Posteado por: mvmspanish | diciembre 30, 2012

Resoluciones de Año Nuevo – Eclesiastés 5:2, 4-5

Eclesiastes 5 S

La Biblia no habla a favor o en contra del concepto de las resoluciones de Año Nuevo. Cada día es el día que hizo el Señor, como el Salmo 118:24 dice, ¡nos gozaremos y alegraremos en él!” Uno puede hacer una resolución o promesa a sí mismo todos los días del año, y mantenerlo o romperlo está en nuestras manos. Hay que recordar una cosa que enseña la Biblia en Eclesiastés 5:2, 4 y 5, que si hacemos promesas o votos a Dios, no deben tomar los a la ligera.

“No te des prisa a abrir tu boca, ni tu corazón se apresure a proferir palabra delante de Dios, porque Dios está en el cielo, y tú sobre la tierra. Sean, por tanto, pocas tus palabras. Cuando a Dios hagas promesa, no tardes en cumplirla, porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes. Mejor es no prometer que prometer y no cumplir.”

La gran mayoría de las resoluciones de Año Nuevo, incluso entre los cristianos, están en relación con las cosas físicas, cuando deberían ser decisiones espirituales para obedecer y honrar al Señor.

Cuando hacemos resoluciones, tenemos que tener la motivación correcta para iniciar o detener cualquier actividad. Por ejemplo, ¿por qué nos decidimos a leer la Biblia todos los días? ¿Es para honrar a Dios y crecer espiritualmente, o es porque hemos oído que es una buena cosa que hacer? ¿Por qué deseamos bajar de peso? ¿Es para honrar a Dios con nuestro cuerpo, o es por vanidad, para honrar a nosotros mismos?

Filipenses 4:13 nos dice: “Yo puedo hacer todo a través de Cristo que me fortalece.” Y Juan 15:5 declara: “Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí y yo en él, éste lleva mucho fruto, porque separados de mí no podéis hacer nada.” Es importante saber que si Dios es el centro de nuestra resolución de Año Nuevo, tenemos una gran oportunidad para el éxito, y si es la voluntad de Dios para que algo se cumpla, Él nos permitirá cumplir con ella. Si nuestra resolución no honra a Dios o no está de acuerdo con la Palabra de Dios, no vamos a tener éxito. Sin embargo, si tenemos confianza cuando nos acercamos a nuestro Padre celestial y le pedimos conforme a su voluntad, Él nos oye. (1 Juan 5:15)

Entonces, ¿qué tipo de resolución de Año Nuevo debe hacer un cristiano? Aquí hay algunas sugerencias: 

  • Debemos pedir a Dios que nos muestre la manera de cumplir los objetivos que Él nos da.
  • Debemos pedir al Señor por sabiduría en cuanto a las resoluciones que Él quiere que hagamos. (Santiago 1:5)
  • Dios siempre tiene un propósito para lo que vamos experimentar. Él tiene una razón para lo que Él permite en nuestra vida, y a través de ella podemos confiar en Él completamente. (Proverbios 1:3-5)
  • Si es posible deberíamos encontrar un compañero piadoso que nos ayudará y nos animará.
  • El orgullo debe permanecer lejos de nosotros, sino que debemos dar a Dios toda la gloria. (Salmo 37:5-6)
  • Debemos confiar en la fuerza de Dios que nos ayuda.
  • La Biblia dice que no debemos preocupar nos por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propia preocupación. Tenemos que confiar en nuestro Padre Celestial que sabe todo lo que necesitamos, Él es nuestro Dios y nuestro Proveedor. Él es fiel y Él cuidará de nosotros. (Mateo 6:25-34)
  • No hay límite a lo que Dios puede hacer en nuestra vida, nada es imposible para Dios. Dios abre puertas que ningún hombre puede cerrar y cierra puertas que ningún hombre puede abrir. Con Dios, las posibilidades son infinitas cuando vivimos de acuerdo a Su voluntad. (Filipenses 4:13)
  • Tenemos que mantener nuestros ojos fijos en Cristo y Él nos dará el descanso y la paz porque Él es nuestra paz, y Él nos ama profundamente y nos cuida. (Juan 16:33)
  • Tenemos que orar por lo que Dios ha planeado para nosotros y estar dispuestos a caminar por la fe en obediencia al seguir Su dirección. Recordando que Sus planes siempre son para bien y no para mal, para darnos un futuro y una esperanza. (Jeremías 29:11-13)
  • Tenemos que empezar el año nuevo con un nuevo punto de vista a nuevas experiencias, recuerdos y bendiciones y tener una mente y un corazón abiertos a cualquier lugar al que el Señor nos llevará, con plena seguridad y confianza de que Él está con nosotros. (Mateo 28:19-20)
  • No hay que desanimarse con los fracasos ocasionales, sino permitir que nos motiva aún más.
  • Tenemos que estar dispuestos a dejar que Dios obre en y a través de nosotros a medida que continuamos creciendo en nuestra relación con Él. Ore para que Dios nos moldee y nos haga flexibles en las manos del Alfarero.
  • Con las nuevas experiencias y lecciones vienen nueva sabiduría y perspicacia. Haga una prioridad para buscar la sabiduría como un tesoro escondido u oro fino. Proverbios dice que la sabiduría te pondrá en la cabeza una hermosa diadema; te obsequiará una bella corona. (Proverbios 4:7-9)      

Demos gracias al Señor por Su amor y Su seguridad de que Él está ahí para nosotros. Miremos hacia adelante a lo que Él tiene para nosotros este Año Nuevo, porque Él es fiel y digno de ser adorado y alabado cada día de nuestra vida.

 

¡Bendiciones en este Nuevo Año!

Anuncios

Responses

  1. Me encanta estas enseñanzas. Dios te bendiga

    • Gracias Misionera Ivelisse. Todo es para la honor y gloria de nuestro Santo Padre. Bendiciones


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: