Posteado por: mvmspanish | junio 22, 2016

¿ESTÁS ENSEÑANDO A SUS NIÑOS ACERCA DE JESÚS? – Juan 3:16

Estás enseñando a sus niños acerca de Jesús

Jesús enseñó que el mandamiento más importante es, “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.” (Mateo 22:37) 

Este mandamiento había sido dada por Dios a Moisés en el Antiguo Testamento. 

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza. Estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón. Las enseñarás diligentemente a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. Las atarás como una señal a tu mano, y serán por insignias entre tus ojos. Las escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas.” (Deuteronomio 6:5-9) 

Los padres necesitan entender que, contrariamente a la creencia popular, el HOGAR – y no la iglesia – es que tiene la responsabilidad principal de enseñar a los niños acerca de la Biblia; y que Dios nos creó para tener una relación con Él. 

Dios creó a los hombres para ser Sus hijos; por lo tanto, nunca vamos a ser normal hasta que aceptamos a Jesucristo como nuestro Salvador personal, de modo que podemos llegar a ser hijos de Dios. 

Muchos padres pueden sentirse abrumados por la responsabilidad de la formación de sus hijos porque ellos mismos no están tomando el tiempo para tener una relación con Dios y estudiar Su Palabra diariamente. 

La Biblia proporciona a los padres no sólo el consejo confiable sobre cómo estudiar y aprender, sino que también es una guía práctica sobre cómo enseñar a sus hijos. Como los versos de la Biblia arriba (Deuteronomio 6:5-9) indican, es vital que los padres toman tiempo cada día para enseñar y hablar de Dios a sus hijos. 

La Biblia es el manual de Dios para la vida y nos da instrucciones básicas antes de dejar la tierra. 

Una vez que nuestro tiempo se ha terminado, o pasaremos la eternidad con nuestro Salvador o la eternidad en el infierno, aparte de Él. La elección es nuestra, pero debemos dar a todos la oportunidad de escuchar, aprender y elegir; porque la fe viene del oír, y el oír, por la palabra de Cristo. (Romanos 10:17) 

Aquí están algunas sugerencias para ayudar a los padres enseñar a sus hijos acerca de Dios. 

  • Por ejemplo, usted puede ilustrar las lecciones de la creación a sus hijos. El apóstol Pablo escribió: “Desde la creación del mundo, Sus atributos invisibles, Su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que ellos no tienen excusa.” (Romanos 1:20)

La creación de Dios nos enseña que Él existe porque Dios dejó Su sello sobre toda Su creación.

A través de la creación, Dios señaló el camino para aquellos que deseen aprender más sobre el Dios omnisciente, omnipotente y misericordioso, que merece ser amado y adorado por encima de todo.

Debido a que Dios ha dado esta revelación de sí mismo, incluso los cielos proclaman la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de Sus manos. (Salmo 19:1)

La creación es como una invitación permanente a buscar al Dios de gloria y querer saber más acerca de Él. Cualquiera que rechaza esta invitación no tiene excusa delante de Él. 

  • Los padres pueden hacer mucho para ayudar a sus hijos ver a Dios, al igual que llamar la atención a las obras creativas de Dios y luego ayudar a sus hijos a discernir cuáles son las cualidades de Dios que revelan esas creaciones. 

Cuando Jesús enseño a Sus discípulos Él usó este ejemplo. Él dijo: “Miren las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros, y sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No son ustedes de mucho más valor que ellas?” (Mateo 6:26)

Jesús mostró cómo Dios provee para las aves y destacó cuánto más Él ama a Sus hijos. 

El Rey Salomón a quien Dios dio mucha sabiduría, enseñó acerca de cómo establecer metas que valgan la pena y luego usar nuestros talentos dados por Dios para alcanzarlos. ¡Él escribió acerca de la hormiga y lo sabio que es! “La cual sin tener jefe, ni oficial ni señor, prepara en el verano su alimento y recoge en la cosecha su sustento.” (Proverbios 6:7-8) 

Como padre, usted puede hacer preguntas a sus hijos para agitar su interés en la creación de Dios. Por ejemplo, usted puede centrarse en una oruga y preguntarles: ¿Quién crees que dio a esta oruga todas esas piernas? 

También les puede demostrar que la oruga es corta, gordita y que no tiene alas. Pero a través de someterse a una transformación asombrosa, llamada ‘metamorfosis’, se convierte en una hermosa mariposa. ¿Quién hizo eso? 

Lo importante es empezar a enseñar a un niño mientras son jóvenes. El compañero de misión del Apóstol Pablo llamado Timoteo había sido enseñado “desde la infancia” por su madre y su abuela que leían las Escrituras a él todos los días; que hizo Timoteo sabio para la salvación por la fe en Cristo Jesús. También le ayudaron a razonar sobre las verdades de la Palabra de Dios. (2 Timoteo 1:5; 3:14-15) 

Los padres pueden, con la ayuda del Espíritu Santo imitar la enseñanza efectiva de Jesús. Usted puede preguntarse. ¿Qué pasa si mis niños muestran una mala actitud o son lentos para aprender una valiosa lección de la Biblia? Tenga en cuenta la manera en que Jesús trató con los apóstoles. Ellos a veces discutían amargamente entre sí y eran lentos para aprender los beneficios de ser humilde. Sin embargo, Jesús se mantuvo paciente y en repetidas ocasiones se refirió a la necesidad de humildad (Marcos 9:33-34; Lucas 9:46-48). Los padres que imitan a Jesús pacientemente van a corregir a sus hijos, y si es necesario, van a repetir la misma lección hasta que los niños comprenden totalmente su importancia. 

Los padres deben enseñar con el ejemplo, y sería bueno leer el consejo que el apóstol Pablo dio a los cristianos que vivían en Roma. Para ellos él escribió: “Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas que no se debe robar, ¿robas?” (Romanos 2:21) Estoy seguro que has oído el dicho – haz lo que te digo, pero no haga lo que yo hago. 

Recuerde que los niños son mucho más impresionados por lo que los padres hacen que por lo que dicen. De hecho, los padres que practican lo que predican tienen más probabilidades de tener hijos que escuchan a lo que sus padres enseñan. 

¿Usted ama a su hijo? Estoy seguro de que lo amas, entonces le está enseñando a su hijo que “de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito, para que todo aquél que cree en El, no se pierda, sino que tenga vida eterna.” (Juan 3:16) 

Que, Dios no envió a Su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por El. (Juan 3:17) 

Si usted enseña a su hijo acerca de Jesús y él cree, él no será condenado, pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. (Juan 3:18) 

Es su responsabilidad como padre para introducir a su hijo a Jesús y le corresponde a él para aceptarlo o no. 

Aquí están algunos enlaces útiles que usted puede utilizar para comenzar a enseñar a sus hijos acerca de Dios y de Su Santa Palabra. 

https://ccyeshuaenespanol.wordpress.com/historias-biblicas/  

https://ccyeshuaenespanol.wordpress.com/estudios-biblicos/


Responses

  1. Amen. Excelente por esta lección permitió abrir las mentes y corazón. Gracias.

  2. Esta hermosa la enseñansa

    • Gracias Pauline, que Dios la siga bendiciendo.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: