Posteado por: mvmspanish | febrero 8, 2018

NUESTRO LLAMADO CELESTIAL – 1 Corintios 15:45-49

Así también está escrito: El primer hombre, Adán, fue hecho alma viviente. El último Adán, espíritu que da vida. 46 Sin embargo, el espiritual no es primero, sino el natural; luego el espiritual. 47 El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo. 48 Como es el terrenal, así son también los que son terrenales; y como es el celestial, así son también los que son celestiales. 49 Y tal como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial. (1 Corintios 15:45-49) 

Aquí Pablo escribe acerca del primer Adán y del último Adán, Jesús; y él cita Génesis 2:7, “Entonces el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz el aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.” 

El alma y el espíritu están conectados, pero son separables (Hebreos 4:12). El alma es la esencia del ser de la humanidad; es lo que somos, mientras que el espíritu es el elemento en la humanidad que nos da la capacidad de tener una relación íntima con Dios. Siempre que se usa la palabra espíritu, se refiere a la parte inmaterial de la humanidad que “conecta” con Dios, que es Espíritu, “Dios es espíritu, y los que Lo adoran deben adorar en espíritu y en verdad” (Juan 4:24) . 

Dios mismo, sopló vida en el primer Adán, y la unión del espíritu y el cuerpo produjo otro fenómeno llamado el “alma”, la personalidad. Es la presencia de un espíritu en un cuerpo que crea el alma y permite que una persona funcione como un ser humano con mente, emoción y voluntad. Eso es lo que fue el primer Adán. 

Cuando Adán pecó, el Espíritu Santo que moraba en el espíritu humano de Adán fue retirado, y el espíritu humano estaba como muerto y sin vida. El hombre, por lo tanto, estaba gobernado por su alma, la parte más elevada de su ser, que puede sentir, tocar, probar, razonar y pensar, pero no tiene contacto con nada celestial. Está “muerto en delitos y pecados” (Efesios 2:1). Todos nacimos de esa manera. Todo ser humano cuando nace es hijo del primer Adán por naturaleza. 

Luego vino el último Adán; Jesús, un Espíritu vivificante, y como Espíritu, Él mora, por fe, en nuestro espíritu humano cuando lo recibimos y abrimos nuestra vida para obedecerlo y amarlo como nuestro Señor y Salvador. Él regenera nuestro espíritu humano, y ahora vive en nosotros y comienza a impartir vida al alma otra vez, a recapturar la mente, las emociones y la voluntad y a restablecernos bajo sujeción a Su Señorío. Entonces comenzamos a experimentar en nuestra vida, la alegría de estar una vez más en comunión con Dios que nos hizo y anhela tener una relación con nosotros, como lo fue en el comienzo antes de la caída en el Jardín del Edén. 

Como verdaderos cristianos nacidos de nuevo, estamos pasando por este mundo en nuestro viaje al hogar permanente que nos espera en el cielo (Filipenses 3:20-21). Cristo ha preparado un “lugar” para nosotros allí (Juan 14:2), y es allí donde tendremos “una herencia incorruptible, inmaculada, y que no se marchitará, reservada en los cielos para ustedes” (1 Pedro 1:4). 

En vista de un futuro tan glorioso, debemos vivir no como aquellos que son “terrenales” sino, como dice nuestro verso, como “el celestial“. De hecho, hemos sido hechos participantes del llamado celestial. “Por tanto, consideren a Jesús, el Apóstol y Sumo Sacerdote de nuestra fe” (Hebreos 3:1), porque Él nos representa incluso ahora en los lugares celestiales. Él ha ido “sino en el cielo mismo, para presentarse ahora en la presencia de Dios por nosotros”, (Hebreos 9:24), y nosotros, en efecto, ya hemos sido hechos para “sentarnos en los lugares celestiales en Cristo Jesús” (Efesios 2:6). 

Es cierto que no parezcamos ser muy celestiales ahora, en estos pobres cuerpos hechos de polvo de la tierra, pero “como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial (1 Corintios 15:49).

Sin embargo, Pablo expresa vívidamente los deseos de los verdaderos cristianos, “porque nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también ansiosamente esperamos a un Salvador, el Señor Jesucristo, el cual transformará el cuerpo de nuestro estado de humillación en conformidad al cuerpo de Su gloria, por el ejercicio del poder que tiene aun para sujetar todas las cosas a El mismo” (Filipenses 3:20-21). Y recuerde eso que “en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final. Pues la trompeta sonará y los muertos resucitarán incorruptibles, y nosotros seremos transformados” (1 Corintios 15:52). 

Los cristianos, de hecho, son un pueblo celestial con un llamamiento celestial, aun estando en la Tierra. “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo” (Efesios 1:3). 

¿Estás a camino del cielo? ¿Has abierto tu corazón a Él? ¿Has recibido al Señor Jesucristo en tu alma humana para que tengas la esperanza expresada aquí de convertirte en cuerpo, alma y espíritu, que Dios pretendió que fuiste? 

Si tiene alguna duda sobre su salvación o sobre cómo ser salvo, tenemos buenas noticias para usted. ¡Dios quiere eliminar todas tus dudas y darte certeza absoluta! Dios tiene la intención de que todos los creyentes tengan una seguridad perfecta en su relación con Él. Las siguientes Escrituras prueban esto. 

  • “Estas cosas les he escrito a ustedes que creen en el nombre del Hijo de Dios, para que sepan que tienen vida eterna” (1 Juan 5:13). 

Aquí hay Indicadores Bíblicos de Salvación: 

Los verdaderos cristianos se sienten atraídos por Dios y Jesús cuando comienzan a ver la santidad y la dignidad de Dios. 

  1. Los cristianos genuinos dan testimonio de una relación real y personal con Cristo.
  • “Y ésta es la vida eterna: que Te conozcan a Ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado” (Juan 17:3).

La verdadera salvación es mucho más que hechos de la creencia mental ‘sobre’ Dios. En realidad, es conocer a Dios en una relación personal que cambia la vida. 

  1. Las personas salvas han experimentado una genuina convicción del pecado y solo confían en Cristo para la vida eterna.
  • “Y cuando El venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio” (Juan 16:8).
  • “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y eso no de ustedes, es el regalo de Dios” (Efesios 2:8).

Nadie es salvado por el intelecto. Tampoco se puede salvar a nadie simplemente por estar en la iglesia o en torno de personas cristianas. Nadie es salvado por ser una buena persona. Debes ser persuadido personalmente del pecado y atraído a Cristo por el Espíritu Santo. Debe haber un momento en que usted oró personalmente y confió en Cristo como su Señor y Salvador. Las personas salvas pueden testificar fácilmente sobre esta realidad en sus vidas. 

  1. Un cristiano genuino posee una seguridad sobrenatural de que son salvos y perdonados de sus pecados.
  • “El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios” (Romanos 8:16).

Esto no significa que nunca tengas ninguna duda, pero sí significa que una paz prevaleciente eclipsará cualquier duda momentánea. 

  1. Los hijos de Dios exhiben un anhelo de crecimiento espiritual y un fuerte deseo de apartarse del pecado.
  • “Y todo el que tiene esta esperanza puesta en El, se purifica, así como El es puro” (1 Juan 3:3).
  • “Ninguno que es nacido de Dios practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él. No puede pecar, porque es nacido de Dios” (1 Juan 3:9).

La Biblia describe la salvación como una experiencia que cambia la vida. En pocas palabras, si alguien puede vivir consistentemente en pecado sin una profunda tristeza, no es salva. Por el contrario, cuando las personas salvas cometen un pecado voluntario, se sienten completamente miserables. 

  1. Los cristianos genuinos perciben la presencia de Dios y escuchan Su voz en sus vidas.
  • “Mis ovejas oyen mi voz y yo las conozco, y ellas me siguen” (Juan 10:27).

Debido a que la salvación es una relación personal, los verdaderos creyentes experimentan regularmente la voz de Cristo en su vida. Si Dios nunca le habla a su corazón, tiene razones para preocuparse profundamente. Si no deseas orar y la Biblia tiene poco sentido para ti, es muy posible que no conozcas al Salvador. 

  1. Los cristianos verdaderos tienen un amor por la iglesia y el pueblo de Dios.
  • “Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida porque amamos a los hermanos. El que no ama permanece en muerte” (1 Juan 3:14).

Quizás la mejor marca de una persona salva es un espíritu amoroso y compasivo. Si consistentemente careces de cualquier deseo de adorar y estar con el pueblo de Dios, hay una fuerte razón para cuestionar tu salvación (1 Juan 2:19). 

  1. La mayoría de las personas salvadas pueden describir un “antes y un después” en términos de su salvación.
  • “Si alguno está en Cristo, nueva criatura (nueva creación) es; las cosas viejas pasaron, ahora han sido hechas nuevas” (2 Corintios 5:17).

Nacer de nuevo es la transformación más poderosa en la experiencia humana. En pocas palabras, es muy dudoso que las cosas viejas puedan pasar y todas las cosas se vuelvan nuevas y usted ¡no lo sepa! 

Por favor, sepa que aunque no lo conocemos personalmente, Dios te conoce y estamos orando por usted.

Anuncios

Responses

  1. Es magnífico sentir que ahora SÍ me estoy acercando a Dios; que no quiero ser más un ser terrenal con un espíritu meramente humano sino convertirme en un hombre profundamente en Amor a Dios y a su Misericordioso hjio Jesús.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: