Posteado por: mvmspanish | marzo 16, 2015

COMO SER UN EMBAJADOR EFICAZ PARA JESUCRISTO – 2 Corintios 5:20

Embajador para Jesucristo

“Así que somos embajadores de Cristo, como si Dios los exhortara a ustedes por medio de nosotros.” (2 Corintios 5:20) 

El trabajo de un embajador es representar a alguien o algo. Por lo tanto el trabajo de un embajador de Cristo es la de representar el propio Rey en todo lo que decimos y hacemos.

El apóstol Pablo fue un gran modelo para todos los que desean ser un embajador eficaz para Jesucristo. Él sirvió con humildad y compasión. Él fielmente sirvió a Dios a pesar de la persecución y las pruebas que tuvo que soportar como consecuencia de la oposición implacable de los hipócritas y los líderes religiosos. 

Pablo enseñó públicamente de casa en casa, declarando que todos deben volverse a Dios en arrepentimiento y tener fe en el Señor Jesús (Hechos 20:20-21). El llevó el mensaje de Cristo a todo el mundo adonde iba. A medida que iba de un lugar a otro, daba testimonio del Evangelio de la gracia de Dios (Hechos 20:24). Él proclamó fielmente todo el consejo y el propósito de Dios (Hechos 20:27). 

Una otra parte importante del ministerio de Pablo es que el advirtió a los cristianos acerca de hipócritas y falsos maestros que estaban distorsionando la verdad con el fin de atraer a los discípulos (Hechos 20:30). Pablo ya había confrontado “cristianos profesantes” que habían enseñado y abrazado una distorsión del Evangelio de Dios. Él condenó con anatema cualquier persona que se atreve a pervertir el Evangelio de Dios. Esto incluyó incluso él mismo o cualquier apóstol que distorsionaría el único medio de Dios para salvar a los pecadores (Gálatas 1:6-9). 

Pablo se enfrentó a los judaizantes e hipócritas que superficialmente enseñaron acerca de Jesús, pero pervirtieron el Evangelio mediante la adición de obras de la ley como otro requisito para la salvación. Cualquier esfuerzo humano que se agrega al Evangelio anula la gracia de Dios, que es el único medio que los pecadores puedan ser salvos. Por esta razón Pablo proclamó lo que el Evangelio es, así como lo que no es. Este método es tan importante cuando testificamos a los “que profesan ser cristianos”, pero que han sido desviados por una perversión del verdadero Evangelio. 

La enseñanza de Pablo declara que la salvación es por gracia y no por obras (Efesios 2: 8-9) y por la misericordia de Dios y no obras de justicia (Tito 3:5). Si seguimos el ejemplo de Pablo advertiremos que: 

  • Pecadores son justificados por la fe en Jesús, no por el bautismo en agua, o tomando la comunión, ni por asistir a la iglesia, dando dinero o realizando rituales religiosos y otras obras religiosas.
  • Pecadores son purificados por la sangre preciosa de Jesús, SOLAMENTE y no por otros medios; y
  • Pecadores tienen sus pecados expiados SOLAMENTE por la obra redentora de Jesús y no por los esfuerzos humanos como muchas religiones falsas enseñan.

Para seguir el ejemplo de Pablo es alcanzar y enseñar a “los cristianos profesantes” equivocados la verdad, para sacarlos del amplio camino que conduce a la destrucción mientras que les apuntamos en dirección hacia el estrecho camino que conduce a la vida eternal. 

Pablo también instó a los creyentes a no ser partícipes o socios con engañadores (Efesios 5:6-7). Desafortunadamente, este elemento vital de contender por la fe y exponiendo el engaño no es practicado por muchos en el cuerpo de Cristo hoy. De hecho hay muchos creyentes que abrazan religiones falsas como una denominación cristiana válida. Como resultado, la iglesia ha dado al enemigo rienda suelta para sembrar la cizaña entre el trigo (Matthew 13:25). Muchas iglesias tienen más cizaña que trigo y así reflejan una imagen del mundo en lugar de un santuario sagrado de los creyentes. 

Pablo siendo conscientes de los muchos creyentes falsificados, que habían creído en vano y continuaban en el pecado, los exhortó: “Examínense para ver si están en la fe; pruébense a sí mismos” (2 Corintios 13:5). Los que creyeron en vano son los que se apartaron del Evangelio que Pablo entregó: Cristo murió para salvar a los pecadores, Cristo resucitó de entre los muertos y Cristo apareció a muchos testigos (1 Corintios 15:1-4). Pablo proclama la Palabra de Dios en todo su poder. Él no hablaba con palabras de sabiduría humana, para que la cruz de Cristo no perdiera su eficacia (1 Corintios 1:17). 

El enfoque de Pablo y su compromiso con la evangelización se refleja en sus escritos: “Me hice todo para todos, a fin de salvar a algunos por todos los medios posibles. 23 Todo esto lo hago por causa del Evangelio, para participar de sus frutos” (1 Corintios 9: 22-23). Él dijo: ¡Ay de mí si no predico el Evangelio! (1 Corintios 9:16). Pablo no se avergonzaba del Evangelio y su acercamiento extraordinario a Dios. 

Por revelación divina Pablo sabía que sólo había un mensaje de esperanza, un solo Evangelio. Porque en el Evangelio se observa el mayor cambio en la historia humana, el pecado del hombre por la justicia de Dios. Pablo resumió esta sustitución clemente y misericordiosa en un verso: “Al que [Jesús] no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en Él recibiéramos la justicia de Dios” (2 Corintios 5:21). 

Al seguir el ejemplo de Pablo busquemos a “conocer a Cristo y éste crucificado” y proclamar este poderoso mensaje a aquellos que han abrazado un otro Evangelio (1 Corintios 2:2). Pablo instó a sus discípulos para sujetarse firmemente al Evangelio que él predicaba. Los que lo hicieron tenían la certeza de la vida eterna. Aquellos que abrazaron otros Evangelios no tenían ninguna seguridad, y por lo tanto creyeron en vano (1 Corintios 15: 1-4). 

Dado que todos los verdaderos cristianos han sido confiado el Evangelio, seamos exhortados por las palabras de Pablo: “No tratamos de agradar a la gente sino a Dios, que examina nuestro corazón” (1 Tesalonicenses 2:4). 

El verdadero Evangelio perturbará aquellos que lo oyen, porque habla del cielo y del infierno. Se informa a los pecadores de la justicia de Dios y su demanda para el pago de una deuda infinita causado por el pecado. Con esto en mente, nuestra principal motivación siempre debe ser glorificar a Dios reflejando con precisión el corazón de Su revelación a la humanidad.


Responses

  1. Es increíble que siendo la salvación “tan sencilla” seamos tan negligentes en la Glorificación de Dios, y algunos, por no decir muchos, terquiemos en buscar la perdición en vez de la Salvación.

  2. Agradezco a Dios que existan personas como ustedes que nos Orientan en la Fe. Soy de Manizales, quisiera saber si acá se congregan y en dónde. Gracias.

    Date: Tue, 17 Mar 2015 01:53:35 +0000 To: franco.jg@hotmail.com

    • Todo es para la gloria y honor de nuestro Señor. Nos congregamos en el EEUU en el estado de Arizona. Bendiciones.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: