Posteado por: mvmspanish | septiembre 7, 2016

DIOS ES NUESTRO AMPARO Y FORTALEZA – Salmos 46:1-3

salmos-46-vs-1-3-s

Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida y se traspasen los montes al corazón del mar; aunque bramen y se turben sus aguas, y tiemblen los montes a causa de su braveza. – Salmos 46:1-3 

Tenemos una sola fuente de seguridad, que es Dios, nuestro Padre celestial. Cuando hay guerras, el gobierno falla, los desastres naturales destruyen nuestros hogares, nuestra salud se deteriora, o amigos nos traicionan, Dios es el único en el que podemos encontrar seguridad. 

Nuestro mundo, con todos sus avances en la educación, la ciencia y la tecnología, no es más seguro de lo que era hace miles de años. Algo puede suceder en cualquier momento; y no hay seguridad a menos que nos ponemos en la mano de Aquel que mantiene la eternidad y que está en control de todas las cosas. 

Necesitamos volver a Dios, y sólo cuando buscamos a Dios, podemos encontrar descanso para nuestra alma. El salmista escribió: “Estad quietos y conoced que yo soy Dios.” (Salmo 46:10) 

La Biblia dice: “Estos confían en carros, y aquellos en caballos; mas nosotros del nombre de Jehová, nuestro Dios, haremos memoria. Ellos flaquean y caen, mas nosotros nos levantamos y resistimos a pie firme.” (Salmo 20: 7-8) 

Dios está esperando para oír que le llamemos para pedir ayuda; y si llamamos, Él responderá. 

Al estar seguros en Dios, no necesitamos la seguridad de otras cosas. Dios está en control y firmemente está asentado en su trono. Por eso podemos decir: “ Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida y se traspasen los montes al corazón del mar.” (Salmo 46: 1-2) 

Nuestra seguridad viene de nuestra fe en Dios y no de nuestra circunstancia: “El Señor de los ejércitos está con nosotros; el Dios de Jacob es nuestro refugio” (Salmo 46:7, 11). Nuestra fe está en saber que Dios es omnipresente, lo que nos da esperanza y seguridad, porque sabemos que el Señor está siempre con nosotros. 

Dios quiere que dependemos de Él y debemos ser conscientes de que nuestra confianza no debe estar en las cosas, pero sólo en Él. 

Tenemos que orar por una fe fuerte, y que en medio de un mundo lleno de problemas y peligros, vamos a seguir confiando en que Dios está con nosotros, porque Su presencia nos dará la paz y la alegría no importa lo que pase. 

Jesús dijo: “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo.” (Juan 14:27) 

Hay muchos que viven en una gran prosperidad – tienen un montón de dinero y posesiones – sin embargo, sus vidas son consumidos por la preocupación y el miedo. Y hay los que viven en lugares muy difíciles y peligrosos, pero tienen un gran sentido de seguridad, ya que han puesto su fe y esperanza en Dios. 

Job perdió todo, pero él eligió poner su confianza en Dios. Él fue conmovido, pero no cayó. La Biblia dice: “Los que confían en Jehová son como el monte Sión, que no se mueve, sino que permanece para siempre.” (Salmo 125:1) 

Tenemos que tener el mismo valor hoy porque Jesús dijo: “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción, pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33). Nuestra confianza no debe ser conmovida, porque tenemos un Dios que está en completo control. Debemos tener valor, no porque somos fuertes, sino porque tenemos un Dios que es fuerte. Él es poderoso y gobierna sobre todo. Dios no ha cambiado, y Su amor nos ayudará a vencer: “Porque el Señor es bueno y su amor es eterno; Su fidelidad por todas las generaciones.” (Salmo 100:5) 

Como escribió Pablo: “¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, angustia, persecución, hambre, desnudez, peligro o espada?… 37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.” (Romanos 8:35, 37) 

Estamos seguros en un mundo inseguro porque Aquel que nos ama está con nosotros. Y hay que recordar que nuestra seguridad está en la eternidad y no en el presente, porque este mundo no es nuestro hogar. 

Si estamos mirando solamente para las circunstancias actuales seremos conmovidos, pero si estamos enraizados en la Palabra de Dios y en la promesa de la eternidad, vamos a seguir fuerte y nadie puede quitar eso de nosotros. Así “Estén alerta, permanezcan firmes en la fe, pórtense varonilmente, sean fuertes.” (1 Corintios 16:13) 

Y recuerda lo que Isaías 26:3 dice: “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.”

Anuncios

Responses

  1. Bendiciones Hns.

    • Gracias Hermanos, muchas bendiciones para ustedes también.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: