Posteado por: mvmspanish | diciembre 1, 2016

DIOS NOS INSTRUYE Y NOS ACONSEJA DE LA MANERA EN QUE DEBEMOS ANDAR – Salmo 32:8

salmo-32-vs-8-s

Yo te haré saber y te enseñaré el camino en que debes andar; te aconsejaré con Mis ojos puestos en ti. (Salmo 32:8) 

Dios nos enseña y nos instruye similar a un padre que cuida amorosamente a sus hijos enseñándoles y guiándolos. Este versículo es un gran reflejo del modelo perfecto de lo que debería ser la crianza de los hijos. 

Debe ser natural que deseemos estar cerca de Dios, nuestro Padre Celestial, porque cada niño quiere tener la seguridad de estar cerca de sus padres, pero muchos por lo que pasó durante su formación se preguntan si realmente pueden acercarse a Dios Padre, porque nunca tuvieron un verdadero padre que los amó y les dio la enseñanza y la atención que necesitaban. 

La Biblia declara que Dios nos ama y quiere escuchar a nuestro corazón, quiere consolarnos, y aconsejarnos como un padre. Como dijo el salmista: “El Señor está cerca de todos los que Lo invocan, de todos los que Lo invocan en verdad.” (Salmo 145:18) 

Así como todos los padres saben la importancia de llamar la atención de un niño, así Dios también se relaciona con nosotros. 

Necesitamos tomar tiempo para estar con el Señor, como dice el Salmo 46:10: “Estad quietos y sabed que yo soy Dios.” Dios siempre está disponible para nosotros, pero no podemos realmente conocerlo hasta que nos concentramos específicamente en Él y Sus Santos atributos. 

La promesa en Salmo 32:8 abarca todo lo que necesitamos saber para tomar la decisión correcta. 

  • En primer lugar, promete instruirnos con la verdad. El mundo e incluso las personas religiosas nos ofrecen consejos e ideas que están llenos de errores, pero la orientación del Señor siempre nos guía en el camino correcto. “Tus oídos oirán detrás de ti estas palabras: “Este es el camino, anden en él,” ya sea que vayan a la derecha o a la izquierda.” (Isaías 30:21)
  • Cuando abrimos Su Palabra, el Señor nos enseña y nos ayuda a entender su significado. Sin embargo, tener información es sólo el principio. Para beneficiarse de ello, debemos aplicar lo que aprendemos a la situación que estamos enfrentando. Dado que algunas de nuestras decisiones no son una cuestión de bien o mal sino de lo que es mejor para nuestras vidas, también necesitamos sabiduría y discernimiento para tomar las decisiones correctas. El Espíritu Santo dentro de nosotros ha prometido guiarnos en toda verdad (Juan 16:13). Su meta es dirigirnos a hacer la voluntad de Dios mostrándonos la diferencia entre la verdad y el error y ayudarnos a distinguir entre lo que es bueno y lo que es mejor. Porque Él conoce el futuro y ve lo que resultará de tomar un giro equivocado, Él nos guía en caminos que conducen a las bendiciones que vienen de la obediencia a Dios. Cuando seguimos Sus indicaciones, no sufriremos los inevitables arrepentimientos que siguen las decisiones equivocadas.
  • “Te aconsejaré con Mis ojos puestos en ti. Esta promesa nos muestra la cercanía de Dios porque el asesoramiento implica una relación. También revela que caminamos bajo la mirada circundante del Señor. Como Padre amoroso, Él cuida de nosotros, dando consejo sabio para la vida. Una vez que sabemos que Él nos ama, que Él tiene pleno conocimiento del futuro y siempre quiere lo mejor para nosotros, es tonto ignorar Su sabiduría y tomar decisiones basadas en nuestro propio conocimiento y entendimiento. Hay tantos aspectos de la situación que no podemos ver, pero Dios los conoce a todos, por lo tanto, debemos buscar Sus instrucciones del camino que debemos seguir.
  • Los ojos de Dios sobre nosotros también demuestra Su protección y vigilancia sobre nosotros, dondequiera que estemos y lo que hagamos. Él ve lo que nos espera cada día y nos muestra el camino correcto, incluso cuando otro camino parece ser el que debemos tomar. Nuestra responsabilidad es seguir mirando hacia arriba y fijar nuestras mentes en Dios. Cada decisión debe instarnos a preguntarle qué es lo que Él quiere que hagamos.
  • Y si otros vienen a nosotros en busca de orientación, tenemos que buscar inmediatamente la sabiduría del Señor. Cada vez que ofrecemos consejos, debemos confiar en esta promesa porque somos responsables ante Dios por el consejo que le damos.

Recuerde que Dios desea estar cerca de Sus hijos y cuando nos acercamos a Él, Él se acercará a nosotros (Santiago 4:8). 

Él mira hacia adelante a nuestras oraciones, y también mira hacia adelante a nuestra escucha de lo que Él tiene para decirnos. Tenga en cuenta que Dios nos diseminará las cosas claramente; Él nos permitirá alcanzar Su propósito para nosotros. Él nos ha dado una maravillosa promesa en este versículo para animarnos cuando necesitamos Su guía. 

Si nos acercamos a Él buscando y creyéndole, Él nos dará instrucción y enseñanza para cualquier situación a la que nos enfrentamos. Manténgase cerca de Dios y Él se acercará a usted y le guiará a lo largo de su vida.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: