Posteado por: mvmspanish | julio 27, 2015

JESÚS PAGÓ EL PRECIO – Mateo 20:28

Mateo 20 vs 28

Jesús pagó el precio por nuestros pecados a causa de Su obediencia a Su Padre y Su increíble amor por nosotros. 

“El Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar Su vida en rescate por muchos.” (Mateo 20:28) 

¿Alguna vez has pensado en la realidad de que Jesucristo es el Creador de este mundo? 

Las Sagradas Escrituras nos dicen que: “En el principio era el Verbo;. . . Todas las cosas por Él fueron hechas;. . . y el mundo fue hecho por Él, y el mundo no le conoció.” (Juan 1:1, 1:3, 1:10) 

Romanos 11:36 repite el mismo mensaje: ¡Todo en el cielo y la tierra fue creado por Él y para Él! 

Y en el último libro de la Biblia, Jesucristo es llamado “el Principio de la creación de Dios.” (Apocalipsis 3:14) 

Jesucristo no sólo es el Creador del mundo, pero Él es también nuestro Salvador, que vino a redimir a los pecadores perdidos de una prisión eterna en el infierno, que ocurrió cuando Adán y Eva pecaron y fueron expulsados ​​del Jardín de Edén, y fueron separados de la increíble comunión que tenían con el Señor. 

Tenemos que entender que Dios anhela tener una relación in-interrumpida con los hombres, por lo que envió a Su único Hijo para dar Su vida en rescate por el hombre, para que todo aquel que acepta el don gratuito del perdón eterno puede tener su relación con Dios restaurada. 

La Palabra nos dice que: “Como bien saben, ustedes fueron rescatados de la vida absurda que heredaron de sus antepasados. El precio de su rescate no se pagó con cosas perecederas, como el oro o la plata, 19 sino con la preciosa sangre de Cristo…” (1 Pedro 1:18-19). En el Antiguo Testamento, los rescates fueron pagados por diversas razones, tales como liberar esclavos y en el Nuevo Testamento Jesús pagó el precio del rescate de la esclavitud al pecado. 

Oseas escribió sobre el rescate que presagió lo que Jesús haría por nosotros. “Lo haré libraré del poder de la tumba y los redimiré de la muerte.” (Oseas 13:14) 

Así que ¿a quién pagó Cristo el rescate? Jesús vino a esta tierra como un bebé y Él estuvo con nosotros durante 33 años y medio, donde enseñó y realizó muchos milagros y finalmente se fue a la cruz para dar Su vida en rescate por muchos. Tenemos que entender que Jesucristo fue obediente hasta la muerte y pagó el rescate por nuestros pecados a Su Padre. (Juan 3:16) 

En el Antiguo Testamento, los rescates se habían pagado en parte “por la sangre de machos cabríos y de becerros” ofrecidos en el altar como una cubierta temporal por los pecados. Pero eso fue sólo hasta que el verdadero rescate podría ser pagado: “¿Cuánto más la sangre de Cristo, quien por el Espíritu eterno El mismo se ofreció sin mancha a Dios, purificará nuestra conciencia de obras muertas para servir al Dios vivo?” (Hebreos 9:14) 

Cuando pecamos intencionalmente, lo que significa que nuestra mente nos dice que no debemos hacerlo y lo hacemos de todos modos, estamos deliberadamente pisoteando la sangre del pacto de Cristo. Por lo tanto, tenemos que estar conscientes de lo que la Biblia nos ADVIERTE: ¿Cuánto mayor castigo piensan ustedes que merecerá el que ha pisoteado bajo sus pies al Hijo de Dios, y ha tenido por inmunda la sangre del pacto por la cual fue santificado, y ha ultrajado al Espíritu de gracia?” (Hebreos 10:29) 

Si usted tiene un problema con el consumo de alcohol, uso de drogas, la pornografía, y siempre miente o lo que sea; ponte de rodillas y pídele a Dios que te perdone a través de la preciosa sangre derramada de Su Hijo. Pídele que te dé fuerzas para vencer el pecado y Él es fiel para hacer eso, pero usted debe estar dispuesto a hacer su parte también. 

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura (nueva creación) es; las cosas viejas pasaron, ahora han sido hechas nuevas.” (2 Corintios 5:17) 

La verdadera salvación siempre trae una transformación espiritual. 

Recuerda esto, tenemos que caminar cerca del Señor en cada momento de nuestras vidas y aún más cuando nos estamos hundiendo y el enemigo nos está dominando. Busquen al Señor y Su fortaleza; Busquen Su rostro continuamente. (1 Crónicas 16:11) 

Mantenga su mente fija en Jesús y memorice este versículo hermoso y alentador: “No temas, porque Yo estoy contigo; No te desalientes, porque Yo soy tu Dios. Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré, Sí, te sostendré con la diestra de Mi justicia.” (Isaías 41:10) 

Y recuerda lo que Pablo dijo a los Filipenses: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” (Filipenses 4:13) 

La obra de Dios en nosotros no termina cuando recibimos la salvación, simplemente acaba de empezar.


Responses

  1. Muy conscientizantes, alentadores y necesarios todos y cada uno de los mensajes que envían; me están sirviendo para acercarme verdaderamente a Cristo. Gracias.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: