Posteado por: mvmspanish | marzo 29, 2018

EL PELIGRO DE RECHAZAR EL MENSAJE DE DIOS – Oseas 4:17

“Efraín se ha unido a los ídolos; déjalo.” (Oseas 4:17) 

Efraín, queriendo decir que todo el pueblo de Israel, las 10 tribus, había sido advertido nuevamente, y de nuevo, y debido a que no prestaron atención a la advertencia, sino que rechazaron el mensaje de Dios y continuaron en su pecado, finalmente Dios fue provocado por ellos, y le dijo a su siervo Oseas: “Efraín se ha unido a los ídolos: déjalo.” Él básicamente, dijo, ya no desperdicien su energía en estas mentes apostatas, su caso se ha vuelto completamente sin esperanza; cese su trabajo, vaya a otro lugar donde los corazones serán tocados y oídos serán abiertos a la Palabra; déjalo. 

La queja de Dios contra Israel la acusó de un espíritu apóstata y de muchas iniquidades. La verdad y la lealtad habían sido reemplazadas por la mentira y la inmoralidad. La reprensión fue inútil porque fue ignorada. Israel había olvidado la ley de su Dios y, por lo tanto, fue “destruido por falta de conocimiento” (Oseas 4:6). No sólo el pueblo, sino también los sacerdotes que alentaban el pecado para su propio beneficio, serían eliminados. “El espíritu de prostitución” hizo que Israel se apartara de las leyes de Dios (Oseas 4:12). 

Nuestro Dios es paciente y lleno de misericordia, pero hay una línea que no debe cruzarse. Es peligroso suponer que Dios siempre continuará perdonando; para aquellos que se niegan a obedecer y creer, un día Él se convertirá en un “fuego consumidor” (Hebreos 12:29). 

Cada vez que usted se niega a escuchar el mensaje de misericordia, usted se fortalece en la incredulidad. Cada vez que dejas de abrir la puerta de tu corazón a Cristo, tienes menos ganas de oír Su voz y disminuye tu oportunidad de responder al último llamamiento de misericordia. Que no sea escrito de ti, como del antiguo Israel, “Efraín se une a los ídolos, déjelo.” No dejes que Cristo llore por ti como él lloró por Jerusalén, diciendo: “¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina a sus pollitos debajo de sus alas, y no quisiste! He aquí, vuestra casa se os deja desierta” (Lucas 13:34-35). 

Para aquellos que se niegan a abandonar sus malos caminos, las Escrituras contienen muchas advertencias similares.

  • “Mi Espíritu no luchará para siempre con el hombre, porque ciertamente él es carne.” (Génesis 6:3).
  • “Déjenlos; son ciegos guías de ciegos. Y si un ciego guía a otro ciego, ambos caerán en el hoyo.” (Mateo 15:14).
  • “No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen” (Mateo 7:6).
  • “Además, como despreciaron el conocimiento de Dios, él los entregó a una disposición mental reprochable, para practicar lo que no debían” (Romanos 1:28). 

El peligro para aquellos que se niegan a caminar en la luz es cuando Dios trae sobre ellos la terrible crisis de ser dejado para seguir sus propios caminos. Empiezan a tomar su propia decisión imprudente, y la conciencia se vuelve más cauterizada y la voz de Dios parece volverse cada vez más distante, y la persona queda a su propia pasión, mentiras e hipocresía. Cuando esto sucede, la persona se resiste a cualquier apelación, desprecia todo consejo, y se aparta de cada provisión hecha para su salvación. . . . El Espíritu de Dios ya no ejerce más un poder restrictivo sobre ellos, y la sentencia es aprobada, “sus obras no les permiten regresar a su Dios”. Un espíritu de prostitución está en su corazón; y no reconocen al Señor” (Oseas 5:4). Este es el proceso por el cual pasa el alma que rechaza la obra del Espíritu Santo y se niega a escuchar las advertencias de Dios, y se alejaron demasiado de Él. 

Estas deben ser palabras sobrias para cualquiera que se está rebelando, y se está encantando con brujería, idolatría, ocultismo, perversión, prostitución o cualquier forma de humanismo. Como vemos, el enemigo promete placer, comodidad, fuga y excitación. Pero lo que realmente da es una vida de esclavitud a la lujuria, la pornografía, la inmoralidad y el adulterio; una esclavitud que arruina la relación con Dios y con las personas. 

Para aquellos que no saben o no han prestado mucha atención, cometer adulterio o participar en cometer adulterio, también se refiere a la manera como la sociedad se viste de forma provocativa para fascinar el sexo opuesto, no dejando nada a la imaginación, pero ostentando y revelando todo lo que tienen. Todo lo que el espíritu de prostitución puede realmente proporcionar es la muerte. Jesús dijo: “Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón” (Mateo 5:28); y en esta generación esto vale tanto para hombres como para mujeres. 

Desafortunadamente, las personas son tan ajenas a su comportamiento, desobediencia, falta de conocimiento y sus acciones que no pueden darse cuenta de que no serán parte de una eternidad en el cielo, sino que pasarán la eternidad en el infierno separados de Dios (1 Corintios 6:9). 

En una nota positiva y esperanzadora, mientras una persona tenga cualquier inquietud de conciencia, existe la esperanza de que aún puedan recurrir al verdadero Dios de la creación; sin embargo, continuando en su curso actual es presuntuoso y mortal. Llegará el momento, quizás antes de lo que creen, cuando Dios dirá: “Déjalo.” 

Mientras leemos el libro de Oseas vemos que Dios no permitirá que el pecado quede impune, sin embargo, también habla de la misericordia de Dios (Oseas 1:10-11; 2:14-17, 2:21-23). El ferviente deseo de Dios era que Su pueblo se arrepintiera de sus pecados (Oseas 14:1). Dios quiere que todos lo sirvamos porque eso es lo que nuestros corazones realmente deberían desear hacer. Él quiere que nuestras “palabras” revelen un corazón de humildad y sujeción a Su voluntad (Oseas 14: 2). Dios desea que su pueblo lo “busque vehementemente” (Oseas 5:15) y confiese sus pecados (Oseas 14:2). 

Nada ha cambiado a través de los años. Dios todavía exige nuestro interés, humildad y sujeción (Mateo 12:33). El cristiano de hoy debe tener cuidado de no permitir que un interés en este mundo interfiera con su interés eterno en Dios. Por lo tanto, “¿Quién es sabio para que entienda esto, y prudente para que lo sepa? Porque los caminos de Jehová son rectos, y los justos andarán por ellos; mas los rebeldes caerán en ellos.” (Oseas 14:9). 

Recuerde que Dios está lleno de misericordias, pero si continuamos en rebelión contra Él, llegará un momento en que dirá: “Déjelo.”

Anuncios

Responses

  1. Gracias… Dios los Bendiga


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: