Posteado por: mvmspanish | septiembre 6, 2018

LA ADVERTENCIA DE DIOS SOBRE AÑADIR O QUITAR DE LAS ESCRITURAS – Apocalipsis 22:18-19

Yo testifico a todos los que oyen las palabras de la profecía de este libro: si alguien añade a ellas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguien quita de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa descritos en este libro. (Apocalipsis 22:18-19)

Esta seria advertencia en el último capítulo de la Biblia fue dada por el glorificado Señor Jesús mismo; por lo tanto, debe tomarse muy en serio.

Aunque la advertencia en Apocalipsis 22:18-19 se aplica específicamente al Libro de Apocalipsis, su principio debe aplicarse a toda la Palabra revelada de Dios. Debemos tener cuidado de manejar la Biblia con reverencia para no distorsionar su mensaje.


Moisés dio una advertencia similar en Deuteronomio 4:1-2, donde advirtió a los israelitas que debían escuchar y obedecer los mandamientos del Señor, sin agregar ni quitar de Su Palabra revelada. Proverbios 30:5-6 contiene una advertencia similar a cualquiera que agregue algo a las palabras de Dios: será reprendido y se demostrará que es un mentiroso.
En el Salmo 119:89 leemos que la palabra de Dios está establecida para siempre en el cielo. A lo largo de la historia, se transmitió gradualmente a los hombres en la Tierra a través de profetas llamados por Dios, y 2 Timoteo 3:16 declara que: Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia. Las palabras de Dios son una extensión de Dios mismo que son inspiradas por Dios, que ofrecen sabiduría perfecta para la vida y la información necesaria para encontrar la vida eterna en Jesucristo (Juan 3:16; Efesios 2:8-9).

Hebreos 4:12 nos recuerda: “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón.” Necesitamos entender que ya sea que los hombres lo crean o no, la Biblia es la inerrante Palabra de Dios. En Hebreos 1:1 leemos que: Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras a los padres por los profetas. Ellos fueron los que Dios escogió para escribir Sus enseñanzas y mandamientos para Su pueblo y para nosotros.

Este testimonio y advertencia final de Cristo a aquellos que profesan ser Sus seguidores es un mandato claro para no agregar (Apocalipsis 22:18) o quitar de las “palabras” inspiradas de la Biblia. Hay muchas personas en los diversos cultos que siguen a algún líder que piensa que han recibido alguna nueva palabra inspirada de Dios. Eso es muy imprudente; sin embargo, hay muchos falsos profetas, es decir, sacerdotes, pastores, evangelistas, misioneros, etc., en denominaciones que presuntuosamente eligen o explican los versículos de la Biblia que consideran anticientíficos u ofensivos de alguna manera. Eso es muy peligroso y muy tonto, para aquellos cuyos nombres no se encuentran “en el libro de la vida” pues serán “arrojados al lago de fuego” (Apocalipsis 20:15).

Es cierto que dos cristianos pueden interpretar ciertos pasajes de diferentes maneras. Pero no estarán demasiado lejos si creen que la Biblia es la Palabra de Dios inspirada e inerrante, especialmente si realmente creen que Dios puede decir lo que quiere decir. Los autores de la Biblia ocasionalmente usan lenguaje figurativo, por supuesto, en cuyo caso cualquier símbolo generalmente se explica en contexto. Cuando el escritor claramente intenta ser entendido literalmente, como en el primer capítulo de Génesis, por ejemplo, es peligroso imponer algún significado metafórico en el pasaje debido a consideraciones externas. Esto parece ser lo que Pablo llamó “adulterando la palabra de Dios con engaño” (2 Corintios 4:2).

Por lo tanto, esta advertencia se da específicamente a aquellos que distorsionan el mensaje del Libro de Apocalipsis. Jesús mismo es el Autor de la Revelación y el dador de la visión al apóstol Juan (Apocalipsis 1:1). Como tal, concluye el libro con una confirmación de Su testimonio de la finalidad de las profecías contenidas en Apocalipsis. Estas son Sus palabras, y advierte contra la distorsión de cualquier manera, ya sea a través de adiciones, sustracciones, falsificaciones, alteraciones o malas interpretaciones intencionales. La advertencia es explícita y terrible. Las plagas de Apocalipsis vendrán sobre cualquier persona culpable de alterar de alguna manera las revelaciones en el libro, y aquellos que se atrevan a hacerlo no tendrán parte en la vida eterna en el cielo.

 

*******

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: