Posteado por: mvmspanish | marzo 16, 2017

HONRANDO A DIOS EN SU RELACIONAMENTO – 2 Corintios 6:14

“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?” (2 Corintios 6:14) 

¿Qué significa ser un yugo desigual y qué tipo de guía debo tener? 

El concepto de “yugo” le da la clave. El yugo era una pieza de madera y se utilizaba para sujetar los bueyes al carro de granja o al arado.Pablo está diciendo que los creyentes no deben estar unidos con los incrédulos. Y compara el creyente y el no creyente como una asociación entre la justicia y la injusticia. Y continúa diciendo que la luz y la oscuridad no tienen compañerismo. En los siguientes versículos Pablo hace la pregunta: ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? 16 ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente. (2 Corintios 6:15-16)

El punto es que si usted está en el mismo yugo, tirando el arado por la misma zanja, es decir, si usted está trabajando lado a lado en el mismo proyecto y tiene asociación con un incrédulo…tienes un problema. 

En una relación de noviazgo puedes preguntarte qué camino honra al Señor. Pregúntese objetivamente; ¿Existe acuerdo en la fe, la familia y valores mutuos en esta relación? Donde se hacen preguntas sinceras, las parejas se conocen mejor, discuten temas de fe y familia y se preparan para una relación que tiene éxito y complace a Dios. 

El noviazgo sabio espera lo mejor de Dios y no es repentinamente herido por los sentimientos superficiales, sabiendo que si se enamoran de alguien que no practica la fe en Jesucristo, las probabilidades de una relación exitosa a largo plazo son extremadamente bajas y probablemente inexistentes. 

Ya es bastante difícil de trabajar a través de las diferencias de personalidad, diferentes orígenes de la familia sin añadir el desacuerdo sobre la cuestión fundamental de la fe en Dios y la obediencia a Él. 

Usted debe comenzar con la creencia en Jesucristo y el amor por Él como su punto de partida para estar juntos en una relación de noviazgo, y cuando lo hace, usted tiene una buena base para empezar a construir. 

Las relaciones de cristianos comprometidos no son perfectas, pero perseveran porque tienen un objetivo común de honrar al Señor Jesucristo. 

Tenga cuidado de no dejar que el sentimiento de “estar enamorado” oscurezca la realidad de que la otra persona sea un verdadero cristiano. 

Las emociones pueden acelerar la mala toma de decisiones, si no son moderadas por la sabiduría y la responsabilidad. Esta es la razón por la cual los jóvenes sabios llevan a cabo la sabiduría y el consejo de sus padres y siguen la palabra de Dios. Elegir a tener una novia o novio no es como comprar espontáneamente lo que está a la venta; es un proceso prudente que implica la oración. 

Es mucho mejor parar una relación imprudente en sus etapas iniciales, que después tener que desentrañar una compleja red de emociones y posibles indiscreciones físicas. Sea prudente y salga en grupos; no estén juntos solos en situaciones comprometedoras. 

Por último, el noviazgo sabio honra al Señor honrando su cuerpo con pureza. El amor verdadero no se prueba en la intimidad sexual, porque “el amor es paciente” (1 Corintios 13: 3). Cuando esperas hasta el día de tu boda; estarás honrando tu matrimonio y el Señor. 

Si usted enfoca su energía y entusiasmo en el crecimiento espiritual, no tendrá remordimientos. El noviazgo sabio reconoce por medio de la oración un objetivo mayor que se ha propuesto en Cristo. 

La Biblia también dice: “No se dejen engañar: ‘Las malas compañías corrompen las buenas costumbres’”. (1 Corintios 15:33). Tener cualquier tipo de relación íntima con un incrédulo puede convertirse rápidamente en algo que es un obstáculo para su caminar con Cristo. 

Sí, estamos llamados a evangelizar a los perdidos, pero no ser íntimo con ellos. No hay nada de malo en tener una buena amistad con los incrédulos, pero eso es todo lo que debería ser. Si estuvieras saliendo con un incrédulo, ¿cuál sería honestamente su prioridad, romance o ganar un alma para Cristo? Si estuvieras casado con un incrédulo, ¿cómo cultivarían una intimidad espiritual en tu matrimonio? ¿Cómo podría construirse y mantenerse un matrimonio de calidad si no están de acuerdo con el tema más crucial del universo; el Señor Jesucristo? 

Tenga en cuenta que la decisión más importante en la vida es si serviremos a Dios o al diablo. 

La segunda decisión más importante en la vida es con quién nos vamos a casar. Un buen matrimonio puede traer felicidad, alegría, seguridad, verdadera amistad, compañerismo y honor a Dios. El compañero de matrimonio incorrecto puede literalmente destruir nuestra vida y traer nada más que miseria, pobreza, estrés, deshonra y podría incluso destruir nuestra salud. 

El matrimonio es un contrato de pacto de por vida entre Dios, un esposo y una esposa. Dios odia el divorcio, así que no te cases con alguien que no planeas a vivir con, por toda tu vida, Malaquías 2:16.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: