Posteado por: mvmspanish | febrero 17, 2014

LAS CONSECUENCIAS DE NUESTROS CAMINOS – ¿ESTAMOS SIRVIENDO AL SEÑOR O A NOSOTROS MISMOS? – Hageo 1:4-6

Hageo 1 vs 4-6

“¿Es acaso para vosotros tiempo de habitar en vuestras casas artesonadas, mientras esta Casa está en ruinas? Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos. Sembráis mucho, pero recogéis poco; coméis, pero no os saciáis; bebéis, pero no quedáis satisfechos; os vestís, pero no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su salario en saco roto.” (Hageo 1:4-6) 

Hageo está escribiendo a los hijos de Israel que han regresado a la tierra después de su tiempo de permanencia en cautiverio en la tierra de Babilonia. A su regreso, actuaron bien al principio, y de inmediato comenzaron a reconstruir el templo del Señor en Jerusalén. Sin embargo, después de una cierta oposición, dejan de construir la casa de Dios y comenzaron a trabajar en sus propios hogares. 

Cuando su prioridad cambió de Dios para sí mismo, sus bendiciones se detuvieron y su arduo trabajo centrado en sí mismo no les llegó a adquirir mucho, simplemente porque ya no estaban poniendo al Señor en primer lugar en sus vidas. 

Este pasaje tiene muchas similitudes con lo que está sucediendo hoy en día en nuestro mundo, cuando vemos que las posesiones se vuelven más importantes que Dios. Nunca ha habido un momento en la historia cuando la gente está tan ocupada como hoy. Muchas familias tienen ambos cónyuges trabajando, y algunas personas que trabajan dos y tres puestos de trabajo. El trabajo es bueno y la Biblia dice que los hombres tienen que trabajar para poder comer, pero cuando nuestro trabajo reemplaza a Dios, o seriamente interfiere con nuestra adoración a Él, algo está mal. 

Cuando esto ocurre, tenemos que preguntarnos: ¿Está haciendo Dios a nosotros lo que hizo a los israelitas de la antigüedad que tenían prioridades extraviadas? ¿No vamos a la iglesia regularmente debido al trabajo, o porque estamos demasiado cansados​​? ¿O tal vez porque hay otras prioridades que tienen el primer lugar en nuestra vida? 

El problema es que estamos tan condicionados por este mundo que estamos ciegos a lo que está sucediendo. Hemos estado tan acostumbrados a centrarnos en uno mismo, que no nos damos cuenta de que hemos perdido nuestro primer amor y lo hemos reemplazado con algo por encima de Dios en nuestras vidas. 

Tenemos que ser honestos con nosotros mismos y preguntarnos: ¿Hemos de poner algo delante de Dios, como nuestro trabajo, nuestros hijos, nuestro placer? ¿Qué está causando que perdamos toda la bendición de Dios en nuestra vida? Tenemos que despertar y poner a Dios de vuelta a donde pertenece. Él merece y exige el primer lugar. Después que los israelitas se arrepintieron y empezaran a trabajar de nuevo en el templo, Dios dijo: ” Yo estoy con vosotros.” 

Cuando un creyente profesante nunca parece tener suficiente, y su bolsa de dinero parece estar lleno de agujeros, es el momento de considerar cuidadosamente sus caminos delante de Jehová. Pues, nuestro Dios es dueño de todo y Él es muy capaz de suplir todas nuestras necesidades. “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” (Mateo 6:33) 

Si estas necesidades de la vida no están siendo proporcionadas, urgentemente tenemos que considerar nuestros caminos. ¿Es el reino de Dios y su justicia realmente nuestra principal preocupación? 

La Biblia enseña que “mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Filipenses 4:19). Pero debemos recordar que esta promesa fue dada a un grupo de cristianos cuya “abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad”, porque “a sí mismos se dieron primeramente al Señor.” (2 Corintios 8:2, 5) 

Al igual que las personas de la generación de Hageo, cuando no somos capaces de centrarnos en las prioridades de Dios, la vida toma un giro y nuestras bolsas parecen tener “agujeros” en ellos, en el sentido de que el dinero que ponemos en ellas desaparece antes de que podamos pagar todas nuestras cuentas. 

Los cristianos que están perdiendo los regalos generosos de Dios en trivialidades y en el egoísmo, tendrán mucho que responder, cuando el Señor regresa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: