Posteado por: mvmspanish | septiembre 23, 2012

JESÚS PAGÓ POR NUESTROS PECADOS – 1 Pedro 3:18

“Asimismo, Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu.” – 1 Pedro 3:18 

Al leer Hebreos 10:1-4 vemos la incapacidad de la ley mosaica para proveer la verdadera expiación por el pecado y el sacrificio de Cristo una vez por todas. La Ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan. 2 De otra manera cesarían de ofrecerse, pues los que tributan este culto, limpios una vez, no tendrían ya más conciencia de pecado. 3 Pero en estos sacrificios cada año se hace memoria de los pecados, 4 porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados.” (Hebreos 10:1-4). El versículo 4 nos dice que los toros, los machos cabríos, ovejas y otros animales que fueron utilizados, no importa cuán puro y sin imperfección que sean, no puede realmente sustituir a los seres humanos ante Dios porque no están hechos a su imagen y no puede auténticamente representar a hombres y mujeres. 

El Señor ha aceptado los sacrificios de animales de su pueblo bajo el antiguo pacto como una forma de posponer su ira (Levítico 1, 4 y 16), pero los pecados de la gente no se quitaron en realidad por estos animales, pero mostró al pueblo el alto precio de la muerte y que la sangre derramada había que ser paga para cubrir su pecado. Aunque Dios había predicado el evangelio durante siglos previos al nacimiento de Jesús, todavía no comprendieron plenamente que la única muerte que podría pagar por sus pecados sería la muerte del Hijo de Dios en su lugar; pero ellos realizaron que la vida tuvo que ser dada para la expiación. Dios dejó impunes estos pecados en anticipación al día en que los juzgaría en Cristo.“Dios ofreció a Cristo como un sacrificio de expiación, que se recibe por la fe en su sangre, para así demostrar su justicia. Anteriormente, en su paciencia, Dios había pasado por alto los pecados.​​”  (Romanos 3:25)   

El sistema de sacrificios fue instituido no para cubrir el pecado sino para señalar a Aquel que satisface la ira de su Padre en la cruz. Ciertamente, todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados. 12 Pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios. 13 Allí estará esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies.” (Hebreos 10:11-13)

Dios ha ordenado que sólo aquellos con un historial obediente a Él puedan tener vida eterna, sólo los hombres y mujeres que sirven a Dios de manera activa y sumisamente disfrutan de las verdaderas bendiciones de la vida. Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación que produce vida. 19 Así como por la desobediencia de un hombre muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, muchos serán constituidos justos. 20 La Ley, pues, se introdujo para que el pecado abundara; pero cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia, 21 porque así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reinará por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro.” (Romanos 5:18-21)

Tenemos que tener un suplente, que obedeció a nuestro Padre celestial, un sustituto que ha puesto la ley de Dios en práctica perfectamente. Pedro nos dice que cuando “Cristo padeció una sola vez por los pecados,” fue “el justo por los injustos” (1 Pedro 3:18). Jesús no solamente vivió sin pecado, pero fue obediente también. Cristo compró la rectitud que necesitamos para ser restaurados a la comunión con nuestro Padre. Esta justicia se pone en nuestras cuentas y es imputada a nosotros cuando creemos, así que el pacto de la obediencia que nos lleva al cielo no es la nuestra sino la de Cristo. 21 Pero ahora, aparte de la Ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la Ley y por los Profetas: 22 la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él, porque no hay diferencia, 23 por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios, 24 y son justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, 25 a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, 26 con miras a manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo y el que justifica al que es de la fe de Jesús.” (Romanos 3:21-26) 

La vida de Jesús es tan importante para nuestra salvación como Su muerte. Él tenía que ser “verdaderamente justo,” triunfando donde Adán falló. Cristo compró para nosotros la justicia al resistir la tentación y obedeciendo a su Padre en todas las ocasiones (Mateo 4:1-11; 5:17-20; 27:22-23).

Pedro señala a Cristo para ilustrar la nobleza del sufrimiento según la voluntad de Dios, que se consumó en la resurrección. Aunque Cristo era sin pecado y justo, Él sufrió por los pecados de los impíos. Su sufrimiento nos ha traído a Dios y nos hace presentable en función de su muerte expiatoria. A pesar de la muerte en la carne, Cristo fue vivificado por el Espíritu, que nos da una razón para soportar con paciencia nuestro propio sufrimiento.

Tenemos que entender que la muerte de Jesús en la cruz fue un evento de reconciliación. El propósito de la muerte de Cristo era reconciliar a la gente una vez más a Dios. Volvió a iniciar una relación entre Dios el Padre y el creyente a causa de su muerte, ya que aparte de Cristo estamos separados de Dios. Cada persona que nace es un pecador y no parte de la familia de Dios, y la única manera que podemos ser adoptados en la familia de Dios, y llegar a ser Sus hijos es por la fe en el sacrificio expiatorio de Jesucristo. Debemos ser justos para tener una relación con Dios, y Jesús se puso en nuestro lugar en la cruz, porque nosotros merecíamos sufrir el castigo eterno, y Él ofreció Su justicia a nosotros, si la queremos recibir.

Por lo tanto, la justicia es imputada aparte de la ley, con el fin de ayudarnos a entender que no es la ley, pero el perdón que tenemos en Cristo, que nos hace justos ante Dios. Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo, 10 porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.” (Romanos 10:9-10)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: