Posteado por: mvmspanish | diciembre 10, 2010

LENTO PARA CREER Y ENTENDER – Isaías 53

Entonces Jesús les dijo: “¡Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho!” (Lucas 24:25)

Durante todo el período del Antiguo Testamento los hijos de Dios han entendido, a través del sistema de sacrificios, que el Cordero de Dios iba a venir al mundo para dar su vida en rescate por la humanidad (Isaías 53).

Cuando Cristo nació, muy pocas personas estaban esperando al Mesías, y cuando Cristo murió, se demostró claramente que los discípulos no entendían lo que los profetas habían escrito. En lugar de regocijarse con la sorprendente victoria de Cristo, estaban decepcionados y sorprendidos, murmurando: “Pero nosotros esperábamos que él era el que había de redimir a Israel” (Lucas 24:21).

A pesar de todas las profecías existentes acerca de la primera venida de Cristo, su misión y su  muerte, los discípulos no comprendían la naturaleza espiritual del reino de Cristo, estaban esperando la inmediata venida del reino y de su gloria, se sintieron decepcionados porque no fue coronado Rey. Ellos dudaban de su divinidad cuando Él fue crucificado, y, por último, no creyeron que Él había resucitado de entre los muertos.

¿No fue Cristo lo suficientemente claro? Echemos un vistazo a algunas de sus declaraciones: Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día” (Mateo 16:21). “Tomando Jesús a los doce, les dijo: He aquí subimos a Jerusalén, y se cumplirán todas las cosas escritas por los profetas acerca del Hijo del Hombre. Pues será entregado a los gentiles, y será escarnecido, y afrentado, y escupido. Y después que le hayan azotado, le matarán; mas al tercer día resucitará” (Lucas 18:31-33).

Cristo no podría haber sido más explícito. “Pero ellos nada comprendieron de estas cosas, y esta palabra les era encubierta, y no entendían lo que se les decía“(Lucas 18:34). Pero Jesús había intentado en varias ocasiones mostrar el futuro a sus discípulos, pero ellos no querían reflexionar sobre lo que Él dijo, por esto, su muerte fue una sorpresa para ellos.

Como discípulos, Dios quiere que entendamos lo que los profetas escribieron, de modo que cuando Cristo vuelva, no será una sorpresa para nosotros.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: