Posteado por: mvmspanish | enero 12, 2017

EL CAMINO DE LA FE – Isaías 41:8-13

isaias-41-vs-8-13-s

Introducción: Incluso en tiempos difíciles, los seguidores de Jesucristo pueden optar por caminar en la fe y no en el miedo. Nuestra relación con el Señor nos da la capacidad para hacer frente a las dificultades con confianza en Su provisión y cuidado. Como hijos de Dios, podemos descansar en la promesa del Padre que Él suplirá todas nuestras necesidades. “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” (Filipenses 4:19) 

I. El miedo no encaja cuando somos hijos de Dios.  

  • El Señor dice: “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré a, seguramente te sustentaré con la diestra de mi justicia” (Isaías 41:10).  
  • Un espíritu temeroso no es de Dios como 2 Timoteo 1:7 declara: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” Si la ansiedad le impide de descansar en la noche o dificulta su obediencia, no está demostrando confianza en el Señor. La fe genuina y el miedo abrumador son incompatibles. 

II. El miedo afecta a una persona de muchas maneras diferentes. Como: 

Provoca confusión. Una persona temerosa tendrá dificultad de pensar con claridad.Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas.” (Proverbios 3:5-6)

  • Contribuye a la indecisión. Cuando alguien tiene miedo de cometer un error, él o ella a menudo retrasan tomar cualquier decisión en absoluto.  
  • Nos impide de cumplir la voluntad de Dios. Una persona temerosa pierde oportunidades porque él o ella esperan fracasar.  
  • Hace daños a la confianza. Gente asustada puede parecer insegura e incompetente porque dudan de su capacidad para tener éxito.  
  • Afecta a nuestras relaciones. Nos lleva a hacer errores muy malos, costosos e incluso desastrosos.  
  • Puede dar lugar a un intenso pánico 
  • A veces lleva a la gente al abuso de drogas o alcohol 

III. Dios no quiere que caminemos en el miedo.  

Jesús aseguró a Sus seguidores que ellos no tienen que preocuparse por la comida, la bebida y la ropa – No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? 32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. 33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”  (Mateo 6:31-33) 

  • Temer a Dios no significa estar acobardados por el terror. En su lugar, significa que hemos de respetar, obedecer, reverenciar a Dios y permanecer en el temor de Dios. Sólo aquellos que no han recibido a Cristo o caminan en rebelión deliberada contra Él tiene una razón legítima para temer a Dios.  

IV. ¿Cuál es el camino de la fe?  

  • Centrarse en el Señor, no en la fuente de sus miedos. En vez de pensar en sus problemas, elegir a pensar en la soberanía absoluta de Dios sobre todas las cosas (Salmo 103:19).  

Si usted y yo estamos viviendo vidas piadosas, el Señor hará que todo funcione para nuestro bien –  Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” (Romanos 8:28)  

Las decepciones pueden venir, pero ellos no tienen que desalentar o derrotarnos. 

Encare los momentos de duda y miedo haciendo las siguientes preguntas.  

  1. ¿De donde se originaran estas dudas? Porque Dios dice que Él no nos ha dado un espíritu de temor, sabemos que no pueden ser de Él.  
  2. ¿Me ha fallado alguna vez Dios en el pasado? Usted puede estar enfrentando una situación difícil, pero debes recordar las muchas veces en que el Señor proveyó para usted.
  3. ¿No dicen las Escrituras que el Padre provea todas mis necesidades? El Señor promete proveer para su pueblo – “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” (Filipenses 4:19)
  4. ¿Porque debo imaginar que estoy por mi cuenta cuando trato de hacer lo que Dios exige? Tú y yo podemos tener el poder, provisión y guía del Espíritu Santo, así como los cristianos del Nuevo Testamento lo tuvieron – “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.” (Hechos 1:8)
  5. ¿Él promete estar conmigo en todo momento? Si usted ha confiado en Jesús como su Salvador personal, usted nunca estará solo de nuevo. Cristo prometió que no dejaría ni te abandonará (Hebreos 13:5).
  6. ¿Es cualquier cosa imposible para Dios? No. Exprese su confianza con audacia y confianza en el Señor.
  7. ¿Es esto una encrucijada, donde mi incredulidad me podría costar una vida de arrepentimiento? Cuando te enfrentas a decisiones importantes, tenga especial cuidado para actuar en fe en lugar del miedo.

Leer y memorizar la Palabra de Dios. Los creyentes son constantemente bombardeados con mentiras mundanas que distorsionan su perspectiva y contribuyen a la ansiedad.

Es por eso que debemos constantemente renovar nuestras mentes con la Palabra de Dios (Salmo 119:97-105). Como nos recuerda la Escritura, tenemos una relación con el Señor que pueden cancelar todos nuestros miedos (Isaías 41:10.); nosotros también tenemos la promesa de que el Espíritu Santo será nuestro Consolador – “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: 17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.” (Juan 14:16-17)

Dios te ama; permite que la Biblia te guíe y consola en los momentos de incertidumbre.  

  • Avance, no importa lo que diga la gente. A veces otros tratan de disuadirlo de salir en la fe, así que ten cuidado y rechace consejos impíos. Y no permita que la adversidad amortigüe su entusiasmo para buscar a Dios. Siga el ejemplo del apóstol Pablo, quien, a pesar de las dificultades (2 Corintios 11:24-25), nunca dejó de servir al Señor.  
  • Fielmente y valientemente escoja obedecer a Dios. Un creyente que se ha comprometido a seguir a Jesús no tiene nada que temer. Obedeciendo el Señor trae bendición, y Él se compromete a utilizar la adversidad para nuestro bien.  

Conclusión: Cuando usted y yo centramos en nuestras circunstancias, podemos encontrar muchas razones para sentirse asustado. Pero esa no es la voluntad de Dios para Su pueblo.  

Salmo 103:19 dice: “El Señor ha establecido su trono en los cielos, y su reino domina sobre todos.” Como creyentes, tú y yo tenemos la seguridad de que Dios está siempre con nosotros.  

No debemos temer, porque Él nos fortalece y nos ayuda en cada situación.


Responses

  1. Gracias


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: