Posteado por: mvmspanish | octubre 27, 2016

¿QUÉ SIGNIFICA CONFIAR EN DIOS? – Salmo 34:19

salmo-34-vs-19-s

Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas lo librará Jehová. (Salmo 34:19) 

En primer lugar, ¿qué significa confiar? El diccionario define confiar como, “la creencia de que alguien o algo que es fiable, tiene la integridad, y es honesto.” 

Todos sabemos que Dios es la personificación de esta definición y mucho más. Entonces ¿por qué es tan difícil para la gente e incluso los cristianos a confiar en Él? 

Como creyentes, tenemos que entender que confiar es una de las partes más importantes de nuestra relación con Dios. Cuando los tiempos son difíciles y las cosas no van bien, es cuando a muchos les resulta más difícil confiar en Dios, y dudamos de que Dios nos ayudara. Les falta la fe en Sus promesas, y se preocupan con pensamientos sinfín acerca de lo que va a pasar con ellos. 

Al igual que las personas en Juan 6 que habían sido testigos de la alimentación milagrosa de Jesús de los 5.000 mil con cinco panes de cebada y dos peces… al día siguiente, estaban la preguntando “¿Qué señal, pues, haces tú, para que veamos y te creamos? ¿Qué obra haces?” (Juan 6:30). Así que mismo después de todos los milagros que Jesús había hecho, todavía ellos no confiaban en Él. 

Dios quiere que confiemos en Él cuando tenemos dudas y no estamos seguros de qué hacer, así que tenemos que dar a Dios todos nuestros problemas. Debemos darnos cuenta de que hay una fuerza sobrenatural a nuestra disposición desde el cielo, y cuando aceptamos estas verdades, nuestra perspectiva de la vida va a cambiar. 

Tenemos que reemplazar los pensamientos negativos con los positivos, en consecuencia, cuando nos encontramos con pensamientos negativos que están nos deprimiendo, tenemos que empezar a pensar en escrituras positivas que nos ayudarán. Proverbios 3:5-6 nos dice: “Confía en Jehová con todo tu corazón y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos y él hará derechas tus veredas.” 

Dios nos responderá en el momento adecuado. Él nunca nos abandonará, pero tenemos que estar especialmente cerca de Él durante los tiempos difíciles porque nuestra fe será probada. Durante tiempos difíciles, tenemos que pedirle a Dios que nos dé la perseverancia a confiar en Él, porque Dios sabe lo qué es mejor para nosotros, y muchas veces Dios tiene que hacer una obra en nosotros por primera vez en la enseñanza, la purificación y moldeándonos antes de que la respuesta vendrá. 

Por favor entienda que no hay temor cuando confiamos, ya que los dos son opuestos. Tampoco hay preocupación cuando confiamos, porque cuando nos preocupamos por algo, es porque no damos el problema a Dios. Confiar en Dios quita la ansiedad y el miedo, y en su lugar da la calma y la paz. 

Es triste ver a tanta gente usando una gran parte de su energía en la preocupación. Siempre hay algo que les preocupa. Sus días y noches están llenos de ansiedad y la preocupación se convierte en un hábito fijo con ellos. La paz, la tranquilidad y la seguridad son una rareza en sus vidas. Estas personas tienen que aprender que la cura para la preocupación es confiar en Dios, porque el confiar trae aseguramiento. El confiar nos enseña que Dios está en control, asegurándonos de que Dios es nuestro amparo y fortaleza, que nuestra vida y todo lo demás están en Sus manos, y que Él va a llevar a cabo lo que es mejor para nosotros en Su tiempo. 

Confiar en Dios nos permite ver Su verdadero carácter y nos da confianza. Esto hace que nos damos cuenta de la grandeza y ternura de Su amor y nos da conciencia de Su poder. Como escribió el salmista: “El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía y castillo mío; mi Dios, en quien confiaré.” (Salmo 91:1-2) 

Hay tantas promesas acerca de confiar en la Biblia, pero nunca llegará a ser real para nosotros hasta que realmente aprendemos a confiar en ellos. 

Otra forma de ver el confiar es que implica la sumisión. Muchas veces Dios no hace las cosas para nosotros, porque no Lo permitimos. Queremos planificar nosotros mismos. Queremos que las cosas se hagan de la manera que le parezca mejor a nuestra sabiduría finita, pero Dios quiere que confiemos en Él solamente. 

El confiar también implica obedecer. Significa trabajar con Dios para producir los resultados. No podemos sentarnos y estar esperando que las cosas se resuelven por sí mismos. Debemos ser trabajadores y no ser perezoso, ya que el hombre que ora por una cosecha abundante, pero no preparan el terreno, y siembra la semilla ora en vano. El confiar, la fe y las obras deben trabajar en armonía. 

Tenemos que entender que nuestros intentos de confiar servirán para nada si no estamos dispuestos a obedecer. Tenemos que obedecer a lo que Dios nos manda hacer, y no lo que elegimos hacer. 

El confiar implica paciencia, “pues os es necesaria la paciencia, para que, habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa” (Hebreos 10:36). Así que muchas veces queremos las respuestas a nuestras oraciones de inmediato, y si no vienen, nos volvemos impacientes y pensamos que Dios no va a responder. Es inútil tratar de presionar al Señor, y sólo vamos a detenerlo si hacemos esto. 

Recuerde, que si usted ha confiado en el Señor como su Salvador que las cosas no siempre será fácil, ya que “muchas son las aflicciones del justo, pero el Señor lo libra de todos ellos.” (Salmo 34:19) 

Y, “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.” (Isaías 26:3)

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: