Posteado por: mvmspanish | diciembre 21, 2016

EL SEÑORÍO DE JESUCRISTO – Filipenses 2:9-11

filipenses-2-s

Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. (Filipenses 2:9-11)

Jesús vino del cielo a la tierra, nació en Belén, vivió una vida perfecta y murió en una cruz, que fue una muerte de sacrificio expiatorio, fue sepultado en una tumba, resucitó victoriosamente, y ascendió al cielo para ocupar Su trono en la gloria donde Dios Lo tiene altamente exaltado y le dio el Nombre que está sobre todo nombre.

El señorío estaba en el corazón de la obra redentora de Jesús en la cruz. Pablo lo aclara en Romanos 14:8-9 Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos. Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven.

Llegará un día en que toda persona que haya vivido se inclinará y reconocerá que Jesucristo es Rey de reyes y Señor de señores. Pero para el cristiano la gran confesión debe ser una realidad cotidiana. Un cristiano debe vivir momento tras momento en sumisión fiel al señorío de Jesucristo recordando que no hacemos a Jesús Señor – ¡Él es Señor! 

El mensaje fundamental de la Biblia es que “Jesucristo es Señor”, y la verdad más importante en relación con la experiencia cristiana es el señorío de Jesucristo. 

Cuando aceptamos a Jesucristo como nuestro Salvador, implica el reconocimiento de Su señorío. Lo recibimos como Señor y Salvador. Nunca debemos dejar de comunicar el “consejo entero de Dios”, porque Él es tanto Salvador como Señor. 

¿Qué significa decir que Jesucristo es Señor? 

Para que Jesús sea el Señor de nuestra vida significa que Él es el dueño de toda nuestra vida. No puede ser Señor de una parte; Él debe tener control sobre toda nuestra vida. 

El Apóstol Pablo escribió: “Y que el mismo Dios de paz os santifique por completo; y que todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea preservado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.” (1 Tesalonicenses 5:23). Jesús desea ser Señor de lo visible y lo invisible, de los aspectos privados de nuestra vida y de los aspectos públicos de nuestra vida. Él quiere ser Señor de nuestra vida espiritual y de nuestra vida física. 

¿Qué debe hacer una persona para que Jesucristo sea Señor de su vida? La respuesta es, entregar su vida a Él. Esto implica quitarte las manos de los controles de tu vida y permitirle que Él tenga el control.

Para que Jesús se convierta en Señor de la vida de una persona implica una entrega absoluta y total a Su señorío. Y además de la rendición absoluta, también debe haber un reconocimiento de que somos Su propiedad: ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios. (1 Corintios 6:19-20)

Un verdadero creyente nacido de nuevo pertenece a Jesús. Somos Su posesión comprada. Cuando una persona se rinde al señorío de Jesucristo, reconoce que es Su propiedad y renuncia a sus derechos personales. La palabra ‘doulos’ en griego significa esclavo, por lo tanto, cuando Jesús es nuestro Señor, somos Su esclavo no somos nuestros, fuimos comprados con un precio. Un sirviente da servicio a alguien, pero un esclavo pertenece a alguien. Y como verdaderos creyentes nacidos de nuevo pertenecemos a nuestro Señor y con gusto queremos obedecer y complacer a Él en todo lo que pensamos, decimos y hacemos. 

Ceder al señorío de Jesucristo también implica obediencia total y sin reservas. Si Él es el Señor de nuestra vida, vamos a hacer lo que Él nos dice que hagamos. El señorío implica la obediencia. 

Jesús hizo una pregunta muy importante: “¿Por qué me llamas Señor, Señor, y no haces lo que digo?” (Lucas 6:46). ¿Estás haciendo lo que el Señor te ha mandado hacer? ¿Le estás obedeciendo? 

El señorío de Jesucristo también implica un servicio voluntario. Debe haber un tiempo en su vida cuando, como el profeta Isaías, estás dispuesto a decir: “Aquí estoy, Señor, envíame.” 

El señorío de Jesucristo implica nuestra voluntad de ir donde Él nos envía, cuando Él nos envía, sin importar el costo. ¿Es Jesús el Señor de esta área en tu vida? ¿Puedes decir honestamente, “en cualquier momento, cualquier cosa, en cualquier lugar para Jesús porque Él es tan digno?” 

La vida cristiana es una vida maravillosa. Cristo ha hecho todas las provisiones para que Sus hijos vivan una vida plena y abundante, pero hay un costo involucrado, requiere que muramos a nosotros mismos. 

¿Cree usted que Jesús puede salvarte, si de ninguna manera te sometes a Él como Señor? La perfecta obediencia no es posible en esta vida, pero si tu vida no refleja de ninguna manera el señorío de Cristo, entonces la Biblia dice que no tienes fe verdadera. Confiese Cristo y confíe en Él como tu Salvador, y sométase a Él como Señor de tu vida.

Aquí hay una advertencia, refiriéndose a aquellos que no están interesados en hacer a Cristo, Señor de su vida. “Pues ¿qué aprovecha al hombre, si gana todo el mundo, y se destruye o se pierde a sí mismo? 26 Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras, de éste se avergonzará el Hijo del Hombre cuando venga en su gloria, y en la del Padre, y de los santos ángeles.” (Lucas 9:25-26)

¿Te conoce Jesús personalmente? ¿O has estado viviendo de tal manera que estás negando al Señor? 

No es suficiente tener un conocimiento principal de quién es Jesús o simplemente decir que usted cree. Si usted ha afirmado que Jesús es importante en tu vida, comience demostrándolo por tus acciones. Ser cristiano significa transformarse en la imagen de Cristo, no moldearlo en la imagen que crees que es correcta.

Entonces, ¿qué vas a escuchar cuando finalmente te encuentres cara a cara con Dios cuando mueras? ¿Será “mi bueno y fiel siervo”, o le dirá Jesús: No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.” (Mateo 7:21-23)

¿ES JESÚS REALMENTE EL SEÑOR DE TU VIDA?

 

 


Responses

  1. Poderosa es la palabra de Dios realmente debemos de luchar para alcanzar la meta y no quedarnos fuera en aquel día


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: