Posteado por: mvmspanish | octubre 22, 2013

Obedecer a Dios – Hebreos 5:8-9

Hebreos 5 vs 8-9

Aunque era Hijo, mediante el sufrimiento aprendió a obedecer; y consumada su perfección, llegó a ser autor de salvación eterna para todos los que le obedecen. . . Hebreos 5:8-9 

La obediencia a Dios es lo que hizo Jesús, Él practicó y vivió perfecta obediencia a su Padre. 

Cualquiera puede obedecer cuando es fácil, pero en el fuego de la adversidad y el dolor, nuestra obediencia es puesta a prueba. ¿Estamos dispuestos a obedecer incluso cuando le duele, incluso cuando nos cuesta mucho, incluso cuando no queremos, incluso cuando no estamos seguros de los resultados? Pruebas de obediencia quitan la máscara de nuestros motivos y revelan nuestro verdadero carácter y el amor que tenemos por el Salvador. 

La obediencia debe ser un recordatorio constante en nuestras vidas, ya que, cuando las cosas van bien, tenemos la tendencia a olvidarse de Dios. Imprudentemente bajamos la guardia de oración y estamos expuestos a los ataques de nuestro enemigo, Satanás. La realidad es que el éxito en hacer la voluntad de Dios debe ser fundado y respaldado por la oración constante, y alcanzar a los perdidos requiere mucha oración. Tenemos que preguntarnos a nosotros mismos. . . ¿cómo podemos avanzar para conquistar a nuevos horizontes sin obediencia a la oración. Y la respuesta es obedecerle, orar, pedir su orientación y aguardar las recompensas que Él tiene para nosotros. 

Ser obediente es lo que nos hace más semejantes a Jesús, y cuando lo hacemos, Él nos asegura, nos ama, nos da el poder y está cerca de nosotros. Es tan importante para Dios, que Él tiene como prioridad para bendecir nuestra obediencia. Su bendición as veces no puede ser reconocida inmediatamente, puede tardar meses o años antes de disfrutar de los frutos de nuestra obediencia, pero vamos a cosechar lo que sembramos. En Gálatas 6:7-9 leemos: Cada uno cosecha lo que siembra.  El que siembra para agradar a su naturaleza pecaminosa, de esa misma naturaleza cosechará destrucción; el que siembra para agradar al Espíritu, del Espíritu cosechará vida eterna.  No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos. . . y seguimos siendo obedientes. 

Tenemos que humillarnos bajo la mano de Dios. Jesús sabía que el mayor obstáculo para el éxito sería el orgullo de una persona. El Señor dijo: Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma.” (Mateo 11:28-29) Sólo cuando reconocemos nuestras insuficiencias que vamos a ser capaces de aprender lo que el Señor nos quiere enseñar. Dios no puede enseñar a las personas que se sienten orgullosos, arrogantes o ensimismadas de ser obedientes a Su palabra. 

La obediencia nos cambia de ser egocéntrico a estar centrados en Dios, y al hacerlo nos convertimos abnegados. Nos transformamos de personas orgullosa y de control, a personas que confían en Dios, de ser desobedientes a ser obedientes. Nos convertimos en una nueva creación en Cristo, cuando pasamos de la muerte a la vida, de las tinieblas a la luz. 

Como creyentes nacidos de nuevo somos embajadores en nombre de Dios Todopoderoso. Él es nuestro Señor, nuestro Maestro y nuestro Salvador y obedecemos porque somos Suyos. Somos los rostros que reflejan el amor de nuestro Padre celestial a los demás. Le obedecemos porque hay un propósito más elevado en la vida, y Jesús ha hecho de nosotros un reino y sacerdotes para Dios, su Padre. (Apocalipsis 1:6) 

Jesús nos dio el Espíritu Santo para que sea nuestro maestro siempre presente. El Señor dijo: cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad.” (Juan 16:13) Sólo cuando estamos caminando en estrecha relación con Dios somos capaces de escuchar la voz del Espíritu y ser obediente. 

Al igual que Jesús, tenemos que pasar tiempo con el Padre para recibir instrucciones del Espíritu de Dios por lo que Él quiere que hagamos, si obedecemos y confiamos en Él.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: