Posteado por: mvmspanish | abril 30, 2012

JESÚS MURIÓ UNA VEZ PARA SIEMPRE – Hebreos 7:27

Jesús dijo: “El Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos” (Mateo 20:28). Él vino a dar su vida, a morir y su muerte se traduciría en la salvación para aquellos que creen. Jesús murió por cada uno de nosotros, “por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23). No hay excepciones.

Jesús vino a salvarnos de la culpa y el poder de nuestros pecados. Él vino para reconciliarnos con Dios y hacernos santos. “A fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo” (Efesios 4:12)

Jesús murió para redimirnos y rescatarnos. Él murió para sacarnos de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios, para que podamos recibir el perdón de los pecados y herencia entre los santificados por la fe en Jesucristo (Hechos 26:18). Él murió para salvarnos. “Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por Él” (Juan 3:17). Él es el Cordero de Dios que fue inmolado como la propiciación por nuestros pecados.

La Biblia nos enseña que Jesús derramó su sangre una vez, nunca a repetirse. Las últimas palabras de nuestro Salvador en la cruz fueron: “Consumado es”, porque había logrado lo que el Padre le había enviado a hacer.

La sangre de Jesús ha perfeccionado para siempre a los santificados por la fe en Él. La Biblia deja en claro que la sangre preciosa de Jesús fue derramada una vez por todas.

  • Hebreos 7:26-27 dice: “Tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores y hecho más sublime que los cielos; que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo, porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo.
  • Hebreos 9:28 “Así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos. . .”
  • Hebreos 10:10 “En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre“.
  • Hebreos 10:12 “Pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios.”
  • Hebreos 10:14 “Y así, con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.”

Millones de personas en el mundo no se dan cuenta o creen que: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia” (2 Timoteo 3:16). Y que hay “un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, quien se entregó en rescate por todos . . . (1 Timoteo 2:5-6)

Al igual que Jesús reprendió a los escribas y los fariseos en Mateo 23, cuando dijo:¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito y, cuando lo conseguís, lo hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros” (v. 15). Si Jesús estuviera hoy en la tierra, Él también estaría reprendiendo muchas religiones falsas y sus dogmas hechos por el hombre como lo hizo cuando estuvo en la tierra. Jesús dijo: “Guardaos de los falsos profetas (maestros, sacerdotes, líderes religiosos), que vienen a vosotros vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.” (Mateo 7:15)

El sacrificio de Jesucristo ocurrió UNA VEZ, no repetidas veces según la enseñanza de la Institución Católica donde el sacerdote supuestamente sacrifica al Señor Jesucristo en el altar cada vez que las “especies eucarísticas” son “bendecidas” por el sacerdote y al parecer convertido en el cuerpo y la sangre de Cristo, manteniendo sólo las apariencias de pan y vino. La Iglesia Católica Romana enseña en su dogma oficial de que el Señor Jesucristo en realidad deja su trono en el cielo en el comando del sacerdote católico con el fin de entrar en la “eucaristía” y “vino” con el fin de ser sacrificado repetidas veces en el altar de esta iglesia. Los católicos dicen y creen que la hostia se convierte en realidad en el cuerpo del Señor y el vino realmente se convierte en la sangre del Señor. Ellos llaman esta herejía de “transubstanciación.” Después de que el sacerdote romano lleva a cabo esta blasfemia, luego les da la hostia a los católicos a comer. Así es como los católicos, supuestamente, “reciben” a Cristo.

No hay nada más que Satanás le gusta ver que Jesús aún en la cruz, derrotado y sacrificado una y otra vez como se hace en el altar de la Iglesia Católica. Sin embargo, Jesús venció al diablo y ha liberado los creyentes de él, y el castigo del infierno que el diablo había traído sobre todo el mundo. Jesús vive, resucitó, ascendió al cielo y está sentado a la diestra de Dios Padre, donde intercede por nosotros. (Romanos 8:24) ¡LA CRUZ ESTÁ VACÍA, aleluya!

El infierno es un lugar preparado para el diablo y sus ángeles, pero los que no aceptan a Jesús como su Señor y Salvador, y los que enseñan estas doctrinas heréticas pasarán su eternidad en el lago de fuego. Lamentablemente, los que creen estas herejías tienen el mismo destino porque están perdidos y cegados por las mentiras de Satanás.

Lee la Biblia y se familiarizan con las Escrituras para que nadie te pueda engañar. Pide al Espíritu Santo en oración para iluminar y guiar a usted mientras usted lee la Palabra de Dios y Él lo hará. Para saber si usted está leyendo la versión que Dios inspiró busque los Diez Mandamientos en Éxodo 20:1-7. Si los primeros dos (2) mandamientos no leen como se enumeran a continuación es una versión alterada de la Biblia por el hombre y usted debe buscar la que es inspirada por Dios, que dice: 1 Habló Dios todas estas palabras: 2 “Yo soy Jehová, tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

1.     3No tendrás dioses ajenos delante de mí.”

2.    4No te harás imagen ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 5 No te inclinarás a ellas ni las honrarás, porque yo soy Jehová, tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, 6 y hago misericordia por millares a los que me aman y guardan mis mandamientos.” (Éxodo 20:1-6)

Hay muchas personas buenas y honestas mal informados en este mundo que confían en sus líderes religiosos y sus sacerdotes. Sin embargo, si usted no verifica la Palabra de Dios por ti mismo, usted podría estar en grave peligro de ser engañado. No sabemos el día ni la hora en que Jesús regresará por su iglesia (que son creyentes nacidos de nuevo – “Respondió Jesús y le dijo:” De cierto, de cierto os digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios “- Juan 3:3). Tampoco se sabe el día ni la hora de nuestro último aliento, así tenga cuidado de su destino. ¿Será una eternidad con nuestro Señor, o una eternidad sin Él en el lago de fuego? La elección es nuestra.

Recuerde que Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí. (Juan 14:6)

También dijo: “No todo el que me dice: “¡Señor, Señor!”, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?” Entonces les declararé: “Nunca os conocí. ¡Apartaos de mí, hacedores de maldad!” (Mateo 7:21-23)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: