buena voluntad.

Apocalipsis 4:8 dice: “Día y noche nunca dejan de decir: ‘Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era y que es y que ha de venir.‘”

En Apocalipsis 5:11-12 leemos: “Entonces miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono…. El número de ellos era miríadas de miríadas, y millares de millares, que decían a gran voz: “El Cordero que fue inmolado es digno de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, el honor, la gloria y la alabanza.”

Y en Apocalipsis 7:11-12, vemos dónde: Todos los ángeles estaban de pie alrededor del trono y alrededor de los ancianos y de los cuatro seres vivientes. Estos cayeron sobre sus rostros delante del trono y adoraron a Dios, diciendo: “¡Amén! La bendición, la gloria, la sabiduría, la acción de gracias, el honor, el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén.”

Los ángeles son seres espirituales creados (Nehemías 9:6 y Hebreos 1:14); sin embargo, la Biblia enseña claramente que pueden tomar forma humana y aparecer ante las personas. En el Antiguo Testamento hay apariciones registradas de ángeles a Abraham, Agar, Lot, Jacob, Moisés, Josué, Gedeón, David, Daniel y muchos otros. El Nuevo Testamento comienza con toda una serie de apariciones angélicas relacionadas con el nacimiento del Mesías. Después de la muerte de Jesús, los ángeles aparecieron en Su tumba y en Su ascensión. Pedro, Juan, Felipe y Pablo tuvieron encuentros angélicos en sus ministerios.

Cuando los ángeles asumen la forma humana, aparecen como cualquier persona normal (Génesis 18:1-2 y Génesis 19:1-2), y cuando se manifiestan en su forma espiritual, tienden a aparecer tan brillantes como un relámpago, y sus vestiduras son tan blancas como la nieve (Mateo 28:1-4).

En sus apariciones bíblicas, los ángeles siempre se manifiestan como hombres. No hay mención de que tengan alas. La idea de que los ángeles tienen alas está arraigada en la descripción bíblica de algunos seres angelicales especiales llamados serafines y querubines que residen en la sala del trono de Dios en el cielo. Se describe que los serafines tienen seis alas en Isaías 6:2, y los querubines se representan con cuatro alas en Ezequiel 1:5-6.

Los ángeles no se casan ni procrean como se indica en Mateo 22:30 y Lucas 20:36 nos dice que no envejecen ni están sujetos a la muerte.

Mientras que todos los ángeles en el principio fueron creados santos y sin pecado, y Satanás fue originalmente uno de los más gloriosos ángeles de Dios, “lleno de sabiduría y perfecto en belleza” (Ezequiel 28:12); su corazón se enorgulleció por su belleza (Ezequiel 28:17), y su orgullo lo motivó a tratar de tomar el trono de Dios (Isaías 14:12-14). Debido a su rebelión, fue expulsado del cielo, a la tierra, y un tercio de los ángeles fueron expulsados juntamente ​​con él porque se unieron a su rebelión (Apocalipsis 12:4).

La Biblia no nos dice cuándo tuvo lugar esta revuelta, pero fue muy probable que ocurriera después del final de la semana de la creación, porque al final de esa semana, Dios declaró que toda Su creación era “buena” (Génesis 1:31).

Mientras Dios obra a través de los ángeles, sin embargo, es Dios quien toma la decisión de dirigir a un ángel para que haga Su voluntad, y no es la decisión de un ángel actuar independientemente de Dios, por lo tanto:

Los ángeles llevan a cabo el juicio de Dios. Con el poder que Dios les ha dado, logran todo lo que Dios les envía a hacer. En el libro de Apocalipsis, los vemos como agentes vitales para derramar los terribles juicios de la Tribulación, e incluso en la batalla contra Satanás y sus ángeles malvados para evitar que accedan al cielo, confinándolos al reino de la tierra en previsión del cautiverio y derrota final de Satanás, como se describe en Apocalipsis 12 y 20.

Fueron enviados para destruir a Sodoma y Gomorra (Génesis 19:12-15). Un ángel del Señor mató a 185,000 soldados asirios en una noche para evitar que atacaran a Jerusalén (2 Reyes 19:35). El Salmo 78:49 habla de un “grupo de ángeles destructores” que fue enviado para atormentar a los judíos en el desierto cuando se rebelaron contra Dios. El Nuevo Testamento deja en claro que Dios ejecutará Sus juicios de los tiempos del fin en las naciones a través de los ángeles (Mateo 13:49-50 y Judas 14-15).

Los ángeles separarán el trigo de la cizaña (el salvado de los perdidos) en el juicio final, como Mateo 13:38-42 nos dice: “… El Hijo del Hombre enviará a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que son piedra de tropiezo y a los que hacen iniquidad… “

Los ángeles protegen al pueblo de Dios. El Salmo 91:11-12 dice: El dará órdenes a sus ángeles acerca de ti, para que te guarden en todos tus caminos. En sus manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra. Y en Mateo 18:10, Cristo hizo una declaración con respecto a los niños pequeños cuando dijo: Mirad que no despreciéis a uno de estos pequeñitos, porque os digo que sus ángeles en los cielos contemplan siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos, que es una referencia probable a un ángel guardián.

También vemos al Ángel del Señor protegiendo a los tres hebreos en el horno (capítulo 3 de Daniel), y vigilando a Daniel en el foso de los leones (capítulo 6 de Daniel).

Los ángeles proveen. Y fueron enviados por Dios para proporcionar sustento al Señor al final de sus cuarenta días en el desierto (Mateo 4:11); y un ángel proporcionó pan y agua a Elías (1 Reyes 19:5-6).

Los ángeles rescatan a los creyentes. En Hechos 5:19, el ángel rescata a Pedro y Juan de la prisión y en Hechos 12:3-19 leemos que el rey Herodes encarceló a Pedro, pero la noche antes de su juicio se le apareció un ángel. Y  el ángel tocó a Pedro en el costado, y lo despertó diciendo: Levántate pronto. Y las cadenas cayeron de sus manos. . . Y saliendo, lo seguía, y no sabía que lo que hacía el ángel era de verdad, sino que creía ver una visión. Cuando habían pasado la primera y la segunda guardia, llegaron a la puerta de hierro que conduce a la ciudad, la cual se les abrió por sí misma; y salieron y siguieron por una calle, y enseguida el ángel se apartó de él. Cuando Pedro volvió en sí, dijo: Ahora sé en verdad que el Señor ha enviado a su ángel, y me ha rescatado de la mano de Herodes y de todo lo que esperaba el pueblo de los judíos.”

Los ángeles aconsejan y consuelan. Como vemos al ángel reconfortando a Agar después de que ella huyó de Sarai. “El ángel del Señor la encontró junto a una fuente de agua en el desierto, junto a la fuente en el camino de Shur, y le dijo: Agar, sierva de Sarai, ¿de dónde has venido y a dónde vas? Y ella le respondió: Huyo de la presencia de mi señora Sarai. Y el ángel del Señor le dijo: Vuelve a tu señora y sométete a su autoridad. El ángel del Señor añadió: Multiplicaré de tal manera tu descendencia que no se podrá contar por su multitud” (Génesis 16:7-10).

Los ángeles tienen su propósito en el reino de nuestro Padre; sin embargo, cuando estudiamos cuidadosamente sobre los ángeles, encontramos una advertencia muy seria en el último libro y capítulo de la Biblia. Juan escribe: Yo, Juan, soy el que oyó y vio estas cosas. Y cuando oí y vi, me postré para adorar a los pies del ángel que me mostró estas cosas. Y me dijo: No hagas eso; yo soy consiervo tuyo y de tus hermanos los profetas y de los que guardan las palabras de este libro. Adora a Dios (Apocalipsis 22:8-9).

Los ángeles son poderosos y asombrosos de muchas maneras, pero, como nosotros, solo son criaturas y servidores del Dios vivo que solo merece nuestra adoración.

Necesitamos recordar que la iglesia en Colosos había sido penetrada por falsos maestros que enseñaban una falsa humildad y la adoración de los ángeles, afirmando visiones místicas especiales por medio de visiones en relación con su adoración de los ángeles; por lo tanto, la Biblia dice: “No permitas que nadie os defraude de vuestro premio deleitándose en la humillación de sí mismo y en la adoración de los ángeles, basándose en las visiones que ha visto, hinchado sin causa por su mente carnal(Colosenses 2:18). Esto fue demoníaco porque usurpaba el lugar preeminente y la suficiencia de Cristo como Salvador y Señor. La afirmación era que Jesucristo no es suficiente para la salvación y la espiritualidad; lo que necesitas es adorar a los ángeles. Esto es extremadamente peligroso, así que ten cuidado, porque Lucifer fue originalmente uno de los más gloriosos ángeles de Dios, “lleno de sabiduría y perfecto en belleza”, y ahora ronda como león rugiente, buscando a quién devorar” (1 Pedro 5:8).

*******


Responses

  1. 4.¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria,
    Y el hijo del hombre, para que lo visites?

    5. Le has hecho poco menor que los ángeles,
    Y lo coronaste de gloria y de honra.

    6 Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos;
    Todo lo pusiste debajo de sus pies. (salmo 8;4-6);

    !oh cuan grande es nuestro DIOS!; que nos revela su eterno amor. Tu bendita PALABRA que es ESPÍRITU Y VIDA nos habla en este mensaje; que hay un ejército de ángeles para cumplir sus propósitos y voluntades, cuidando de sus hijos. Pertenecer a su Reino debe llenar a sus hijos de un corazón agradecido y en nuestra boca de haber constante alabanza. Gracias PADRE CELESTIAL; todo HONOR Y GLORIA por los siglos de los siglos.

    • Muchas gracias M Rivera por compartir con nosotros. Que Dios te siga bendiciendo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: