Posteado por: mvmspanish | diciembre 23, 2012

PROFECÍA SOBRE EL NACIMIENTO DE CRISTO – Isaías 9:6

Isaías 9 vs 6 S

Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. (Isaías 9:6) 

Esta es verdaderamente una de las profecías más asombrosas jamás dadas. Sin duda, en referencia al nacimiento prometido a la Virgen María, de Emanuel – “Por tanto, el Señor mismo os dará señal: La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emanuel” (Isaías 7:14). El niño que nace es el ser humano Jesús que vino a este mundo como un bebé, mientras que el Hijo dado es la Segunda Persona eternamente engendrado por la Divinidad. 

Emanuel es el nombre terrenal elegido por Dios para su Hijo y retrata el carácter del Niño, que significa “Dios con nosotros” o “Dios está entre nosotros.” 

Ahora, Isaías describe los nombres divinos que sólo pueden ser verdaderos de Dios – Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Se presenta la persona del Mesías como el de un hombre, porque él era un descendiente de David, pero Él era Dios también. 

Porque un niño nos es nacido: El propósito de la venida de Cristo fue para “nosotros” en beneficio de todos aquellos que lo aceptan como su Señor y Salvador. Isaías vio la oscuridad y la tristeza de la nación, y vio también el Hijo que nacería para eliminar esa oscuridad, e iluminar al mundo. 

Hijo nos es dado: Desde la eternidad Dios planeó para “dar” a su Hijo como propiciación por nuestros pecados. Jesús es el Hijo de Dios y Él existió eternamente como el Hijo. El Mesías es muchas veces representado como habiendo sido dado o enviado, o como el regalo de Dios, como se señala en Hechos 4:12; Juan 3:16; Efesios 1:22; Juan 17:4. El Mesías era preeminentemente el regalo de Dios para nosotros. El hombre no tenía ningún derecho sobre Él, y Dios dio voluntariamente Su Hijo como sacrificio por los pecados del mundo. 

Y el principado sobre su hombro: Jesús reinará como Rey de reyes y Señor de señores y el gobierno del mundo entero estará sobre sus hombros. 

Y se llamará Admirable, Consejero: Jesús es nuestro “Maravilloso Consejero”, nuestro Ejemplo perfecto y el Maestro infalible. Él muestra y nos dice qué pensar y cómo vivir, y Él nunca se equivoca, porque en Él “están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento” (Colosenses 2:3). El testimonio, incluso de sus enemigos, fue que¡jamás hombre alguno ha hablado como este hombre!” (Juan 7:46)

Y se llamará su nombre… Dios fuerte: La pregunta que pueda surgir es cómo el Hijo también podría ser “El Padre eterno.” En realidad, esta frase también podría ser traducido como “Padre de la eternidad”, que nos recuerda que el Hijo eterno fue el Creador del tiempo, así como del espacio y la materia y de hecho, de todas las cosas (Juan 1:3; Colosenses 1:16). En el insondable, y sin embargo glorioso misterio de la Trinidad, el Señor Jesús señaló también que “Yo y el Padre uno somos” (Juan 10:30). Él es Dios Todopoderoso “porque en Él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad.” (Colosenses 2:9) 

Y se llamará su nombre… Padre eterno: Destacando su deidad absoluta y eterna, así como su omnipotencia y la unidad del Padre y del Hijo en la Divina Trinidad. 

Y se llamará su nombre… Príncipe de Paz: Lo que indica que Él es el primer líder que traerá verdadera paz al mundo. Él es el gran Pacificador (Mateo 5:9), “haciendo la paz mediante la sangre de Su cruz”. (Colosenses 1:20) 

Jesús trae la paz de la mente a sus seguidores porque el Señor Jesús “guardará en completa paz a aquel cuyo pensamiento en Él persevera; porque en Él ha confiado” (Isaías 26:3). Y cuando Él regresa, Él traerá la paz al mundo como “Príncipe de Paz”, porque la paz va a caracterizar su reinado sobre la tierra.

Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto. (Isaías 9:7)

Durante  este  tiempo de año,  déjenos  reflejar  que  Dios  mismo  es  el  gran  signo  a  Israel  y a todo el mundo. La actitud de hombres y mujeres a  Dios,  en  Cristo,  es que  revelan  el  estado  de  sus  corazones y sellan su eterno destino, si a la vida eterna o para siempre separado de Dios.

Confiamos que usted tomará una decisión para Jesucristo y vida eterna.

 Bendiciones para usted durante esta temporada, al celebrar el nacimiento de Jesucristo, nuestro Redentor.

 

Anuncios

Responses

  1. gracias a dios hoy repartimos de las iglecias de canada y de u.s.a. mas de mil cajitas con regalos a los niños indigenas de michuacan enmy iglecia solo repartimos 150 cajitas y una niña lloro porque nuncale habian regalado nuca nada y tan grande yo soy pentecostes que dios los vendiga

  2. es maravilloso nuestro redentor es precioso aleluya


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: