Posteado por: mvmspanish | diciembre 29, 2016

EL CONSTRUCTOR PRUDENTE Y EL INSENSATO – Mateo 7:24-27

mateo-7-vs-24-27

Durante su Sermón del Monte, Jesús contó una historia sobre dos hombres, uno que construyó su casa sobre la roca y otro que construyó su casa sobre la arena. La casa construida sobre una roca resistió la tormenta, y se llama al constructor prudente; pero la casa construida sobre la arena se derrumbó durante la tormenta, y el constructor se llama insensato. 

El significado de esta parábola es bastante obvio; una fundación adecuada es necesaria. Con una casa literal, no es aconsejable construir sobre la arena, porque la fundación será inestable y la casa eventualmente sufrirá grandes daños. La construcción de este tipo de casa es una pérdida de tiempo y recursos, porque eventualmente se derrumbará. Por el contrario, es sabio construir una casa sobre una base segura, porque su anclaje en la roca hace que una casa resista a la prueba de la tormenta. 

Ambos constructores experimentaron la misma tormenta y la misma inundación, es muy probable que estas casas fueron construidas a la vista uno del otro. Posiblemente el hombre que construyó sobre la arena ridiculizó el hombre que planeó, invirtió en el trabajo duro, el gasto y el tiempo que la base sólida requería. 

El hombre tonto perdió sus finanzas, el respeto y su casa. El orgullo y la rebelión vienen con un precio terrible. El hombre necio no planificó para sí mismo ni para su familia; por lo tanto, sufrió una gran pérdida. Podría haber sido diferente si él hubiera humildemente buscado y obedecido el consejo y la guía de Dios. 

El constructor que construyó sobre la arena no planeó para la tormenta y la inundación; por lo tanto, él planeó para fracasar – porque quien no planea según la palabra de Dios termina fallando. Rechazando adorar a Dios en Espíritu y en verdad, y la vida se convierte en un desperdicio y un fracaso; es locura adorar a cualquier dios, excepto al Dios Viviente y Creador. 

Como vemos en esta parábola, la construcción de una casa es simplemente una analogía para construir una vida. El punto es el siguiente: Usted está construyendo su vida, y la fundación que elige es la característica más importante de ella. En los versos que siguen, Jesús ofrece dos opciones para construir-la. 

Jesús comienza diciendo que debes “oír” Sus palabras, pero Él no se detiene ahí. Él continúa diciendo que debes actuar según Sus palabras. Si vas a construir sobre una base sólida debes hacer lo que Jesús te enseña en Su Palabra. El fundamento adecuado para la vida son las palabras de Jesús, y no debes sólo escucharlas, sino oírlas y luego ponerlas en acción. Santiago escribe: “Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.” (Santiago 1:22) 

Pero si solo escuchamos las maravillosas palabras de Jesús y sin embargo seguimos en nuestro propio camino y no hacemos lo que El dice, entonces somos como un necio que construye su casa sobre la arena. Piense en esto, ¿quién querría construir una casa sobre la arena? 

¿Acaso el hombre necio pensó que estaba a salvo? Su casa estaba de pie en el principio y todo iba bien. Pero cuando llegaron las inundaciones no tuvo esperanza, su casa se derrumbó y gran fue su destrucción. 

¿Qué pasa con nuestras vidas? Cuando Satanás nos trae tentaciones y pruebas, ¡puede sentirnos como si estuviéramos siendo vencidos por una inundación! Como dice Isaías 59:19: “…porque vendrá el enemigo como río…” 

Así que cuando la inundación de tentación o prueba viene, ¿te caes como ese hombre insensato que edificó su casa sobre la arena? O quieres ser como el hombre prudente que obedeció y oyó lo que Jesús tenía que decir. Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.” (1 Corintios 3:11) 

El constructor sabio dice: “Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; Mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio.” (Salmos 18:2) 

¡Jesús es nuestra Roca! Él es la base firme sobre la cual podemos construir nuestra vida. Y si obedecemos a Jesús y seguimos lo que Él nos enseña, tenemos la seguridad de que no importa que lluvia nos golpee, no importa lo feroz que puedan llegar las tormentas de la vida Él nunca nos dejará ni nos abandonará. (Hebreos 13:5; Deuteronomio 31:8) 

Dios quiere que construyamos con seguridad sobre la Roca eterna, la palabra de Dios. Si usted ha sido solo un oyente, por favor ponga en práctica esta importante lección de Cristo. El que es oyente y no hacedor de la palabra, Cristo compara al hombre que edificó su casa sobre la arena. Sólo necesita la tempestad de la tentación para romper tal vida, y la fundación que supuestamente era tan segura es destruida. Cuán grande es la pérdida de esta alma. Podrían haber tenido vida eterna con Dios, si hubiesen atendido solamente a Su palabra y construido sobre el firme fundamento que es Jesucristo. 

Desafortunadamente, muy pocas personas construyen sobre el fundamento de las palabras de Cristo. Pero si construyes tu vida según los códigos de construcción de Cristo, no te decepcionarás. 

Tanto los prudentes como los necios oyen las palabras de Jesús. Pero ponerlas en práctica, como el que construye una casa sobre una fundación sólida, es la única manera de demostrar una relación segura con Jesús.  

“Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas.” (Proverbios 3:5-6)


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: