Posteado por: mvmspanish | agosto 7, 2016

¿DÓNDE ESTARÁ USTED EN EL DÍA DEL JUICIO?

Tribunal de Cristo vs El Gran Trono Blanco

“Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez y después de esto el juicio”.  (Hebreos 9:27)  

Hay dos partes de una sentencia definitiva en la Biblia correspondiente a cada ser humano. Uno para el creyente, los que han aceptado a Jesucristo como su Salvador y le hicieron Señor de sus vidas, y otro para el no creyente, que rechazó el Hijo de Dios.

El tribunal de Cristo se describe en 1 Corintios 3:12-15, “Si alguien edifica sobre este fundamento con oro, plata y piedras preciosas, o con madera, heno y hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta, porque el día la pondrá al descubierto, pues por el fuego será revelada. La obra de cada uno, sea la que sea, el fuego la probará. Si permanece la obra de alguno que sobreedificó, él recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quema, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.” Oro, plata y piedras preciosas se refieren a trabajos realizados para la gloria de Dios, con el motivo correcto, y en dependencia de la fuerza del Espíritu Santo.

El juicio del Tribunal de Cristo no determina la salvación. Más bien, es cuando los creyentes deben dar cuenta de sus vidas a Cristo y cuya salvación ya ha sido asegurada por la fe en Jesucristo (Juan 3:16; Romanos 10:9-10). No hay que pensar en el Tribunal de Cristo como Cristo juzgando nuestros pecados, sino como Dios recompensando de acuerdo a la forma en que vivimos nuestra vida. Romanos 14:10-12 explica: “Tú, pues ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano?, porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo, pues escrito está: ‘Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, y toda lengua confesará a Dios.’ De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí.”

En 2 Corintios 5:10, Pablo da a la iglesia de Corinto una ilustración del Tribunal de Cristo, “porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.” Pablo nos está enseñando que todos los cristianos comparecerán ante el Tribunal de Cristo. Allí, los creyentes serán recompensados de acuerdo a cuán fielmente sirvieron, obedecieron, y siguieran a Cristo.

Algunas cosas en las que seremos probablemente juzgados son:

  • Si cumplimos nuestro papel en la Gran Comisión. Mateo 28:18-20 dice: Jesús se acercó y les habló diciendo: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Y yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.” Amén.
  • Cuan victoriosos fuimos sobre el pecado. Romanos 6:1-4 nos recuerda: “¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? ¡De ninguna manera! Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?, porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.”
  • Si hemos tenido éxito en el control de nuestra lengua.  Santiago 3:1-9
  • Si el fruto del Espíritu se ha manifestado en nuestras vidas. Gálatas 5:22-23 dice: “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio.”

La Biblia menciona a los cristianos que recibieron coronas para los diversos aspectos de la vida cristiana, uno de ellos se describe en 2 Timoteo 4:8, “Por lo demás, me está reservada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.”

Otro se encuentra en Santiago 1:12: “Bienaventurado el hombre que soporta la tentación, porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida que Dios ha prometido a los que lo aman.” Hay tres más coronas que se encuentran en la Biblia. En respuesta, los creyentes echan sus coronas ante el trono del Señor diciendo: “Señor, digno eres de recibir la gloria, la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas” (Apocalipsis 4:11).

Es muy importante no confundir el Tribunal de Cristo de la sentencia del Gran Trono Blanco. El juicio del Gran Trono Blanco es un evento, ubicado en el futuro después del milenio, para todas las personas que han rechazado la llamada de Dios a la salvación. Toda persona que haya vivido sobre la tierra y se ha negado a aceptar el camino de Dios para la redención del pecado, estará ante su Creador en este momento, y reconocerá que Él es Dios y que Jesucristo es el Señor.

Apocalipsis 20:11-15 describe este juicio: “Vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en Él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo y ningún lugar se halló ya para ellos. Y vi los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios. Los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida. Y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. El mar entregó los muertos que había en él, y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos, y fueron juzgados cada uno según sus obras. La muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Ésta es la muerte segunda. El que no se halló inscrito en el libro de la vida, fue lanzado al lago de fuego.”

Ante el Gran Trono Blanco es donde aquellos que murieron como incrédulos son juzgados y condenados. Cada uno será lanzado al lago de fuego, lo que será su lugar de tormento a través de la eternidad. (Lea Marcos 9:43-48)

La Biblia presenta claramente dos opciones para la ETERNIDAD. Por lo tanto, tenemos que recordar que estamos a sólo un latido del corazón lejos de que nuestra elección sea una realidad.

En Apocalipsis 22:12, Jesucristo declara: “¡Vengo pronto!, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra”

ENTONCES, ¿DÓNDE ESTARÁ USTED EN EL DÍA DEL JUICIO?

RECUERDE QUE USTED ESTÁ A SÓLO UN LATIDO DE CORAZÓN DE LA ETERNIDAD


Responses

  1. como hago para compartir estas enseñanzas muchas gracias

    • Samuel usted lo puede imprimir y compartir o lo coloque en tu pagina de facebook. Bendiciones.

  2. Estimados hermanos del MVME. Es para mí de gran bendición a mi vida los temas o mensajes que recibo en mi correo y que ayuda a estar a cuentas con mi Señor cada día. Sigan haciédolo y sé que es de inmensa bendición para muchos lectores y para vuestro ministerio. Su hermano en Cristo Elías Romero L.

    • Gracias Elías. Bendito sea Dios pues Él es nuestro Maestro y es Él que nos alerta y enseña cuando buscamos la verdad en Su Palabra. Bendiciones hermano.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: