Posteado por: mvmspanish | enero 20, 2013

CUANDO USTED NO SABE QUE HACER – Santiago 1:2-8

Santiago 1 vs 6-8

Hermanos míos, gozaos profundamente cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Pero tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna. Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero pida con fe, no dudando nada, porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor, ya que es persona de doble ánimo e inconstante en todos sus caminos. (Santiago 1:2-8)

Como cristiano, ¿qué hacemos cuando no sabemos qué hacer?

En su carta a los primeros cristianos Santiago escribe para animarlos en su fe durante los momentos difíciles que estaban experimentando. Él no dice si enfrentamos las pruebas, sino cada que las enfrentamos. Él sabe que vamos a tener pruebas, y que es posible aprender de ellas. No se trata de pretender ser feliz cuando enfrentamos el dolor, pero para tener una perspectiva positiva “gozaos profundamente“ por lo que las pruebas pueden producir en nuestras vidas. Santiago nos dice que debemos convertir nuestras dificultades en tiempos de aprendizaje. Los tiempos difíciles nos puede enseñar perseverancia, que también se llama paciencia y determinación en (Romanos 5:3-5; 2 Corintios 6:3-7; 2 Pedro 1:2-9).

No podemos conocer la profundidad de nuestro carácter hasta que veamos cómo reaccionamos bajo presión. Es fácil ser amable con los demás cuando todo va bien, pero ¿podemos seguir siendo amables cuando otros nos tratan injustamente? Dios quiere hacernos perfectos y completos, y no nos guardará de todo dolor.  En lugar de quejarnos de nuestras luchas, debemos verlos como oportunidades de crecimiento. De le gracias a Dios por su promesa de estar con usted en los momentos difíciles. Pídale que le ayude a resolver sus problemas o para que le dé la fuerza para soportarlos. A continuación, ser paciente y tener fe porque Dios no te dejará solo con tus problemas, Él está cerca y te ayudará a crecer.

En el versículo 5 cuando Santiago habla acerca de la sabiduría, el no sólo está hablando de conocimientos, sino de la capacidad para tomar decisiones acertadas en circunstancias difíciles. Cada vez que necesitamos sabiduría, podemos orar a Dios, y Él generosamente proveerá lo que necesitamos. Los cristianos no tienen que andar a tientas en la oscuridad, con la esperanza de toparse con respuestas. Podemos pedir la sabiduría de Dios para guiar nuestras decisiones.

Sabiduría significa discernimiento práctico. Se inicia con el respeto a Dios, que te lleva a vivir una buena vida, y resulta en una mayor capacidad para distinguir el bien del mal.

Dios está dispuesto a darnos la sabiduría, pero no estaremos en condiciones de recibirla si nuestros objetivos son egoístas en lugar de centrados en Dios. Para conocer la voluntad de Dios tenemos que leer su Palabra, y pedirle que nos enseñe a obedecer y entonces debemos hacer lo que Él nos dice.

“Creer sin dudar” significa no sólo creer en la existencia de Dios, sino también creer en Su cuidado, afecto y amor por nosotros. Incluye confiar en Dios y esperar que Él escuche y responde cuando oramos. Debemos desechar nuestra actitud crítica cuando llegamos a Él. Dios no concede cada petición egoísta o desconsiderada y debemos confiar en que Dios va a alinear nuestros deseos con Sus propósitos.

Una mente que vacila “para el que duda” no está completamente convencido de que el camino de Dios es el mejor. Trata a la Palabra de Dios como cualquier consejo humano, y se reserva la opción de desobedecer. Oscila entre la lealtad al sentimiento personal, las ideas del mundo y los mandamientos de Dios. Si la fe es nueva, débil, o estás luchando recuerda que puedes confiar en Dios y ser leales a Él. Para estabilizar tu mente vacilante o dudosa, comprométete sin reservas a Dios.

Si alguna vez has visto rodar las grandes olas en el mar, ya sabes cómo son inquietas, siendo sometidas a las fuerzas del viento, la gravedad y la marea. La duda deja una persona tan inestable como las olas agitadas. Si quiere dejar de ser zarandeado, confíe en Dios que le muestre lo que es mejor para usted. Pídale sabiduría, y confíe en que Él lo dará. A continuación, sus decisiones serán positivas y sólidas.

Recuerde que cuando pedimos con fe, el Señor es fiel para contestar.

Fuente: Extracto tomado de la Biblia de aplicación de la vida “Life Application Bible

Anuncios

Responses

  1. Amen y amen , fue como levantarme , leer el versiculo , buscar su explicacion y sentir que Dios hablo conmigo porque era exactamente el aliento que necesito en este momento . Sin duda alguna ese es el camino

    • Hola Liliana, que bueno que las palabras de Dios te edificaron. Dios es tan bueno y fiel. Bendiciones


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: