Posteado por: mvmspanish | abril 29, 2014

¿CÓMO PODEMOS CRIAR HIJOS PIADOSOS? – Deuteronomio 6:5-7

Deuteronomio 6 S

En primer lugar, tenemos que desarrollar una relación dedicada a Dios, a medida que estudiamos y leemos Su manual de instrucciones sobre la forma de educar a los niños: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza. Estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón. Las enseñarás diligentemente a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.”  (Deuteronomio 6:5-7) 

Como padres, primero tenemos que amar al Señor con todo nuestro corazón y poder, mostrando de esta manera a nuestros hijos el gran amor que sentimos por Él. La razón de esto es que no podemos enseñar a nuestros hijos lo que nosotros mismos no tenemos. Y así, la base de un buen matrimonio y de como cuidar de nuestros hijos, es amar al Señor supremamente por encima de cualquier otro amor. 

Muchos padres no entienden que un matrimonio piadoso y sólido añade estabilidad a la vida de un niño. Sólo cuando cada cónyuge ama sinceramente a Dios y El es absoluto Señor de su vida, ellos pueden construir una base espiritual sólida y duradera que es vital para la educación exitosa. La Biblia no da ninguna excusa para un padre o madre soltera no educar a sus hijos en el conocimiento de Jesucristo. (2 Timoteo 1:5) 

Noventa y cuatro por ciento (94 %) de todos los cristianos fundamentales aceptaran a Jesús como su Salvador, cuanto eran muy jóvenes; y sesenta y cinco por ciento (65 %) de todos los cristianos fueron llevados al Señor por sus padres. 

Como padres, no podemos esperar a que alguien lleve a nuestros hijos al conocimiento salvador de Jesús, que garantiza que no van a pasar la eternidad en el infierno. Dios ordenó que todos los padres lleven a sus hijos al Salvador y en los caminos de la justicia, porque nuestros hijos son un don precioso de Dios. Por lo tanto, criar hijos piadosos, que honran a Cristo demuestra nuestro agradecimiento por estos preciosos regalos. 

La Biblia es el manual de instrucciones de Dios que usamos para criar a nuestros hijos, ya que es Él quien creó la unidad familiar. Ellos necesitan aprender quien es Él, y cómo obedecer y respetar a su Creador. 

Comprender la necesidad más grande de nuestros hijos comienza con el reconocimiento de su mayor problema. El principal problema es que son pecadores de nacimiento (Salmo 51:5). Los niños no vienen a este mundo buscando a Dios y su justicia. Ellos nacieron como pecadores y necesitan ¡El Salvador! La tendencia al pecado conduce sus corazones y mentes, hasta que llegan a conocer y tener una relación con su Señor y Salvador Jesucristo. La necesidad más urgente de todos los niños es la regeneración. Los padres deben enseñar a sus hijos temprano en la vida para tener una relación personal con Jesucristo. 

Para tener éxito, los padres deben comprometerse a escudriñar las Escrituras y leer libros basados ​​en la Biblia que dirigen ellos estar en armonía, cuando enseñan a sus hijos. Si los padres no pueden ponerse de acuerdo, sus hijos hábilmente los manipulan para conseguir su camino. 

Los niños deben asistir a la iglesia como bebés recién nacidos y luego recibir la educación adecuada de acuerdo a su edad para el resto de su vida. Se les debe animar a participar en el coro de niños, cuentos de Navidad y otras actividades que se ofrecen en su iglesia. 

Los padres tienen que educar y proteger a sus hijos. En una cultura que se infiltró con el pensamiento humanista, la inmoralidad sexual, los medios de comunicación sin Dios, los pedófilos y los falsos maestros, por nombrar algunos, es absolutamente esencial que los padres asuman la responsabilidad por el bienestar espiritual de sus hijos. La mayor parte de la protección es enseñar a los niños la verdad para rechazar las mentiras de Satanás que trata de echar raíces en sus corazones. Los padres deben darse cuenta de que es su responsabilidad de proteger a su mente y entrenar a su hijo. ¡Éste es su deber ordenado por Dios! 

El padre debe disciplinarse y hacer que devociones junto con su familia sean una prioridad en su casa. Es de vital importancia que el construya una base bíblica para sus hijos porque la Biblia nos dice: “que la cabeza de todo hombre es Cristo (el Mesías), y la cabeza de la mujer es el hombre, y la cabeza de Cristo es Dios,” (1 Corintios 11:3). Dios ha dado a los hombres la responsabilidad de ser el jefe de la casa. Ellos tienen un trabajo que hacer, que responderán a Dios en el Día del Juicio. 

Sí, la madre puede y debe ayudar con la instrucción; pero si el padre no toma el papel principal, los niños no van a tomar en serio. Si no ven a su padre leyendo la Biblia, es probable que no lo lean tampoco. Incluso si la madre estudia la Biblia con regularidad, y el padre se niega a obedecer a Dios y enseñar la Biblia, los niños pensarán que no tienen que leerlo también. 

Como líderes, los hombres son responsables ante Dios por todo lo que sucede en sus familias. Proverbios 22:6 dice: “Instruye al niño en el camino que debe andar, y aun cuando sea viejo no se apartará de él.” 

Tenemos que darnos cuenta de que Proverbios fue escrito para los hombres. Salomón, que era “más sabio que todos los hombres” (1 Reyes 4:31), escribió Proverbios como instrucción a sus hijos. “Oye, hijo mío, recibe mis palabras, y muchos serán los años de tu vida.” (Proverbios 4:10) y “escucha, hijo mío, y sé sabio, y dirige tu corazón por el buen camino,” (Proverbios 23:19). La formación espiritual de los niños es la responsabilidad del hombre. Él puede tener la ayuda de su esposa, pero él es el único responsable ante Dios. 

La Biblia nos dice que por sus frutos los conoceréis (Mateo 7:20), y “por sus hechos el niño deja entrever si su conducta será pura y recta.” (Proverbios 20:11) 

El Señor está con nosotros para nos guiar y nos ayudar a través de Su Espíritu Santo para crear hijos piadosos; por lo tanto: “Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y Él allanará tus sendas.” (Proverbios 3:5-6)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: