Posteado por: mvmspanish | enero 13, 2014

Jehová Rafa – El Señor que Sana – Éxodo 15:26

Exodus 15 vs 26 S

Moisés se enfrenta a una situación difícil en el desierto y en vez de quejarse, él ora. Eso es lo que nosotros también deberíamos hacer. Cuando estamos en el dolor, debemos orar. Dios responde a Moisés y le mostró un pedazo de madera, el cual echó Moisés al agua, y al instante el agua se volvió dulce. Dios entonces inicia una prueba y les dice en el versículo 26: “Si escuchan mi voz y hacen lo que yo considero justo, y si cumplen mis leyes y mandamientos, no traeré sobre ustedes ninguna de las enfermedades que traje sobre los egipcios. Yo soy el Señor, que les devuelve la salud.” Aquí vemos que el Señor se reveló como Jehová Rafa. En medio de su amargura y dolor, Dios se revela como su Sanador. 

La palabra Rafa se utiliza unas sesenta veces en el Antiguo Testamento y significa, “para restaurar, sanar o curar” físicamente, emocionalmente y espiritualmente. 

A veces estamos en necesidad de sanación en las tres áreas, al igual que David en el Salmo 6:2-3 

Emocional: “Ten misericordia de mí, Jehová, porque estoy enfermo… “

Físico: “Sáname, Jehová  porque mis huesos están en agonía… “

Espiritual: “Mi alma está angustiada. ¿Hasta cuándo, Señor, hasta cuándo” 

Dios se revela como Jehová Rafa cuando estamos en necesidad de… 

  • Curación Emocional: El Señor sana daño emocional y corazones rotos. Salmo 147:3: “Él sana a los quebrantados de corazón y venda sus heridas.” Cualquier dolor que llevas, tenemos que entregar al Sanador. 
  • La Sanidad Física: Algunos de nosotros estamos pasando por tiempos difíciles, tratando de procesar el dolor y el desánimo que viene de las dificultades físicas. Tal vez sea el dolor personal o tal vez estamos devastados por la noticia de un familiar o amigo. En momentos como este, es necesario pedir a Jehová Rafa para  hacer su trabajo de sanación en nuestras vidas. La Biblia está llena de ejemplos del toque sanador de Dios. En 2 Reyes 20:5-6 leemos que Ezequías  se enfermó y estaba a punto de morir. Como resultado de la intensa intercesión, fue curado y su vida fue extendida. Esta es verdaderamente una historia sorprendente: “Vuelve, y dile a Ezequías, príncipe de mi pueblo: “Así dice Jehová, el Dios de David, tu padre: He oído tu oración, he visto tus lágrimas y voy a sanarte… Añadiré a tus días quince años.” En los Evangelios vemos que Jesús pasó una sorprendente cantidad de tiempo curando las personas. 
  • Curación Espiritual: Este es el más importante de los tres reinos de la curación. El Señor ve que somos espiritualmente enfermos y Él ofrece sanación y la integridad a través de la sangre derramada de Jesús en la cruz. Nuestro diagnóstico es malo y nuestro pronóstico es terminal. Jeremías 17:9 registra la enfermedad incurable del corazón humano: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? Somos pecadores que han sido infligidos con la enfermedad de la muerte y la destrucción y estamos en necesidad desesperada de un nuevo corazón. 

Al principio de su ministerio, Jesús se puso de pie en la sinagoga un día y cito del libro del profeta Isaías: “Él me ha enviado a proclamar libertad a los cautivos y dar vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos” (Lucas 4:18). Una vez que somos liberados espiritualmente, Jesús puede romper todas las ataduras que nos controlan, incluyendo las adicciones y patrones de pecados profundos. Si bien es cierto que Jesús sanó a muchas personas físicamente, Él siempre está más interesado en curar el problema del pecado. ¿Te acuerdas de lo que dijo Jesús a Juan el Bautista, cuando se preguntó si realmente era el Mesías? Aquí están las palabras escritas en Mateo 11:05: “Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados y a los pobres es anunciado el evangelio.” 

La penetración del pecado en nuestras almas es retratado vívidamente en Isaías 1:5-6: “¿Por qué querréis ser castigados aún? ¿Todavía os rebelaréis? Toda cabeza está enferma y todo corazón doliente. Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga; no están curadas ni vendadas ni suavizadas con aceite.” Nuestra depravación es total, que afecta cada parte de nuestras vidas. Sin embargo, el versículo 18 proporciona la buena noticia, que muestra el poder purificador del perdón: “Aunque vuestros pecados sean como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; aunque sean rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.” 

A veces tenemos que pasar la prueba, ya que las pruebas y las tribulaciones pueden hacernos volver a la pista.   “Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba; pero ahora guardo tu palabra… Bueno me es haber sido humillado, para que aprenda tus estatutos.” Salmo 119:67, 71 

Tenemos que entender que no todas las enfermedades están directamente relacionadas con el pecado personal. Sin duda podemos decir que todas las enfermedades, en última instancia, son el resultado del pecado de Adán y Eva, pero debemos tener cuidado de no vincular a todos los problemas que tenemos en algún pecado en nuestras vidas. Ese fue el error que los amigos de Job hicieron cuando seguían acusándolo de mala conducta. En sus mentes, Job estaba sufriendo porque había pecado de alguna manera. Seamos cuidadosos en este punto. Algunos de nosotros nos culpan a nosotros mismos sin piedad por nuestro propio dolor. Otros tienen que dar un paso atrás y dejar de dar su punto de vista sobre por qué alguien está sufriendo. Jesús se dirigió a esta mentalidad dominante cuando se le pidió que explicara por qué un hombre había sido ciego. Sus discípulos querían saber si el hombre había pecado o sus padres. Y en Juan 9:3 Jesús respondió: “Ni este hombre ni sus padres pecaron, sino que esto sucedió para que la obra de Dios se hiciera evidente en su vida.” 

Tenemos que recordar que está bien consultar con profesionales, pero tenemos que ir al Gran Médico primero Si bien hay algunas personas que se niegan a obtener ninguna ayuda porque quieren confiar en Dios solo por su sanidad. Mi entendimiento es que Dios usa a menudo los médicos y otros profesionales capacitados para efectuar Su sanidad. Recuerde que las aguas amargas en Mara se convirtieron en dulce sólo cuando se añadió algo a ella. Dios podría haber hecho el agua dulce, por cualquier medio, pero escogió utilizar la madera. De la misma manera Dios puede curar con una sola palabra de Su boca, pero Él también utiliza otros instrumentos. 

Por otro lado, lo que Asa hizo en el Antiguo Testamento es una advertencia para nosotros. Cuando estaba enfermo, él no oró a Dios en primer lugar, sino que fue directamente al médico. Esto se describe en 2 Crónicas 16:12: “A pesar de su enfermedad era grave, no buscó la ayuda del Señor, pero sólo de los médicos.” Piense en esto, no debemos pasar por alto el Gran Médico en el camino a la oficina del doctor. 

También necesitamos la comunidad de fe. Santiago 5:14-16 describe lo que debemos hacer cuando estamos enfermos. En primer lugar, llame a los ancianos de la iglesia y pedir oración. En segundo lugar, confiesa tus pecados a los demás. En tercer lugar, orar unos por otros. Estos pasos sólo son posibles si está conectado a una comunidad de fe. Cuando usted está sufriendo, se necesita la ayuda de creyentes fuertes y fieles. La fe libera de alguna manera el poder sanador de Dios. Santiago 4:2 dice, “Usted no tiene, porque no pedís.” 

La cruz de Cristo es la fuente de la sanación. Jehová Rafa que sana en el Antiguo Testamento es el Señor Jesús que cura en el Nuevo. No pierdas la importancia de la madera de un árbol que proporciona la dulzura del agua amarga. Todos nuestros problemas comenzaron en un árbol en el Jardín del Edén y el problema del pecado se resuelve porque otro trozo de madera se usó para sostener nuestro Sustituto por el pecado en la cruz. Isaías 53:5 dice que sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a sus heridas fuimos sanados” 1 Pedro 2:24 capta esta profecía: “Él mismo, en su cuerpo, llevó al madero nuestros pecados, para que muramos al pecado y vivamos para la justicia. Por sus heridas ustedes han sido sanados.” Sólo Jesús puede endulzar la amargura de la vida. Él es el interruptor de la esclavitud como Levítico 26:13 dice: “Yo rompí las coyundas de su yugo y los hice caminar con la cabeza erguida.” 

Si usted está sufriendo emocionalmente, físicamente o espiritualmente, regrese de nuevo al Señor que sana. Vayamos a Éxodo 15 por un momento. Después que Dios hizo el agua dulce, a continuación, condujo a los israelitas a un lugar llamado Elim. Leemos en el versículo 27 que en Elim había doce fuentes y setenta palmeras. Dios los llevó a un lugar de abundancia. Incluso si no estamos curados, podemos ser sanados por Jesús. Él es a la vez la madera y el agua viva que Él dijo en Juan 7:37: “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.” La única manera de ir de Mara a Elim es convertir a Jesús, que es nuestro Jehová Rafa.


Responses

  1. Deberían los cristianos celebrar la navidad?

    • Eric, celebramos la navidad como un recuerdo del nascimiento de Cristo. No sabemos la fecha porque la Biblia no nos diz, pero es bueno recordar la llegada de nuestro Salvador que nos resgato de nuestros pecados. Bendiciones

  2. Nuestro Dios es poderoso para sanar incluso hoy en dia.
    Yo he recibido su poder en mi cuerpo y fui sano de un nervio comprimido en mi pie. Gracias Dios!

  3. Dios sáname de insomnio quiero dormir en paz .

    • Estaremos orando por usted Michelle. Dios es fiel y nuestro Gran Doctor. Bendiciones.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: