Posteado por: mvmspanish | diciembre 9, 2012

JESÚS EN LA FIESTA DE LA DEDICACIÓN – Juan 10:22-24

Juan 10 vs 22-24

“Se celebraba en Jerusalén la fiesta de la Dedicación. Era invierno, y Jesús andaba en el Templo por el pórtico de Salomón.” – Juan 10:22-23

La Fiesta de la Dedicación se produce casi dos meses después de la Fiesta de los Tabernáculos “cabañas” y es también conocido como el “Festival de las Luces” o “Janucá.

La primera Fiesta de la Dedicación se produjo en la época de los Macabeos y celebraba la limpieza del templo después de su profanación por Antíoco Epífanes. La fiesta de Janucá se celebra durante ocho días, desde el 25 de Kislev al 2 de Tevet (o 3 de Tevet, cuando Kislev tiene 29 días solamente). Durante esta fiesta se enciende la Menorah de Janucá que es un candelabro de nueve brazos  (incluyendo la central y más grande que se llama el Shamash, o sirviente). En la primera noche sólo es el mayor brazo y una vela encendida, y cada noche la luz adicional es encendido, hasta que en el octavo día el candelabro está completamente iluminado. En este ritual se celebra el milagro del aceite que ardió durante ocho días en la Menorah del Templo de Jerusalén. 

Durante este tiempo las historias de la lucha valiente de los Macabeos fueron contados y la fiesta fue un tiempo para alabar a Dios por una vez más maravillosamente entregar los israelitas de sus enemigos.

Casi doscientos años después de la re-dedicación del Templo, cerca del lugar donde ocurrieron estos acontecimientos, Jesús de Nazaret, visitó Jerusalén durante la fiesta de la Dedicación. Estaba caminando en el mismo templo, cerca del lugar donde ocurrieron estos eventos. Algunos Judíos vinieron a Él, queriendo saber si Él realmente era el Cristo, el Mesías: “Lo rodearon los judíos y le dijeron: ¿Hasta cuándo nos tendrás en suspenso? Si tú eres el Cristo, dínoslo abiertamente.” (Juan 10:24)

¿Era Jesús para los Judíos de su tiempo lo que Judas Macabeo había sido una generación anterior? ¿Iba Jesús se levantar contra el poder opresor pagano y ser el verdadero cumplimiento de la expectativa de Israel, restablecimiento de la monarquía davídica en Jerusalén y gobernando allí para siempre?

Aunque Jesús era el Mesías prometido de Israel, Él no proveería la liberación de los romanos, sino que proporcionaría la liberación del pecado y de la muerte por medio de Su muerte y resurrección (Romanos 5:6-11, Romanos 8:1-3). Jesús no estableció un trono en Jerusalén en ese momento, pero a partir de Jerusalén su Señorío y reino fue proclamado, y el mensaje se extendiera a todas las naciones a través de todos los tiempos: “Pero recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.” (Hechos 1:8)

La Fiesta de la Dedicación fue de gran importancia para los israelitas de la época de Jesús. Era la historia de la liberación de la opresión y la dedicación a Dios, como Jesús es nuestro Libertador de la opresión del pecado.

El Templo de Jerusalén ya no está, sin embargo, el corazón de cada creyente verdadero en Jesucristo, el Mesías y Salvador es el templo donde está el Espíritu de Dios y habita en la actualidad. Con demasiada frecuencia, los creyentes colocan en peligro la limpieza de este templo, al permitir la idolatría y las prácticas paganas en sus vidas. De ahí la exhortación intemporal de la Escritura: Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas basadas en las tradiciones de los hombres, conforme a los elementos del mundo, y no según Cristo.” (Colosenses 2:8)

Como muchos celebran esta temporada, recordemos que la Menorah de Janucá es tradicionalmente iluminada por una vela especial llamada él shammash. Shammash en hebreo es la palabra “siervo”. En la vela shammash, podemos ver un símbolo de nuestro Mesías Yeshua, como el Evangelio de Mateo dice: “El Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.” (Mateo 20:28)

El shammash sirve a las otras velas por llevar la luz a los mismos. En el Nuevo Testamento, Jesús se refiere con frecuencia como “la Luz”, y Jesús mismo dijo una vez: “Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.” (Juan 8:12)

Así como el shammash da luz a las otras velas, Jesús vino a dar al mundo Su luz. El milagro que se celebra durante esta época del año muestra cómo Dios queda Su luz encendida en los corazones de su pueblo, incluso cuando enfrentan a lo que parecen ser obstáculos o situaciones imposibles. Con Dios, todas las cosas son posibles y su luz nunca fallará, o extinguirá.

Que seas bendecido en esta temporada y durante todo el año, y que mantengas la vista fija en Jesús, el don más precioso que la humanidad jamás haya recibido.

“Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!”

 

Anuncios

Responses

  1. Dios bendiga soy nacida de Nuevo tengo una gran hambre espiritual la verdadera doctrina que JEHOVA DE LOS EJERCITOS nos dio

    • Dios te bendiga también Miriam y que continues buscando la Palabra del Señor todos los días de tu vida y compartindola con todos que usted entre en contacto.

  2. Me ministro mucho ami ya nuestra Iglesia

    • Hola Cristian, que bueno que las palabras de Dios edificaron a usted y la iglesia. Dios es tan bueno y fiel. Bendiciones


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: