Posteado por: mvmspanish | agosto 30, 2017

ADVERTENCIAS DE PABLO PARA LOS ÚLTIMOS DÍAS – 2 Timoteo 3:1-4

También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios. (2 Timoteo 3:1-4) 

Observando a las personas y la juventud de hoy, y considerando el lado oscuro de su cautivación con la tecnología y medios digitales, podemos preguntarnos si estamos llegando cerca de la generación que Pablo describe en estos versículos. En realidad, debemos preguntar – ¿ya estamos allí? 

El crecimiento de la tecnología que está causando cambios rápidos en nuestra cultura podría haber sido un tema abordado por Jesús hace miles de años, cuando habló con sus discípulos sobre señales del fin de los tiempos (Mateo 24:15, Apocalipsis 13:14). En Marcos 13:12, Él también profetizó sobre un momento en que los hijos se rebelarán contra sus padres, hasta el punto de causar la muerte. 

El mensaje de Pablo fue que Dios es Soberano; dando la advertencia a una generación futura del crecimiento del conocimiento, de la ciencia y de la tecnología por venir. 

Habrá gente amadores de sí mismos, estas personas estarán llenas de egoísmo. El amor propio es orgullo y es la raíz de toda maldad. Es un desprecio total por Dios. Está bien si amamos a nosotros mismos como la creación de Dios, pero esta escritura está hablando de personas que aman sus estilos de vida pecaminosos y, en verdad, están venerándose a sí mismos, en vez de adorar humildemente a nuestro Creador y Dios Todo-Poderoso. 

Nunca en la historia de la humanidad, la sociedad ha estado tan motivada por la auto-gratificación. Esta es la generación de “lo que hay para mí”; ya sea en el trabajo, en la iglesia o dondequiera que la oportunidad pueda presentarse. 

La gente estará llena de avaricia y serán “amantes del dinero”. El rechazo de negarse a sí mismo ya ha aumentado una deuda enorme a nuestra sociedad. Los cristianos lamentan que ellos “no pueden dar” diezmos a la iglesia o dar a las misiones. La razón es que ellos son amantes de sí mismos y del dinero, y compran demasiadas cosas con crédito que ni siquiera pueden pagar. 

La gente será vanagloriosa, soberbia, blasfema. Son autosuficientes y arrogantes, no necesitan a nadie y especialmente no necesitan a Dios en su vida. 

Las personas serán desobedientes a los padres, serán ingratos, impíos y no se molestarán con las cosas de Dios. El Señor reveló a Pablo un futuro, cuando la unidad familiar se desmoronaría. 

Mirando hacia el futuro, el apóstol Pablo escribió sobre los días en que una generación como zombis crecería para ser absorbida por sí misma, sin cariño natural y despreciable con los padres. Él advirtió sobre “tiempos peligrosos” en los últimos días. 

La desagregación de la disciplina en la familia, el comportamiento ingrato de niños malcriados e indisciplinados que inevitablemente siguen, y la gran maldad que inevitablemente deriva de tales condiciones son características de la historia actual de nuestro tiempo. 

Pablo continúa con el colapso total de la sociedad: La gente será sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios.

Finalmente, no habrá reglas, ni absolutos morales, ni restricciones de ningún tipo. Cada hombre hace lo que es justo en sus propios ojos, y ¡ay de la persona que se atreve a cuestionar su “elección de estilo de vida”!

La enseñanza de Pablo es que la intensificación y la proliferación de estas cosas marcarán la apostasía final. 

¿Cuál debe ser nuestra respuesta mientras leemos y consideramos estos versículos? Darse cuenta de que nuestro tiempo es corto. ¡Lo que hacemos por Cristo debe ser hecho ahora! No podemos descansar y pensar que tenemos mucho tiempo. Estamos viviendo en tiempos peligrosos. La gente está atada al pecado y necesitamos enseñar a aquellos que quieren oír acerca de Jesús antes de que sea demasiado tarde. 

Pablo nos desafía a ser sabios y no ser orgullosos y rebeldes… pero entendiendo los tiempos… aprovechar al máximo y hacer todo lo posible para llevar a la gente a un conocimiento salvador de Cristo. Entonces, ¿qué podemos hacer? 

Mirando hacia el resto de este capítulo, Pablo advierte a Timoteo para vivir una vida piadosa en medio de un mundo oscurecido. ¡Debemos ser luz! Debemos resplandecer para que otros puedan ver nuestras buenas obras y glorificar a Dios. 

Los padres preocupados deberían mirar la sabiduría divina del rey Salomón, que enseña sobre la influencia que tienen en la formación de las vidas de sus hijos, especialmente de aquellos que aún viven en casa. En estos primeros años, los padres todavía tienen el poder de dictar la relación del niño con la tecnología y la frecuencia con que puede y cómo debe ser usada. 

Recuerda: “Enseña al niño el camino en que debe andar, y aun cuando sea viejo no se apartará de él.” (Proverbios 22:6)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: