Posteado por: mvmspanish | abril 14, 2014

¿CÓMO SABES QUE ERES UN VERDADERO CREYENTE NACIDO DE NUEVO? – Santiago 2:19

HD Wallpaper Backgrounds of Blue Sky | Most Beautiful Cloudy Sky Pics

Las palabras más aterrorizantes que podían oír los que profesan ser cristianos sería Jesucristo diciendo: “Jamás los conocí. ¡Aléjense de mí, hacedores de maldad!” (Mateo 7:23). En el día del juicio, estas terribles palabras serán escuchadas por muchos que llamar a Jesús “Señor”, pero que nunca se arrepintió de sus pecados y le pidió que Él fuera verdaderamente el Señor de sus vidas. 

¿Cómo puede ser esto? ¿Cómo puede alguien que declara que Jesús es el Señor, y lleva a cabo actividades religiosas en realidad no ser verdaderamente salvos? Así que la pregunta es: ¿Cómo sabes que esto no te va a pasar? Dado que la mayoría de las personas se reaseguran diciendo: “No puede ser yo, porque yo creo en Jesús.” 

La Escritura dice: “¿Tú crees que hay un solo Dios? ¡Magnífico! También los demonios lo creen, y tiemblan,” (Santiago 2:19). La cuestión no es “la fe en Dios”, pero ¿qué tipo de fe tiene usted? Hay dos tipos de “fe” que se describen en la Biblia. Uno se origina en el hombre cuando él da la afirmación de ciertas verdades acerca de Dios. Esta es una fe muerta porque: “¿de qué le sirve a uno alegar que tiene fe, si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarlo esa fe?. . . Así también la fe por sí sola, si no tiene obras, está muerta.” (Santiago 2:14, 17) 

La otra es una fe dada por Dios: “Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!” (2 Corintios 5:17). Se trata de una fe viva que nace de un corazón nuevo que desea dar fruto para la gloria de Dios: “Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos.” (Juan 15:8) 

La palabra de Dios nos dice: “Examínense para ver si están en la fe; pruébense a sí mismos. ¿No se dan cuenta de que Cristo Jesús está en ustedes? ¡A menos que fracasen en la prueba!” (2 Corintios 13:5). Si realmente eres un cristiano, será profundizada su seguridad de salvación. Si usted no es un verdadero cristiano, entonces, por la gracia de Dios, puede llamar al Señor antes de perecer para siempre. Cuando una persona llega a ver la base adecuada de la fe y confía con su corazón en lo que Jesús hizo por el en la cruz, esta es la fe salvadora: “Porque la voluntad de mi Padre es que todo el que reconozca al Hijo y crea en él, tenga vida eterna”. (Juan 6:40) 

Mucha gente cree en los hechos concernientes a Cristo. Ellos creen que Él es el Hijo de Dios y que Él murió en la cruz por los pecados del mundo. Pero ellos no lo amamos supremamente, ni están dispuestos a obedecerle y seguirle. Esta no es la verdadera fe en Cristo y nunca traerá la salvación. 

Hay otra Escritura que nos dice: “Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios. Y todo espíritu que no confiesa a Jesús, no es de Dios, y éste es el espíritu del anticristo.” (1 Juan 4:2-3) 

‘La boca puede confesar fácilmente que Jesucristo vino en la carne, pero el espíritu no puede mentir. Si el espíritu confiesa que Jesús vino en la carne, las acciones y enseñanzas de esa persona se alinearán con las acciones y enseñanzas de Jesús cuando caminó sobre esta tierra.” (John Henderson)

El Señor Jesús dijo que debemos: “Entrar por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición (destrucción), y muchos son los que entran por ella. Pero estrecha es la puerta y angosta la senda que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan” (Mateo 7:13-14). Esto es seguido por una advertencia urgente: “Cuídense de los falsos profetas, que vienen a ustedes con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces” (Mateo 7:15). Parece que son cristianos, pero engañan a la gente con un evangelio distorsionado: “Me maravillo de que tan pronto ustedes hayan abandonado (desertado) a Aquél que los llamó por la gracia de Cristo (el Mesías), para seguir un evangelio diferente, que en realidad no es otro evangelio, sino que hay algunos que los perturban a ustedes y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, les anunciara otro evangelio contrario al que les hemos anunciado, sea anatema (maldito). Como hemos dicho antes, también repito ahora: Si alguien les anuncia un evangelio contrario alque recibieron, sea anatema”  (Gálatas 1:6-9). Estos falsos maestros engañan a la gente pidiéndoles que respondan al Evangelio sin el arrepentimiento y la fe. La gente necesita: “¡Arrepentirse y creer en el evangelio!” (Marcos 1:15)

Algunos creen que son cristianos porque respondieron a un llamado al altar, o tomaron la decisión de de seguir a Cristo una sola vez, o repiten la oración del pecador, o fueron bautizados en el agua. Estas respuestas no se encuentran en la Biblia. La única respuesta para la salvación es “arrepentirse y creer en el evangelio.” (Marcos 1:15) 

Jesús dijo: “No son los sanos los que necesitan médico sino los enfermos. No he venido a llamar a justos sino a pecadores para que se arrepientan” (Lucas 5:31-32). Dios está mandando “a todos, en todas partes, que se arrepientan” (Hechos 17:30). La fe que salva es “la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos 11:1). Dios quiere que los creyentes verdaderos sepan que tienen la vida eterna. (1 Juan 5:13) 

Los verdaderos creyentes nacidos de nuevo son los únicos que verán el reino de Dios, ya que pasan de la muerte a la vida eterna en Cristo (Juan 3:3). Porque Dios ve nuestro corazón, nuestras intenciones y por medio de: “Su gran amor por nosotros, que es rico en misericordia, nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en pecados. Porque por gracia sois salvos.” (Efesios 2:5) 

“La tristeza que proviene de Dios produce el arrepentimiento que lleva a la salvación, de la cual no hay que arrepentirse, mientras que la tristeza del mundo produce la muerte” (2 Corintios 7:10). “Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; y esto no es de vosotros, pues es don de Dios – no por obras, para que nadie se gloríe.” (Efesios 2:8-9) 

Los verdaderos creyentes nacidos de nuevo están agradecidos a Dios por su rescate porque “gracias a Dios que, aunque antes eran esclavos del pecado, ya se han sometido de corazón a la enseñanza que les fue transmitida” (Romanos 6:17). “En él también ustedes, cuando oyeron el mensaje de la verdad, el evangelio que les trajo la salvación, y lo creyeron, fueron marcados con el sello que es el Espíritu Santo prometido” (Efesios 1:13). “Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios” (Romanos 8:14). Jesús dijo: “Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos. Entonces usted sabrá la verdad, y la verdad os hará libres.” (Juan 8:31-32) 

Conversos falsos no disciernen su peligrosa condición. Ellos permanecen muertos en sus pecados, “porque si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo” (Romanos 8:9). Ellos aman a sí mismos y al mundo; y la advertencia es: “No amen al mundo ni nada de lo que hay en él. Si alguien ama al mundo, no tiene el amor del Padre.” (1 Juan 2:15) 

Conversos falsos engañan a sí mismos debido a que: “El que afirma: ‘Lo conozco’, pero no obedece sus mandamientos, es un mentiroso y no tiene la verdad” (1 Juan 2:4). Ellos escuchan pero no obedecen: “No se contenten sólo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica” (Santiago 1:22). “Profesan conocer a Dios, pero con sus acciones lo niegan” (Tito 1:16). No tienen ninguna base sólida y: “como no tiene raíz, dura poco tiempo. Cuando surgen problemas o persecución a causa de la palabra, en seguida se aparta de ella.” (Mateo 13:21)  

Piense en esto y busque en su mente y en su espíritu si quiere rechazar estas advertencias y continuar caminando en la oscuridad y la decepción. Sin embargo, esperamos que reconozca la necesidad de cambio y busca con diligencia las Escrituras, la verdad y las respuestas de Dios y llega a la conclusión de que: “No me avergüenzo del evangelio, pues es poder de Dios para la salvación de todos los que creen: de los judíos primeramente, pero también de los gentiles.” (Romanos 1:16) 

El único Evangelio de salvación es esta: Cristo murió por nuestros pecados, fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras (1 Corintios 15:4), Él ascendió al cielo y Él volverá. (Hechos 1:11) 

Jesús dijo: “¡Miren que vengo pronto! Traigo conmigo mi recompensa, y le pagaré a cada uno según lo que haya hecho.” (Apocalipsis 22:12)

Nadie sabe el día ni la hora en que van a tomar su último aliento, por lo tanto: “Nosotros, colaboradores de Dios, les rogamos que no reciban su gracia en vano. Porque él dice: ‘En el momento propicio te escuché, y en el día de salvación te ayudé.’ Les digo que éste es el momento propicio de Dios; ¡hoy es el día de salvación! (2 Corintios 6:1-2). ¡Ten cuidado, porque mañana podría ser demasiado tarde!

Anuncios

Responses

  1. Muchas gracias por la información, de verdad se despejaron y aclararon mis dudas.bendiciones.

    • Gracias Tanger que bueno que la información le ayudó. Que Dios le siga bendiciendo.

  2. Esverdad todo lo ke enseña en este mensaje debemos tomar muy en serio la palabra de DIOS y ponerlo en practica ,para ser verdaderos hijos de DIOS ,gracias x estos mensajes ,ke nos exorta y nos edifica hacer verdaderos hijos de DIOS

    Y


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: