Posteado por: mvmspanish | marzo 5, 2012

Y NOS HAS HECHO PARA NUESTRO DIOS REYES Y SACERDOTES – Apocalipsis 5:10

La Santa Palabra de Dios, nos dice que como creyentes nacidos de nuevo por la fe en Jesucristo y que somos sacerdotes a Él, y que es una posición irrevocable. Aquí hay algunas escrituras que validan nuestra posición ante Dios Todopoderoso:

Jesús nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre“y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre, y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.” (Apocalipsis 1:5-6)

  • “Y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.” (Apocalipsis 5:10)
  • “Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con Él mil años.” (Apocalipsis 20:6)

Venimos a Él, como piedras vivas“Acercándoos a Él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa, vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.” (1 Pedro 2:4-5)

Somos un sacerdocio real“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.” (1 Pedro 2:9-10)

Éstos son algunos de los requisitos de los sacerdotes santos de Dios:

1. Debemos nacer de nuevo por la fe en el sacrificio expiatorio de Jesucristo – Jesús, debe ser el Señor y Salvador de nuestras vidas. “Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.” (Juan 3:3)

2. Los verdaderos sacerdotes para Dios, tienen un profundo deseo de conocer y enseñar la verdad, porque creen en lo que Jesús dijo: “Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” (Juan 8:31-32)

3. Los verdaderos sacerdotes tienen un profundo deseo de estudiar la Palabra de Dios, pasar tiempo en oración, quieren reunirse con otros creyentes para mantener una relación humilde y santa con Dios. Ellos tienen un profundo deseo de adorar a Dios “en espíritu y en verdad.” Salmo 119:11 describe lo que está en el corazón de un verdadero sacerdote de Dios: “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti.”

4. Como sacerdotes de Dios debemos ser fieles para vivir y enseñar la verdad a nuestros cónyuges y a nuestros hijos. Hay líderes religiosos que leen la Biblia y pretende enseñar la verdad, pero sus hijos son salvajes, irrespetuosos destructivos e indisciplinados. “Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?)” (1 Timoteo 3:2-5). Estudie también Tito 1:6-11.

5. Los sacerdotes han sido comisionados por Dios para compartir el evangelio con los pecadores que están en camino al infierno; Dios nos va a conducir a las personas que están dispuestas a escuchar el evangelio. “Y Él (Jesús) les dijo:” Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.” (Marcos 16:15-16)

6. Los sacerdotes para Dios son embajadores de Cristo. “Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos. … Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.” (2 Corintios 5:14-15, 20)

7. Como sacerdotes, somos mensajeros de Dios. “Porque los labios del sacerdote han de guardar la sabiduría, y de su boca el pueblo buscará la ley; porque mensajero es de Jehová de los ejércitos.” (Malaquías 2:7)

8. Los sacerdotes para Dios, saben que su fuente de fuerza viene del Espíritu Santo. “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” (2 Timoteo 1:7)

9. Los sacerdotes de Dios deben ser santos. “Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado; como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.” (1 Pedro 1:13-16)

¿Qué debe hacer un sacerdote cuando él o ella pecan contra Dios? Encontramos la respuesta misericordiosa de Dios en 1 Juan 1:9 “Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.”

Tenemos que recordar que Jesús es nuestro Sumo Sacerdote. “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él.” (2 Corintios 5:21)

Dios nos designó para ser ministros de Jesucristo a los perdidos. Él nos dio el deber sacerdotal de proclamar el evangelio, de manera que los perdidos una vez que lleguen al conocimiento de la verdad pueden llegar a ser una ofrenda agradable a Dios, santificada por el Espíritu Santo. (Romanos 15:16)


Responses

  1. Muy hermoso.estoy muy descarriado y quiero volver al señor oren por mi creo que mi familia lo hace.ahora hay lagrimas en mis ojos al leer y recordar estas maravillas.mi nombre es josue.gracias por hacer esto

    • Hola Josue, que bueno que las palabras de Dios te edificaron. Dios es tan bueno y fiel. Bendiciones


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: