Posteado por: mvmspanish | agosto 24, 2016

PIENSE ANTES DE HABLAR – Santiago 1:19-20

Santiago 1 vs 19-20

“Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír; tardo para hablar, tardo para airarse; 20 porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios.” (Santiago 1:19-20)

Nuestras palabras son muy poderosas, y tienen el poder para edificar y para derribar, el poder de inspirar y para intimidar, el poder para alentar o desalentar. Si usted es un padre, un miembro de la familia, un maestro, un ministro, o un amigo aquí hay cinco cosas sencillas a tener en cuenta. 

La próxima vez antes de decir algo que usted podría lamentar, hágase estas cinco preguntas. Si la respuesta es “NO” a cualquiera de ellas, usted no va a querer decirlas. ¡Piense antes de hablar! 

  1. ¿ES VERDADERO? 
  • “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.” (Filipenses 4:8)
  • “El labio veraz permanece para siempre; la lengua mentirosa, sólo por un momento.” (Proverbios 12:19) 
  1. ¿ES ÚTIL? 
  • “No deje que ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.” (Efesios 4:29) 
  1. ¿ES INSPIRADOR? 
  • “Antes bien, exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: “Hoy”, para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.” (Hebreos 3:13)
  • “Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. 24 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras.” (Hebreos 10:23-24) 
  1. ¿ES NECESARIO? 
  • “Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno.” (Colosenses 4:6)
  • “Pero yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.” (Mateo 12:36) 
  1. ¿ES AMABLE? 
  • “Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería, maledicencia y toda malicia.” (Efesios 4:31)
  • “El que ama la pureza del corazón, con la gracia de sus labios se ganará la amistad del rey.” (Proverbios 22:11)
  • “Sino que hablando la verdad en amor, crezcamos en todos los aspectos en aquel que es la cabeza, es decir, Cristo.” (Efesios 4:15)

Una otra manera de echar un vistazo en pensar antes de hablar es considerar cómo reformular lo que usted tiene que decir para que siga lo que la Biblia nos enseña:

Porque, “no es lo que entra en la boca lo que contamina al hombre; sino lo que sale de la boca, eso es lo que contamina al hombre.” (Mateo 15:11)

Si nos llamamos de cristianos, “pero no controlamos nuestra lengua, nos engañamos a nosotros mismos. Y nuestra religión no sirve para nada.” (Santiago 1:26)

Por lo tanto, “el que quiere amar la vida y ver días buenos, refrene su lengua de mal y sus labios no hablen engaño.” (1 Pedro 3:10)

Recordando que, “la boca del justo habla sabiduría y su lengua habla justicia.” (Salmo 37:30)


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: