Posteado por: mvmspanish | diciembre 19, 2015

LA URGENCIA DE LA SALVACIÓN – 2 Corintios 6:2

2 Corinthians 6 vs 2 (Spanish)

“Ahora es el tiempo aceptable; ahora es el día de salvación.” (2 Corintios 6:2) 

Quizás el pecado más mortal de los no creyentes es el de la dilación. Satisfecho con su vida actual, la persona deja de lado su necesidad espiritual. Incluso si él entiende el evangelio y da cuenta de su necesidad de salvación, él todavía prórroga su decisión.

Recuérdense que es peligroso para contar demasiado en el futuro. “Cuando no sabéis lo que será mañana. ¿Qué es su vida? Ustedes son como la niebla, que aparece por un momento y luego se desvanece” (Santiago 4:14). El pecado de la dilación puede convertirse fácilmente en el pecado de negligencia, a continuación, de la indiferencia, y por último el imperdonable pecado de rechazo irrevocable e incredulidad. “Mi espíritu no permanecerá en el ser humano para siempre” (Génesis 6:3). Esta advertencia fue dicho en el mundo antediluviano y sin duda es cierto hoy, cuando tenemos mucho más conocimiento y la evidencia de la verdad de Dios y de Su voluntad que la gente tenía en los días de Noé. 

“Si oís hoy su voz, no endurezcáis vuestro corazón” (Salmo 95:7-8). Esta advertencia del salmista se consideró tan importante que el escritor de Hebreos lo citó tres veces en (Hebreos 3:7-8, 3:15; 4:7). Tal énfasis sugiere en efecto, que hay un gran peligro en la resistencia a la llamada de Dios a la salvación. Talvez puede haber otra oportunidad, pero es presuntuoso y peligroso para imponer demasiado tiempo en la misericordia paciente de Dios. 

Hoy es el día de la salvación. ¡El tiempo aceptable es ahora! “¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisotee al Hijo de Dios, y tenga por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado y ofenda al Espíritu de gracia?” (Hebreos 10:29) 

Recuérdate que es una “¡Horrenda cosa caer en manos del Dios vivo!” (Hebreos 10:31)

Tenemos que ser conscientes de que todos nuestros mejores planes están siempre sujetos a la voluntad y la dirección de Dios, porque Él es nuestro Creador y Él da la vida y la quita. Se nos ha dado libre albedrío y por tanto somos dueños de nuestro propio destino eterno. Así ya que no sabemos lo que pasará mañana, es de vital importancia para obedecer al Señor Jesucristo y aceptar Su regalo de salvación antes que sea demasiado tarde.

Para ser salvo usted necesita estar bien con Dios y depender solamente de Su palabra la Biblia y no en las doctrinas del hombre y las tradiciones, porque la palabra de Dios es inmutable de eternidad en eternidad. Esto es lo que la Biblia nos dice que debemos hacer:

  • Admite que eres un pecador“No hay justo, ni aun uno… por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios.” (Romanos 3:10, 23)

Pida perdón a Dios. “Todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.” (Romanos 10:13)

  • Crea en Jesús – Ponga su confianza en Él como su única esperanza de salvación. “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en Él no se pierda, sino que tenga vida eterna.” (Juan 3:16)

Conviértete en un hijo de Dios al recibir a Cristo – “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.” (Juan 1:12)

  • Confiesa que Jesús es Señor de tu vida“que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.” (Romanos 10:9-10)

Clama a Jesús y pídele que te salve antes de que sea demasiado tarde. Jesús prometió: “Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.” (Mateo 7:8)

Jesús también dijo: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.” (Apocalipsis 3:20-21)

Verdaderos discípulos de Cristo son transformados por el Espíritu y sus vidas están marcadas por la obediencia al Señor y el amor por los demás.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: