Posteado por: mvmspanish | mayo 5, 2014

CONFESIÓN Y PERDÓN – Proverbios 28:13

Proverbios 28 vs 13 S

“El que oculta sus pecados no prosperará, pero el que los confiesa y se aparta de ellos alcanzará misericordia.”  (Proverbios 28:13) 

Toda persona, incluso el creyente cristiano más piadoso, al menos de vez en cuando cometen actos de pecado – el pecado de omisión, si no los pecados de comisión. “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros.” (1 Juan 1:8) 

Cuando un cristiano peca, el remedio está disponible. “Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9). Este perdón se basa en el hecho de que “la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.” (1 Juan 1:7) 

El problema es que la misma compulsión que causó al creyente a cometer el pecado en el primer lugar a menudo le llevará a tratar de justificar el pecado. Si eso no es posible, se tratará de esconderlo, o incluso negarlo. 

El antídoto a esta situación, por supuesto, es confesar y abandonar su(s) pecado(s). Esta confesión, sin embargo, no puede ser simplemente una confesión generalizada (“por favor, perdona todos mis pecados”), pero una confesión específica “nombrando” los pecados, reconociendo que, de hecho, un pecado a los ojos de Dios, es digno del castigo divino y la condenación de un Dios santo. Asimismo, el término “renunciar” no significa simplemente dejar de participar en este pecado específico, sino para dejar de pensar en ello – ya no deseando el pecado o estando deprimido bajo la culpa de ello. Si es posible y aplicable, también implicaría hacer restitución a aquellos que resultaron heridos por este pecado; de lo contrario, la confesión debe ser hecha sólo a Dios. 

Y Dios nos perdonará y limpiará. Entonces, “olvidando ciertamente lo que queda atrás,” podemos “seguir a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.” (Filipenses 3:13-14) 

Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada.” (Salmo 32:1)

 

FUENTE: por Henry Morris, Ph.D. – Instituto para la Investigación de la Creación 

Traducido por Mission Venture Ministries en Español


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: