Posteado por: mvmspanish | noviembre 24, 2016

EL SIGNIFICADO BÍBLICO DE LA ACCIÓN DE GRACIAS – Salmo 100:4-5

salmo-100-s

Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza; alabadle, bendecid su nombre. Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, y su verdad por todas las generaciones. (Salmo 100:4-5)

Debemos estar agradecidos porque Dios es digno de nuestra acción de gracias. Es justo darle crédito por “todo don bueno y perfecto” que Él da (Santiago 1:17). Cuando estamos agradecidos, nuestro enfoque se mueve fuera de los deseos egoístas y fuera del dolor de las circunstancias actuales. Expresar gratitud nos ayuda a recordar que Dios está en control. La gratitud, entonces, no sólo es apropiada; en realidad es saludable y beneficioso para nosotros. Nos recuerda que pertenecemos a Dios y que hemos sido bendecidos con toda bendición espiritual (Efesios 1:3). En verdad, tenemos una vida abundante (Juan 10:10), y la gratitud es nuestra expresión de amor por nuestro Creador. 

Veamos un par de puntos bíblicos sobre por qué debemos estar agradecidos con nuestro Padre celestial. 

Porque honra a Dios. Cuando somos agradecidos, reconocemos que Dios existe, y la verdadera gratitud reconoce nuestra total dependencia de Dios y proviene de darnos cuenta de que todo lo que sucede en nuestras vidas y todo lo que tenemos es producto del control soberano de Dios, la sabiduría infinita, los propósitos y la gracia. “Porque todo esto es por amor a ustedes, para que la gracia que se está extendiendo por medio de muchos, haga que las acciones de gracias abunden para la gloria de Dios.” (2 Corintios 4:15) 

Una persona humilde es una persona agradecida y una persona agradecida será una persona humilde, por lo tanto, saben que todo lo que ellos tienen proviene de nuestro amoroso Padre Celestial. 

Porque está ordenado en la Escritura. Dios nos manda a desbordar con acción de gracias. Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento están llenos de versos acerca de la acción de gracias como nos dice nuestro versículo; y el apóstol Pablo nos enseña a orar “sin cesar. 18 Den gracias en todo, porque ésta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús.” (1 Tesalonicenses 5: 17-18) 

También encontramos estas hermosas palabras en Colosenses 3:15-17 – Que la paz de Cristo reine en sus corazones, a la cual en verdad fueron llamados en un solo cuerpo; y sean agradecidos. 16 Que la palabra de Cristo habite en abundancia en ustedes, con toda sabiduría enseñándose y amonestándose unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando a Dios con acción de gracias en sus corazones. 17 Y todo lo que hagan, de palabra o de hecho, háganlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por medio de El a Dios el Padre.”

Debemos dar gracias por Dios y por Su soberana actividad y control sobre el universo. Qué mundo desesperado sería esto si todas las cosas no tuvieran ningún propósito y fueran meramente el producto del tiempo y la casualidad. Como vemos de nuevo en Colosenses 1:12-14, debemos dar gracias al Padre que nos ha capacitado para compartir la herencia de los santos en la Luz. 13 Porque El nos libró del dominio de las tinieblas y nos trasladó al reino de Su Hijo amado, 14 en quien tenemos redención: el perdón de los pecados.

Debemos dar gracias por nuestra salvación a través de Cristo y por las riquezas insondables que son nuestras en Él (Efesios 3:8). Y somos bendecidos con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, y somos completos en Él (Efesios 1:3, Colosenses 2:10). Como Pablo lo ha ilustrado tan a menudo en la salutación de sus epístolas, debemos dar gracias por otros que conocen al Salvador y están creciendo y sirviendo al Señor. Y debemos continuar compartiendo las buenas nuevas con aquellos que están perdidos y con tanta necesidad de nuestro Salvador. 

¿Por lo tanto, estamos respondiendo con un corazón de gratitud que se centra en el Señor? ¿Estamos activamente dando gracias por lo que Dios ha hecho, está haciendo y va a hacer, y estamos tratando de servir al Salvador? Tal respuesta sólo puede llegar cuando comenzamos a comprender verdaderamente la gracia de Dios en Cristo, y estamos tratando de conocerlo íntimamente en todas las situaciones de la vida cuando nos enfrentamos a ellas, y estamos descansando en Su gracia soberana.

Debemos alegrarnos como David lo hizo – Aclamen con júbilo al Señor, toda la tierra. Sirvan al Señor con alegría; vengan ante El con cánticos de júbilo. Sepan que El, el Señor, es Dios; El nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; pueblo Suyo somos y ovejas de Su prado. Entren por Sus puertas con acción de gracias, y a Sus atrios con alabanza. Denle gracias, bendigan Su nombre. Porque el Señor es bueno; para siempre es Su misericordia, y Su fidelidad por todas las generaciones. (Salmo 100)

Alentémonos unos a otros y vayamos gozosamente delante del Señor, adorándole con alegría y cantos. Al hacerlo, el enemigo huye de nosotros y nuestros corazones están llenos de esperanza y alegría. 

Tenemos que recordar que la acción de gracias debe ser la actitud del creyente en todo momento porque: La alabanza, acción de gracias y adoración es nuestra expresión de amor para el Señor.


Responses

  1. Hola.
    Gracias a Dios me encontré en Internet con estos artículos les agradezco porque están muy bien explicados y edifican al leerlos.
    Sigan así. Hablando la verdad con sencillez y sinceridad.
    Dios les bendiga saludos desde Kentucky USA.

    • Hola Obed, que bueno que las palabras de Dios te edificaron. Dios es tan bueno y fiel. Bendiciones


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: