Posteado por: mvmspanish | julio 9, 2012

LA CLAVE PARA LA SUPERVIVENCIA ES UN AVIVAMIENTO – 2 Crónicas 7:14

“Si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, y me busca y abandona su mala conducta, yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré su pecado y restauraré su tierra. –  2 Crónicas 7:14

Este conocido verso establece requisitos de Dios para bendecir nos, y requiere la humildad, la oración, la devoción y el arrepentimiento. Si bien que esta promesa fue hecha originalmente para el rey Salomón en relación con el pueblo de Israel, sin duda es aplicable a todos los que llaman al Señor en arrepentimiento y fe. Este versículo se erige como una alta expresión de la voluntad de Dios para escuchar las oraciones de un pueblo arrepentido.

Encontramos palabras semejantes en el Nuevo Testamento Acercaos a Dios, y El se acercará a vosotros. Limpiad vuestras manos, pecadores; y vosotros de doble ánimo, purificad vuestros corazones. 9 Afligíos, lamentad y llorad; que vuestra risa se torne en llanto y vuestro gozo en tristeza. 10 Humillaos en la presencia del Señor y El os exaltará. (Santiago 4:8-10)

Echemos un vistazo a nuestro versículo: 

Si mi pueblo – Este es el comienzo de las condiciones que Dios está buscando a cumplir antes de que Él actuará. Está claro que Dios esta emitiendo una promesa condicional a su pueblo – haga estas cosas y Yo responderé. Dios tiene una expectativa de especificas cosas antes de que Él trae avivamiento, y estas promesas son sólo para aquellos que ponen su fe en Dios.

A menudo olvidamos que el trabajo de avivamiento comienza siempre con el pueblo de Dios, ¿por qué? Dios en primer lugar debe renovar su pueblo antes de que el verdadero trabajo de ganar almas para Cristo pueda tener lugar.

Que lleva mi nombre – Dios es quien nos llama a salir de entre los del mundo. Ser cristiano quiere decir que estamos destinados a destacarnos entre el resto del mundo. Debemos vivir de manera diferente que el mundo porque valoramos cosas diferentes, valoramos una promesa eterna y valoramos un estilo de vida diferente.

Estamos llamados a ser un sacerdocio santo, donde cada creyente tiene la responsabilidad para el ministerio. Estamos llamados a ser testigos de Cristo en este mundo para compartir su verdad con valentía y buscar Su poder.

Se humilla La palabra humillar significa estar en sumisión, e vivir en un estado de rendición. Cuando nos humillamos, literalmente estamos diciendo a Dios, usted está en control de mi vida. Cuando nos sojuzgamos ante Dios le estamos permitiendo para moldearnos a su voluntad y una vez que consentimos a Dios para hacer eso, no podemos seguir siendo la misma.

Y ora – Uno de los principios clave del avivamiento es un esfuerzo decidido en la oración. Cuando oramos estamos llevando nuestras vidas para encontrarse con Dios y en el momento en que nos encontramos con el Señor algo increíble sucede, y Él mismo se derrama en nuestras vidas. Esta es la razón porque la oración es tan absolutamente esencial para experimentar el avivamiento.

La oración es el fundamento de una relación creciente con Dios y sin la oración esta relación nunca realmente crecerá. Debemos tener una conexión más profunda con Dios, si alguna vez queremos experimentar un avivamiento en nuestras vidas y en nuestras iglesias. Cada día tomamos la decisión de cultivar y hacer crecer esa relación con Dios, o conformarse adonde nos encontramos en nuestra relación con Él.

El avivamiento es nada más que a Dios entrar en Su relación con nosotros y llenarlo con Su presencia y poder de una manera nueva. Si no estamos desarrollando esa relación con Dios, nunca vamos a experimentar un avivamiento personal, y hay necesidad de muchos con este tipo de compromiso para tener un avivamiento en la iglesia y en nuestra comunidad.

Y me busca – Para buscar algo de Dios significa tener primero el deseo profundo de ver que esto suceda y luego activamente y persistentemente perseguirlo.

Una de las razones principales por que raramente se ve en las iglesias en los Estados Unidos un movimiento de Dios es porque las personas no lo quieren suficientemente. Hay un precio personal que tiene que ser pagado en la búsqueda de un avivamiento. Esto significa que nosotros tenemos que darnos a la conducción del Espíritu Santo y luego obedecer lo que el Espíritu dice. La iglesia de hoy no ve a Dios en movimiento porque la gente ha dejado de buscar.

Dios dijo estas palabras a Jeremías: “Me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.” (Jeremías 29:13). Solamente encontraremos a Dios y Su poder revivir cuando deseamos lo que sólo Él puede nos dar. Una vez que el deseo está ahí, entonces debemos seguir lo.

Y abandona su mala conducta – El avivamiento nunca sucederá en nuestra vida hasta que dejemos nuestros pecados. El pecado no es más que la esclavitud pura. Cuando reconocemos nuestro mal procedimiento y confesamos, renovamos nuestra relación con Dios y Él nos hace libres.

Si queremos que nuestras iglesias vean un avivamiento, hoy es el día para buscar el Espíritu Santo. Si queremos que nuestra comunidad vea un gran derramamiento de Su poder, hoy es el día para buscar a Jesús. Si Dios está tocando en nuestro corazón hoy, tenemos que humillarnos, orar y buscar el rostro de Dios, abandonar nuestros malos caminos y oiremos desde los cielos y Dios perdonara nuestros pecados y sanará nuestras vidas, familias, iglesias, comunidades y nuestros país. Y una vez más podrá haber un gran avivamiento.

El tiempo es corto, el Señor va a regresar pronto. Al que venciere, una corona de la vida se le dará (Santiago 1:12) y con el Rey de Gloria – a los que ACEPTAN (Romanos 3:23), CREEN (Romanos 5:8) y CONFESAN (Romanos 10:9) – reinarán eternamente.

 


Responses

  1. Dios les bendiga mucho, no sabe lo mucho que he aprendido con estos estudios son instrumentos de Dios para muchas vidas, aun para los creyentes que llevan muchos a~nos sirviendole al Se~or. Dios continue bendiciendo este bello ministerio, que es de tanta bendicion. Verdaderamente se que solo Dios puede tener y capacitar tanta gente llena del Espiritu Santo. Seguire orando por su ministerio.

  2. De bendición, muy buena siembra. bendecidos.

    • Gracias todo es para la gloria y honor de nuestro Señor. Bendiciones.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: