Posteado por: mvmspanish | enero 9, 2012

ACERCAOS A DIOS Y ÉL SE ACERCARÁ A VOSOTROS – Santiago 4:8

“Acercaos a Dios y Él se acercará a vosotros.” – Santiago 4:8

Nos acercamos a Dios confesando el pecado y estudiando su Palabra. La meta de todo creyente es caminar en obediencia y comunión perfecta con nuestro Padre celestial. Dios se acerca a los creyentes que son fieles a su forma de pensar como se revela en la Sagrada Biblia.

Como cristianos tenemos que comprometer nuestras vidas para obedecer a Jesucristo como Señor, ponernos bajo Dios como nuestro gobernante supremo y para dar nuestra lealtad a Él. Acercarse a Dios es cuando tenemos un gran deseo de cercanía con el Dios vivo, para llegar a conocerlo mejor teniendo comunión con Él, es la búsqueda de una relación íntima de amor con Dios.

El Señor anhela tener comunión con nosotros. Él dijo a Zacarías: “Diles, pues: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Volveos a mí, dice Jehová de los ejércitos, y yo me volveré a vosotros, dice Jehová de los ejércitos.” - Zacarías 1:3

Cuando somos salvos deseamos estar en comunión con Aquel que pagó el último sacrificio por nuestros pecados. Como los sacerdotes de los tiempos antiguos se acercaban a Dios, de la misma manera lo hace el que viene con la fe que salva, el que viene con humildad y literalmente admirando la majestad de un infinitamente santo y misericordioso Dios.

El gran clamor de Pablo fue: “Quiero conocerlo a Él “(Filipenses 3:10). Su deseo era que él “quería estar ausente del cuerpo y presentes al Señor” – 2 Corintios 5:8. Pablo continúa: “Por tanto, procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables” – 2 Corintios 5:9.

Al igual que Pablo, es fantástico entender lo que significa que la energía de Dios fluya a través de nosotros. Para comprender y saber lo que es la intimidad de una vida de comunión viva con un Dios santo. Esto debe ser la búsqueda del corazón de cada creyente.

Es sorprendente que Dios, que trasciende el universo nos permite entrar en comunión con Él mediante la oración. No lo merecemos, sin embargo el Padre se complace en comunión con nosotros. Se complace en responder a nuestras oraciones. Tenemos un Sumo Sacerdote compasivo que nos está esperando para “que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.” – Hebreos 4:16

Cuando nos acercamos a Dios, Él se acerca a nosotros. Dios requiere que ejerzamos nuestro deseo hacia Él primero y Él abrazara a cualquier creyente, no importa cuánto tiempo o en qué medida se alejó de Él. Dios está dispuesto a aceptarnos con los brazos abiertos. “El Señor está cerca de todos los que le invocan.” – Salmo 145:18

About these ads

Responses

  1. La palabra de Dios perfecto.

    • Gracias Mariano por tu comentario. Todo el honor y gloria son para nuestro Señor. Bendiciones


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 278 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: